Publicidad
4 Oct 2022 - 9:00 p. m.

De paria a actor clave en la escena internacional, ¿qué está pasando con Venezuela?

Desde hace unos años, Venezuela se quedó prácticamente sola, llena de sanciones y respaldada por países igual de cuestionados como Nicaragua y Rusia. Sin embargo, algunos movimientos en EE. UU. y Colombia, dejan ver que el escenario internacional le podría estar cambiando a Nicolás Maduro.
María Paula Ardila

María Paula Ardila

Periodista Mundo
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una reunión con el expresidente de España José Luis Rodríguez Zapatero.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una reunión con el expresidente de España José Luis Rodríguez Zapatero.
Foto: EFE/Prensa de Miraflores - Prensa de Miraflores

Venezuela pasó de ser un país fuertemente sancionado y excluido a un actor importante en varios procesos políticos en el mundo. Este martes, desde Caracas, la delegación del Eln y el Gobierno de Gustavo Petro, dieron formalmente inicio a los diálogos de paz. Un asunto que se suma no solo al último intercambio de presos de Venezuela con EE. UU., también a la reunión de Nicolás Maduro con el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero.

“El Estado venezolano siempre ha tenido una fuerte vocación internacional. Fue uno de los países creadores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y en la segunda mitad del siglo XX tuvo una participación importante en la promoción de la democracia con la Doctrina Betancourt. El escenario internacional no es ajeno para Venezuela”, le comentó a este diario el investigador Ronal F. Rodríguez.

Le puede interesar: “Apoyamos la aspiración de paz total”: Antony Blinken

Pero desde 2017, “tras pasar de un autoritarismo competitivo a una dictadura”, como lo dice Rodríguez, el país perdió esa cara internacional: salió de la Organización de los Estados Americanos (OEA), fue sancionado en Mercosur, se materializó su salida de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se desarticuló. Venezuela se quedó sola, llena de sanciones, y respaldada por países igualmente cuestionados, como Nicaragua y Rusia.

Sin embargo, las cosas parecen estar cambiando para Maduro en el escenario internacional. ¿Qué está pasando? Vamos por partes.

El intercambio de presos con Estados Unidos

No es la primera vez que EE. UU. utiliza este mecanismo en medio de intereses y tensiones políticas con países “adversarios”. Lo hizo Ronald Reagan con la Unión Soviética en 1986, Barack Obama con Afganistán en 2014, y Donald Trump con Irán en 2019. Ahora el turno fue para Joe Biden, con Venezuela. ¿Qué hay detrás?

Este fin de semana se conoció la liberación de siete estadounidenses encarcelados desde 2017 en Venezuela, entre los que se encuentran cinco exdirectivos de Citgo, empresa filial de la compañía Petróleos de Venezuela (PDVSA), que fueron acusados de peculado, lavado de dinero y asociación para delinquir. A cambio, EE. UU. liberó a dos sobrinos de Cilia Flores, la esposa de Maduro, arrestados en Haití en una redada de la agencia antidrogas de EE. UU., DEA, en 2015, mientras planeaban ingresar a ese país 800 kilogramos de cocaína.

Los exdirectivos de Citgo Jorge Toledo, Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, José Luis Zambrano y José Pereira, ya estaban en una base militar en Houston, Texas, este lunes cuando El Espectador habló con la abogada, María Alejandra Poleo, representante de Zambrano y Pereira. “Todo esto obedece a razones políticas, porque realmente en el expediente de esta causa no hay elementos de interés criminalístico que puedan señalar siquiera que alguno [de los exdirectivos de Citgo] incurrió en un acto criminal en contra del estado venezolano”, comentó Poleo, también exfiscal en Venezuela.

Las críticas a la decisión de EE. UU. no dieron espera. “Siete rehenes estadounidenses inocentes a cambio de dos traficantes de drogas convictos que resultan ser sobrinos de Maduro es una victoria para el presidente de Venezuela. Ahora otros lo saben: pueden llevarse a los estadounidenses y retenerlos hasta que necesiten algo como moneda de cambio”, comentó el senador republicano Marco Rubio, en un contexto en el que, además, EE. UU. venía de una estrategia distinta para lidiar con Maduro.

Desde 2017, Trump presionó al gobierno venezolano con sanciones que incluyeron la prohibición de comercializar bonos del Tesoro venezolano en mercados financieros de EE. UU., o hacer negocios con la estatal petrolera PDVSA. La decisión de Biden representa un cambio de enfoque, mucho más allá de un intercambio de presos.

“Se han aireado opiniones a favor y en contra. Sin embargo, hay que entender ese intercambio como parte de un paquete de acercamiento y negociación bilateral que ya lleva meses”, le comentó a este diario Arlene Tickner, profesora de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario. “Aquí hay que tener presentes varios temas: la crisis energética y las sanciones, la posible ayuda humanitaria de EE. UU. para atender la situación en Venezuela, así como la reanudación del diálogo con la oposición en México con miras a las elecciones de 2024″, agregó.

Le puede interesar: Corea del Norte lanzó un misil y Japón pidió a sus ciudadanos que se refugien

Los intentos de acercamiento entre Washington y Caracas se hicieron más evidentes desde el 5 de marzo de este año, luego de una visita de una delegación estadounidense a Maduro. Fue una visita que en ese entonces se relacionó con la crisis en el mercado energético tras la invasión rusa de Ucrania y el veto que impuso EE. UU. al petróleo ruso.

Tras el encuentro, uno de los seis detenidos de Citgo, Gustavo Adolfo Cárdenas, fue liberado por el gobierno venezolano, además de otro ciudadano estadounidense. En respuesta a ese gesto de Maduro, EE. UU. permitió a la petrolera Chevron negociar los términos de sus actividades futuras con Venezuela, aunque todavía no se ha concretado nada específico. Sin mencionar que en junio, la Casa Blanca levantó las sanciones contra Carlos Erik Malpica Flores, sobrino de la primera dama Cilia Flores, señalado de corrupción cuando era un alto funcionario de PDVSA.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo en entrevista con este diario que el intercambio no dice nada respecto a la relación entre ambos países, “sino que se enfoca en traer a casa a gente que nunca debió haber sido detenida (...) Al tiempo que trabajamos en traer de vuelta a estas personas, tomamos pasos concretos para desincentivar a los países a incurrir en estas prácticas. El presidente Biden anunció algunos de esos pasos recientemente y pronto vendrán más”, comentó el funcionario.

La visita de Rodríguez Zapatero y el anuncio del ELN

A propósito del anuncio que hiciera desde Caracas la delegación del Eln de que reanudarán los diálogos de paz con el gobierno colombiano, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, quien se reunió con Nicolás Maduro este lunes, comentó que Venezuela tiene un papel importante en la renuncia definitiva a la violencia por parte del grupo guerrillero. Rodríguez Zapatero llegó a Caracas para un proceso paralelo de mediación del diálogo entre el Gobierno venezolano y la oposición.

“El expresidente ha jugado un papel preponderante en los procesos de diálogo en nuestro país entre la delegación del Gobierno bolivariano y la oposición venezolana, y ha sido el propio Zapatero el que ha reiterado que la única vía para solventar cualquier diferencia debe hacerse por la vía del diálogo constructivo”, informó el canal estatal Venezolana de Televisión.

Estos encuentros, así como el rol del país en los diálogos, también suman a la hora de posicionar a Venezuela nuevamente en el escenario internacional.

“Aquí hay varios asuntos que confluyen. Lo primero es que la comunidad internacional, especialmente a nivel regional, notan que la estrategia de excluir a Venezuela no tuvo ningún tipo de resultado. Además, también tiene que ver lo que está pasando con Rusia, y la preocupación de EE. UU. de buscar un proveedor, pese a Venezuela seguramente no será un socio estable en este momento”, le comentó a este diario Nastassja Rojas, profesora de la Universidad Javeriana.

Agregó que la llegada de gobiernos de izquierda en América Latina también abren un espacio al gobierno de Maduro. “Esto le permite tener otros aliados regionales con los que no contaba antes”, comentó Rojas.

Pero Ronal Rodríguez puso otro asunto sobre la mesa: “Venezuela ahora vuelve en un contexto global donde los regímenes autoritarios se están imponiendo”, comentó el experto, quien menciona que Rusia y China cambiaron las reglas del juego. “El presidente chino, Xi Jinping, tiene un poder que nunca llegó a tener Mao Zedong. Así como un proyecto político de engrandecimiento y el regreso de Rusia al escenario global. Y en Turquía, por otro lado, Recep Tayyip Erdoğan, ha retrocedido en la occidentalización del país”, añadió.

En ese contexto, donde crece la atención sobre los autoritarismos, Venezuela vuelve a tener un rol clave, “pero ya no en la esfera democrática, como lo hizo en el siglo XX, sino del otro lado, de los regímenes que están promoviendo ideas autoritarias”, sostuvo Rodríguez.

Felipe Morales Sierra contribuyó en la elaboración de este artículo.

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Le invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.