26 Jun 2019 - 12:40 p. m.

La foto de un padre y su hija ahogados que refleja la crisis migratoria en México

Un hombre salvadoreño, Óscar, y su hija Valeria de casi dos años de edad murieron al intentar cruzar el río Bravo hacia Estados Unidos. 283 personas murieron el año pasado tratando de llegar hacia el país norteamericano.

redacción internacional con información de agencias

Los cuerpos de Óscar y Valeria Martínez, en el río Bravo, frontera de México y Estados Unidos.
 / AFP
Los cuerpos de Óscar y Valeria Martínez, en el río Bravo, frontera de México y Estados Unidos. / AFP

Muchas veces las tragedias necesitan de una imagen para ser visibilizadas y generar conciencia. La foto de un niño ahogado en 2015 en las playas de Turquía mostró el drama de los refugiados que huían a Europa de la guerra. La de una niña llorando al frente de una patrulla fronteriza en Estados Unidos hizo lo mismo en 2018 con la política de separación familiar impulsada por Donald Trump. Y así han sido varias las fotografías que han logrado llamar la atención de líderes mundiales y organizaciones internacionales. 

El turno esta vez fue para el drama de la crisis migratoria centroamericana. La tragedia ha sido plasmada en una foto. Un padre y su hija ahogados, indefensos, en un río en México ilustra la problemática que vive esta parte del continente, en el que cada vez más personas buscan huir de la pobreza y la inseguridad que agobia a sus países, en especial los que componen el Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras).

Puede leer: México no detendrá a migrantes que crucen la frontera a Estados Unidos: López Obrador

El hallazgo este lunes de los cuerpos sin vida de Óscar y Valeria Martínez, un hombre salvadoreño y su hija de un año y 11 meses, ahogados en las orillas del río Bravo ha sacudido a México. Sus cuerpos fueron hallados el lunes, de acuerdo con el expediente judicial. 

La familia había llegado a Tapachula, en el estado de Chiapas, la semana pasada. Su objetivo era pedir asilo político en Estados Unidos, pero se encontraron con una ciudad colapsada por la gran cantidad de migrantes que llegaron con la misma motivación. Ante la desesperación por la lentitud en los tramites decidieron junto con otros migrantes cruzar el río Bravo nadando. El domingo por la tarde fue el día elegido para intentar llegar a Estados Unidos.

"Muchos tienen la teoría de que si llegan nadando les van a dar asilo y, por desesperación, se lanzan al río en vez de esperarse en una estación migratoria", explica Abraham Pineda, corresponsal de la Agencia EFE en la zona.

La circunstancia de sus muertes fue desafortunada. Óscar Martínez, de 25 años, que trabajaba como cocinero en El Salvador, colocó a su hija por dentro de su camiseta para intentar atravesar el río, pero se hundieron ante la mirada de la madre de la niña, que no quiso cruzar en ese momento. La imagen de sus cuerpos, encontrados boca abajo, conmocionó al país. 

Le recomendamos: Maltrato a niños en la frontera pone bajo la lupa al gobierno de Trump

"La madre nos contó que su marido se había metido con su hija a cruzar el río hasta Brownsville (Texas, EE UU) y cuando regresó a cruzar a la mujer, la niña se aventó (arrojó) al agua. No sé si pensó que estaba jugando, pero cuando se la llevó la corriente les dijo adiós", contó a El País Julia Le Duc, una de las fotógrafas que presenció el hecho.

Tras lo sucedido, una parte de la familia que permanece en El Salvador ha solicitado ayuda al presidente Nayib Bukele para repatriar los cuerpos. "Señor presidente, le quiero pedir de favor, que nos ayude a repatriar el cuerpo de mi primo Óscar Alberto y de nuestra pequeña Angie Valeria que por motivos de escasos recursos decidieron emprender camino hacia EE UU", publicó en Twitter Enrique Gómez, primo de Martínez.

 

La Presidencia de El Salvador, muy activa en las redes sociales, no tardó en responder el trino y prometió que iniciaría el proceso de repatriación de los cuerpos.

"Nos unimos al dolor por esta pérdida irreparable. Ningún salvadoreño debería verse en la necesidad de dejar su país por falta de oportunidades. Te pedimos que nos envíes un mensaje privado para iniciar la repatriación", escribió el presidente salvadoreño en su cuenta de Twitter.

 

La tragedia se dio en medio de un endurecimiento de la política migratoria mexicana provocada por la presión de Washington. A finales de mayo, Trump amenazó con imponer aranceles a las exportaciones de México si ese país no frenaba el flujo de indocumentados.

Porque así como Martínez y su hija, son miles los migrantes que huyen a diario de los países del Triángulo Norte en busca de mejorar su calidad de vida, debido a que es una de las regiones sin guerra más violentas del mundo. De acuerdo con los más recientes reportes, el promedio de homicidios por cada 100.000 es habitantes en 2018 cerró en Guatemala con 22,4 homicidios, Honduras, 40, y El Salvador, 51, niveles considerados entre los más altos del mundo para países sin conflicto armado.

Le puede interesar: México toma medidas en su frontera para evitar aranceles de EE. UU 

Y aunque el presidente López Obrador ha negado que entre sus medidas migratorias estén los arrestos y las deportaciones, esta semana una fotógrafa de AFP capturó el momento en que dos mujeres y una niña fueron detenidas a forcejeos por miembros fuertemente armados de la Guardia Nacional, mientras intentaban cruzar el Río Bravo, desde la mexicana Ciudad Juárez, Chihuahua para llegar a la estadounidense El Paso.

La muerte de Óscar Martínez y su hija es la ilustración de un drama que solo el año pasado le costó la vida a 283 personas mientras intentaban cruzar la frontera. En la última semana, un total de nueve personas, entre ellas cuatro niños, han sido encontradas sin vida en la frontera con Texas. Una crisis migratoria que cada vez tiene más víctimas.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.