Publicidad
24 Nov 2020 - 2:56 p. m.

¿Es viable una nueva Constitución en Perú?

La constante inestabilidad política en Perú, que tocó fondo con la destitución del expresidente Martín Vizcarra, llevó a que distintos sectores de la sociedad se planteen seguir los pasos de Chile con una Asamblea Constituyente. ¿Es conveniente para el país?
El nuevo presidente de Perú Francisco Sagasti mientras toma juramento a Pilar Mazzetti como Ministra de Salud.
El nuevo presidente de Perú Francisco Sagasti mientras toma juramento a Pilar Mazzetti como Ministra de Salud.
Foto: Agencia EFE

Renovar la constitución de 1993 parecía una crítica puntual y fuera de contexto hasta unos años. Sin embargo, la crisis política e institucional desatada tras la destitución del expresidente Martín Vizcarra, con la figura de”vacancia presidencial por permanente incapacidad moral”, obligó no sólo al legislativo, sino a la sociedad, a plantearse la posibilidad de reformar la carta magna y seguir los pasos de Chile, que recientemente aprobó una Asamblea Constitucional a través de un referéndum. De hecho, en el Parlamento peruano ya se creó un nuevo bloque creado Nueva Constitución.

El grupo está conformado por algunos exintegrantes de La Unión por el Perú y de Acción Popular y está liderado por la congresista María Bartolo, quien le aseguró sus intenciones a El Comercio: “El punto de común es el referéndum, lograr mediante nuestras funciones como congresistas de la República que el presidente pueda convocar a referéndum y consultar a la población respecto a la nueva Constitución. Ese es el tema que tenemos en común y nuestra agenda como grupo parlamentario”.

Además, agregó: “Hemos decidido que el otro punto es la eliminación de la inmunidad parlamentaria. Son esos puntos en los que hemos coincidido y lo vamos a tomar como prioridad como grupo parlamentario, ya dentro de nosotros en el tema regional también tenemos nuestros temas por priorizar”.

Ver más: Francisco Sagasti será el nuevo presidente de Perú

No son los únicos que están tras la reforma constitucional. El exmandatario Ollanta Humala (2011-2016), quien buscará la presidencia nuevamente en 2021 a pesar de estar salpicado por el escándalo de Odebretch, señaló que no le asusta no pasar la valla electoral del 5 % de votos a nivel nacional, necesaria para mantener la inscripción del partido, y anticipó que en la campaña enarbolará la bandera de una nueva Constitución con una Asamblea Constituyente, “porque las reformas han terminado empantanadas en el Congreso”.

La inestabilidad política de las últimas décadas en Perú marca para muchos la necesidad de una carta magna nueva que reoriente el camino del país, mucho más teniendo en cuenta que se vienen años difíciles luego de la crisis sanitaria desatada por el Covid-19. Sin embargo, todavía existen dudas de que esa sea la solución, teniendo en cuenta que Perú es uno de los países que más constituciones ha tenido. Sólo en el siglo XIX tuvo ocho y en el XX tuvo cuatro. La última se firmó en el 1993, justo un año antes del golpe militar liderado por Alberto Fujimori.

Durante las masivas protestas de la semana pasada, en las que murieron dos jóvenes, se pudieron leer numerosos carteles que pedían la reforma. El nuevo presidente, Francisco Sagasti, le dijo a La República que el Constitucional debía ser claro en qué cambios se le debían hacer a la carta magna, pues en una votación el pasado jueves decidió que no se pronunciaría al respecto. “Hay cambios que introducir en la Constitución: no puede seguir como está, eso está claro. Ya vemos los vacíos que hay: por ejemplo, el Tribunal Constitucional devuelve el tema al Congreso en términos de aclarar qué es la incapacidad moral permanente. Lo que tiene que decidir la ciudadanía en conjunto es si esto es un cambio total de la Constitución o modificaciones”.

Fernando Tuesta, profesor de ciencia política de la Pontificia Universidad Católica del Perú, escribió en El Comercio que aunque la Constitución de ese año ha sido modificada en algunas ocasiones, le faltado un cambio integral y estructural. “¿Quién lo tendría que hacer? La Constitución señala que el único sería el Congreso de la República, pues no existe la figura de asamblea constituyente. No es posible forzar una figura distinta que se pueda aprovechar en la elección del 11 de abril”, asegura.

Y agrega: “Es decir, la “reforma total” tendría que hacerla el próximo Congreso elegido ¿Eso se quiere? ¿Es posible acaso que un Congreso tenga función constituyente sin mandato expreso? En el hipotético caso que luego se pueda elegir una asamblea constituyente, ¿conviviría un Congreso con una asamblea constituyente? ¿Sería esta última muy distinta en su representación al primero?”.

Para el constitucionalista José Tello, consultado por La República de Perú, el proyecto no termina de ser viable: “Acá quiere darse una consulta para saber si el pueblo quiere una nueva Constitución, y eso viene con un proyecto de ley votado por el Parlamento o sometido, en este caso, a consulta popular. Un referéndum confirmatorio es completamente legal, pero en esta propuesta no hay de dónde mandar un referéndum y no sabemos qué tipo es. Tampoco es viable su pregunta porque se va a constituir un nuevo Parlamento a partir del siguiente año”.

El problema, según el experto, es que aunque la intersección entre la necesidad de un cambio de Constitución con las elecciones que se vienen en abril del próximo año que definirán el nuevo Congreso. “Los caminos serían, o se construye un amplio acuerdo político para modificar la Constitución y permitir una asamblea o congreso constituyente, o el próximo Congreso se encargará de hacer las modificaciones parciales como siempre lo ha hecho”, aseguró a El Comercio Tuesta.

Concuerda con Tuesta el abogado Carlos Caro, quien en conversaciones con el diario La República aseguró: “Siempre está abierta la posibilidad de una reforma constitucional. Otra cosa es que sea procedente o que la petición sea razonable. En lo particular, pienso que este proyecto no es conveniente. Estos temas solo alteran el orden democrático y económico”.

Síguenos en Google Noticias