Publicidad
27 Jan 2021 - 2:30 a. m.

El plan de Bolsonaro para evitar el juicio político

La Cámara de Diputados de Brasil ha recibido 62 solicitudes de juicio político contra el presidente de la República, la mayoría por su gestión de la pandemia. ¿Podría salir del cargo antes del 2022?
Manifestantes participan en una caravana para pedir un juicio político al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. / AFP
Manifestantes participan en una caravana para pedir un juicio político al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. / AFP
Foto: AFP - SERGIO LIMA

Aunque las calles de Brasil se han llenado en los últimos días de miles de ciudadanos, de derecha y de izquierda, que piden la salida del presidente Jair Bolsonaro, “por su pésima gestión de la pandemia”, analistas y periodistas de ese país explican que la posibilidad de un juicio político en su contra está lejana.

Y es que, aunque Brasil se convirtió en uno de los epicentros globales de la pandemia, el segundo con más muertes del mundo (216.000 fallecidos) y el tercero con más contagios, (8,8 millones de casos), y el 2020 fue de los peores para la economía, con una contracción cercana al 4,5 % y el desempleo disparado, serán las alianzas políticas las que determinen el futuro del actual mandatario, que aspira a ser reelegido en 2022.

Hoy la popularidad de Bolsonaro está por los suelos. Un sondeo del Instituto Datafolha, realizado entre el miércoles y el jueves de la semana pasada, reveló una abrupta caída en la aprobación del mandatario, la peor en sus dos años de gestión. El índice de rechazo a Bolsonaro llega al 51 % entre las personas que temen contagiarse de coronavirus.

Con el desempeño que ha tenido el actual gobierno brasileño, sería muy probable el comienzo de un juicio político: negó la pandemia, promovió el consumo de medicamentos no aprobados por la Organización Mundial de la Salud para curar la “gripesiña” (como llamó al coronavirus), rechazó las cuarentenas, el aislamiento social y hasta promovió manifestaciones sin tapabocas frente a los hospitales. Para rematar, cuatro ministros de Salud han renunciado por su incapacidad para manejar la crisis.

De acuerdo con información oficial, hay 57 solicitudes de juicio político contra Bolsonaro en la Cámara de Representantes (había 62, pero cinco fueron desestimadas).

Y aquí viene el plan del presidente, por si el ambiente social sigue cambiando: según las encuestas, el 42 % de los votantes aprueban la apertura de un juicio político. Incluso el actual presidente de los diputados, Rodrigo Maia, dice que Bolsonaro “merece ser juzgado por sus omisiones durante la pandemia”, pero aclara que es “contraproducente hacerlo en plena crisis sanitaria”.

El presidente no dejará la decisión al azar y por eso está listo para evitar un juicio en su contra, según revela la revista Veja. Tiene listos a dos hombres de su total confianza para poner frente a las presidencias de la Cámara de Diputados y el Senado: Arthur Lira y Rodrigo Pacheco: Lira es el más importante, pues sería él quien defina si abrir o no un juicio contra el mandatario.

Le puede interesar: Los efectos del segundo colapso sanitario en Manaos

La otra parte del plan de Bolsonaro es desmarcarse de la crisis sanitaria, culpando de la debacle al ministro de Salud, Eduardo Pazuello. Dicho y hecho: este lunes, un juez de la Corte Suprema de Brasil autorizó la apertura de una investigación sobre la eventual responsabilidad de Pazuello en el colapso del sistema sanitario de Manaos durante la segunda ola de la pandemia. Además, cambió de opinión frente a la vacuna china. Aseguró el año pasado que su gobierno no compraría esa vacuna, pero hoy alaba el producto chino. Ayer dijo que su gobierno se empeña en asegurar la vacunación de los 210 millones de brasileños, pese a que muchas veces puso en duda la verdadera eficacia de los antídotos que existen. “Ya somos el sexto país que más vacunó en el mundo”, se regodeó.

Desde noviembre, cuando se realizaron las elecciones regionales, se habló de un debilitamiento del bolsonarismo: 78 candidatos que adoptaron el nombre de Jair Bolsonaro (en Brasil usted se puede poner el nombre que quiera para hacerse propaganda electoral) salieron derrotados. Y para rematar solo dos alcaldes que recibieron el apoyo directo del presidente fueron elegidos.

Analistas hablan del efecto Trump en mandatarios populistas. Explican que esperan ver en las elecciones de este año y el próximo las consecuencias de su lamentable salida de la Casa Blanca. Bolsonaro podría ser uno de ellos.

“Bolsonaro traicionó a Brasil. Abandonó las pautas anticorrupción; entregó Brasil a los partidos clientelistas; está aliado con los que no valen nada y hoy vemos su negacionismo, fuera de lo común, ante una pandemia que ya deja más de 214.000 muertos”, dijo una de las manifestantes el fin de semana. “¡Que se vaya ya!”, gritaba con otros centenares más. Lo cierto es que Bolsonaro planea quedarse hasta 2026.

Le puede interesar: Las mascotas más famosas de la Casa Blanca

Le puede interesar: ¿Cómo no caer en las redes en el juego de los populistas?

Síguenos en Google Noticias