30 Sep 2020 - 4:42 p. m.

La pelea de Bukele contra la prensa en El Salvador

Cientos de periodistas y medios de comunicación en Latinoamérica rechazaron “el clima de acoso y estigmatización” en contra de la prensa por parte del gobierno de Nayib Bukele. En una carta abierta, solicitaron a la CIDH un monitoreo especial y pronunciamiento público frente a “la escalada de ataques contra la prensa”.

En una carta dirigida a Edison Lanza, relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), más de 100 firmantes –entre periodistas, medios y organizaciones– solicitaron un monitoreo especial y pronunciamiento público frente a lo que consideran una “escalada de ataques contra la prensa independiente de El Salvador y el Estado de Derecho ejercida por el presidente de ese país, Nayib Bukele", se lee en el documento publicado por la Fundación Gabo.

También le puede interesar: Presidente Bukele, negocie con las pandillas de El Salvador (pero de otro modo)

Los firmantes alegan que “el clima de acoso y estigmatización” en contra de los medios de comunicación se agudizó luego de que el periódico El Faro reveló el 3 de septiembre una negociación secreta entre el Gobierno de Bukele y una de las bandas del crimen organizado de ese país (la Mara Salvatrucha, MS-13), con vistas a las elecciones de 2021 en El Salvador.

“El último eslabón de esa escalada se produjo en la noche del 24 de septiembre cuando el presidente Bukele anunció por cadena nacional que El Faro está siendo investigado por ‘lavado de dinero y evasión tributaria’”, se lee en la carta firmada por los periodistas.

Ese día, el presidente Bukele comentó: “Qué curioso que siempre que viene alguien de El Faro hace preguntas sobre los intereses de sus financistas. Sienten que son intocables porque no quieren entregar documentos de quiénes son sus donantes y piensan que pueden mentir las veces que quieran”, dijo Bukele. Agregó que su gobierno está comprometido con la libertad de expresión, sin embargo, “algunos pasan publicando una sarta de mentiras y lo que nosotros hacemos es desmentirlos. Eso no es violar la libertad”, dijo.

Los periodistas y las organizaciones firmantes alegan que los ataques del presidente el 24 de septiembre no sólo estaban dirigidos a El Faro. “Tres cuartas partes de su alocución de dos horas -transmitida a todo el país- estuvieron dedicadas a denostar y descalificar el trabajo de otros medios de comunicación, como Factum, Focos, Gato Encerrado, El Diario de Hoy, La Prensa Gráfica, Colatino y El Mundo”.

También le puede interesar: El Salvador: ¿Nayib Bukele negoció con la temida pandilla Mara Salvatrucha?

Además de las investigaciones por “lavado de dinero y evasión tributaria”, los firmantes explicaron que El Faro es objeto de otro tipo de acusaciones. “El 2 de julio se publicó en el Diario La Página un texto anónimo en el que se acusó a sus directivos de encubrir un delito de agresión sexual contra una periodista. La Página está bajo tuición del Consejo Nacional de Administración de Bienes, que preside el Ministerio de Justicia y Seguridad. Es decir, está controlada por el Gobierno de El Salvador”, se lee en el documento.

“No obstante que la supuesta víctima desmintió lo publicado y denunció ser objeto de una manipulación con fines políticos, la Fiscalía abrió una investigación contra El Faro y uno de sus periodistas, y luego una segunda indagación, esta vez contra el director y uno de sus abogados. Ambas investigaciones están en curso”.

Por estos y otros hechos relacionados a “los ataques sistemáticos al periodismo independiente”, los firmantes solicitaron al relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH monitorear de manera especial y con extrema urgencia la situación en El Salvador al más breve plazo.

Agregaron que es fundamental “expresar cuanto antes de manera pública su opinión calificada sobre los graves hechos acá reseñados, a la luz de los estándares interamericanos de libertad de expresión”. Y por último, solicitaron a Edison Lanza anunciar que la relatoría estará observando detenidamente las condiciones de la prensa en El Salvador.

Comparte: