Publicidad
10 Mar 2022 - 2:18 p. m.

Guatemala endurece penas por abortar y cierra la puerta al matrimonio homosexual

El procurador de Derechos Humanos dijo que la ley aprobada en Guatemala es una violación a los convenios internacionales suscritos por el país y anunció una batalla para que sea declarada ilegal por la Corte de Constitucionalidad.
La aprobación de la ley ocurrió en la víspera de que el presidente Giammattei declarara a Guatemala la Capital Iberoamericana Provida.
La aprobación de la ley ocurrió en la víspera de que el presidente Giammattei declarara a Guatemala la Capital Iberoamericana Provida.
Foto: Esteban Biba

El Congreso de Guatemala, controlado por conservadores oficialistas, aprobó una ley que endurece las penas de cárcel por aborto y prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo, así como la educación sobre diversidad sexual. La “Ley para la Protección de la Vida y la Familia” sanciona con hasta 10 años de cárcel a “la mujer que causare su aborto o consintiere que otra persona se lo cause”. En la ley actual la pena máxima es de tres años.

El texto, que quedó listo para ser promulgado por el presidente Alejandro Giammattei, castiga con prisión de hasta 50 años al responsable de un “aborto o de maniobras abortivas efectuadas sin consentimiento de la mujer” y que causen la muerte de esta, delito considerado como un “aborto calificado”. En Guatemala solo está permitido el denominado aborto terapéutico, cuando está en peligro la vida de la madre, que ahora tendrá un mayor control, según la nueva ley.

Le sugerimos: Invasión rusa a Ucrania: “la primera guerra TikTok del mundo”

“Mientras otros países avanzan en la aprobación de leyes abortistas y en leyes que degeneran el concepto original de familia, esta iniciativa pasa a ser una ley importante para la sociedad guatemalteca”, dijo el diputado Armando Castillo, del partido VIVA (derecha), uno de los impulsores de la norma.

“Perder un embarazo es devastador y esta ley, a pesar de que una mujer pueda estar en duelo, le aplica automáticamente la etiqueta de sospechosa. Se está criminalizando y penalizando abortos espontáneos y eso es peligroso”, advirtió, por su parte, la congresista Lucrecia Hernández, del partido de centroizquierda Semilla.

Estigma a la diversidad

La ley, además, reforma el Código Civil para dejar en claro que “se prohíbe expresamente el matrimonio entre personas del mismo sexo”. Igualmente, “prohíbe a las entidades educativas públicas y privadas promover en la niñez y adolescencia políticas o programas que tiendan a desviar su identidad según su sexo al nacer”. Esto, porque los diputados que la impulsaron consideran que hay “grupos minoritarios de la sociedad guatemalteca” que proponen “modelos de conducta y convivencia distintos al orden natural del matrimonio y de la familia, lo que representa una amenaza al equilibrio moral de nuestra sociedad y, por ende, un peligro para la paz”.

Le puede interesar: Mujeres: las más desplazadas por guerra en Ucrania no están en las negociaciones

“Se le están violentando derechos humanos a importantes sectores de la población. Esta ley es absolutamente discriminatoria y es una ley que incita al odio”, añadió el diputado Walter Félix, del partido izquierdista URNG. Además, Hernández aseguró que la ley provocará el “estigma” y la “intolerancia” hacia las personas diversas que podría llevar a “crímenes de odio”.

“A todas luces, la ley es inconstitucional”, precisó. “Aquella debería llamarse ley para encarcelar y matar mujeres. Es una de las cosas más descaradas que están haciendo en esta Legislatura”, fustigó Samuel Pérez, también del grupo Semilla.

La aprobación de la ley ocurrió en la víspera de que el presidente Giammattei declarara a Guatemala la Capital Iberoamericana Provida. “No nos vengan a meter ideas tontas. Esta ley es constitucional, es viable y es bendición de Dios”, afirmó la diputada Patricia Sandoval (FCN, derecha), mientras afuera del Congreso protestaba un reducido grupo de mujeres contra esta norma.

Aviso de impugnaciones

Tras la aprobación, el procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, señaló que la ley “viola” convenios internacionales suscritos por Guatemala y anunció una batalla para que sea declarada ilegal por la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia judicial del país. “Vamos a plantear una acción de inconstitucionalidad para que esto (ley) no tenga efecto”, indicó Rodas al momento de acompañar a las manifestantes afuera del Parlamento.

👀🌎📄 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias