Publicidad
23 Nov 2021 - 10:00 p. m.

Gato por liebre: mujer contrató a un sicario que resultó ser un policía encubierto

De acuerdo con The Washington Post, en el estado de Michigan, una mujer intentó adquirir los servicios de un sicario a través de internet para asesinar a su exesposo. Sin embargo, el servicio web que consultó resultó ser falso, ella terminó contratando los servicios de un policía encubierto y fue llevada a la cárcel. Hoy enfrenta cargos que le podrían dar hasta nueve años de prisión.
Wendy Wein contrató a un sicario por una página web con la idea de asesinar a su exesposo. Sin embargo, la página consultada trabaja junto con la policía y ahora ella está en la cárcel.
Wendy Wein contrató a un sicario por una página web con la idea de asesinar a su exesposo. Sin embargo, la página consultada trabaja junto con la policía y ahora ella está en la cárcel.

“La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena” es una frase que decía El Chavo del 8 en su programa de televisión, una que le hubiera servido mucho a Wendy Wein, una mujer de 52 años, que estaba decidida a asesinar a su exesposo, de acuerdo con un artículo publicado en The Washington Post.

Para su mala suerte, la página que consultó es falsa y funciona con la intención de salvar vidas, en vez de acabar con ellas. Por eso, cuando Wein solicitó un sicario y llenó el formulario de servicios, en el que dejó todos sus datos personales, el creador de la página web contactó a la Policía para que enviaran a un agente encubierto a reunirse con ella.

Las partes acordaron ir a un parqueadero. Allí, Wendy acusó a su exesposo de pedófilo y pagó la suma de $200 dólares, con la condición de que una vez se cumpliera con el pedido ella completaría la suma de $5.000 dólares. El dinero pagado por adelantado cubría los gastos de viaje, ya que su exmarido vive en otro estado. En vez de asesinar a su expareja, el agente emitió un reporte policial, el cual llevó a su arresto. Su juicio empieza en enero y puede enfrentar una condena de hasta de 9 años.

La página en cuestión se llama “Rent a Hitman”, que traduce “Contrata a un sicario”, y fue creada por Bob Innes, un hombre de 54 años oriundo de California. Él creó la página en 2005, con el propósito de probar la vulnerabilidad de páginas web, ya que en ese entonces estudiaba temas relacionados con seguridad en la red.

Le puede intereresar: ¿Cuándo se jodió Venezuela?

Sin embargo, no fue sino hasta el 2010 cuando empezó a trabajar con la Policía, y por pura coincidencia. Desde el 2014, la página funciona publicitando un servicio falso de contratación de sicarios y colaborando con la Policía, gracias a la solicitud de una mujer inglesa, quien recurrió a la página web para solicitar el asesinato de tres de sus familiares. Innes, al verificar la identidad tanto de las posibles víctimas como de la victimaria, y darse cuenta de que era verdad, decidió contactar a un amigo suyo (que es policía) y así logró salvar la vida de estas tres personas.

Hasta ahora, ha recibido 400 formularios de 700 solicitudes. Aquellos contienen la información del aplicante: nombre, dirección y número de teléfono, además de la información de las personas que desean asesinar.

Le sugerimos: Por primera vez, EE. UU. está en la lista de “democracias en retroceso” de IDEA

Innen verifica la veracidad de la identidad de las víctimas y del solicitante, y si comprueba que la información es verdadera, la transfiere a la Policía, no sin antes enviarles un correo a los posibles victimarios con dos preguntas: ¿Aún requiere nuestros servicios? ¿Desea que lo contacte con un agente? Así se hace el enlace entre el solicitante del servicio y el agente de la policía, aunque los clientes creen que están contratando a un sicario.

Lo curioso es que Wein dudó por un momento en hacerlo, de acuerdo a la información en The Washington Post, y estuvo a punto de cancelar su pedido, al sospechar de la autenticidad de la página, al cuestionarse por qué aquella no estaba en la “deep web”.

👀🌎📄 ¿Ya estás enterado de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias