24 Jul 2018 - 2:42 a. m.

Gobierno y Alcaldía de Managua celebrarán fiestas religiosas sin la Iglesia

La decisión se tomó en medio de diferencias del Gobierno de Daniel Ortega y la Iglesia católica, a cuyos obispos el presidente ha acusado de ser parte de un presunto "golpe de Estado".

-Redacción Internacional con información de EFE

Decenas de personas continúan marchando en apoyo a los estudiantes nicaragüenses y en rechazo al presidente Daniel Ortega en Managua, Nicaragua. / EFE
Decenas de personas continúan marchando en apoyo a los estudiantes nicaragüenses y en rechazo al presidente Daniel Ortega en Managua, Nicaragua. / EFE

La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, anunció este lunes 23 de julio que el Gobierno junto a la Alcaldía de Managua celebrarán las fiestas populares más grandes de Nicaragua, que tienen sus días cumbres el 1 y el 10 de agosto en honor a Santo Domingo de Guzmán, independiente al de la Iglesia Católica.

Murillo, también primera dama, indicó que organizarán revistas culturales para celebrar esas fiestas populares, entre las que mencionó corridas de toros, vigilia en la vivienda de un antiguo tradicionalista ya fallecido donde se repartirá alimentos y bebidas, la elección de la reina, entre otros.

La Iglesia Católica de Nicaragua decidió el pasado domingo, por primera vez, otorgar la mayordomía de la fiesta religiosa más grande del país a dos sacerdotes, dejando de lado a un alcalde sandinista, y pidió a sus fieles celebrar sin licor, debido a la crisis que ha dejado entre 277 y 351 muertos desde el 18 de abril. Le puede interesar: En Nicaragua también le disparan a la Iglesia

Históricamente el clero nombra al alcalde de Managua como mayordomo de las fiestas en honor de Santo Domingo de Guzmán, del 1 al 10 de agosto, por ser la autoridad que garantiza la seguridad, logística y los recursos de la celebración, tradición que fue rota este año, debido a la incertidumbre que envuelve a Nicaragua.

Este año la mayordomía de las fiestas, que atraen a unas 500.000 personas cada año, en teoría quedaría en manos de la alcaldesa Reina Rueda, del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), quien ganó las elecciones de noviembre pasado.

Pero, en sustitución de Rueda, la mayordomía, representada físicamente en una tajona, fue entregada a los presbíteros Boanerges Carballo, párroco del templo de Santo Domingo de Las Sierritas, y Juan José Colato Nolasco, sacerdote de la iglesia Santo Domingo de Managua.

La decisión se dio en medio de diferencias del Gobierno de Daniel Ortega y la Iglesia católica, a cuyos obispos el presidente ha acusado de ser parte de un presunto "golpe de Estado". Lea también: Daniel Ortega, el liberador que se volvió un dictador

La Arquidiócesis de Managua ya había suspendido la "roza del camino", una tradición celebrada desde 1886, para limpiar la maleza de la calle por donde pasará la peregrinación, y que con el paso del tiempo quedó como una fiesta previa a la de Santo Domingo de Guzmán, debido a que las plantas dieron lugar al asfalto.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Daniel Ortega siendo presidente. Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

También le puede interesar: "Nicaragua resiste: ¿Debe renunciar Daniel Ortega para evitar una guerra civil?"

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.