18 Jun 2021 - 1:03 a. m.

La pelea de los indígenas canadienses para usar sus nombres originales, explicada

Los pueblos indígenas de Canadá podrán recuperar los nombres tradicionales que fueron cambiados en las escuelas residenciales, tras una lucha de larga data. ¿Qué significa esto?

Redacción Mundo y Afp

Evelyn Camille, de 82 años, sobreviviente de la escuela residencial de Kamloops, posa para una foto junto a un memorial improvisado en la antigua escuela residencial india de Kamloops para honrar a los 215 niños cuyos restos han sido descubiertos enterrados cerca de las instalaciones.
Evelyn Camille, de 82 años, sobreviviente de la escuela residencial de Kamloops, posa para una foto junto a un memorial improvisado en la antigua escuela residencial india de Kamloops para honrar a los 215 niños cuyos restos han sido descubiertos enterrados cerca de las instalaciones.

Los pueblos indígenas de Canadá que se vieron obligados a usar nombres europeos durante años, ahora pueden solicitar la restauración de sus nombres originales y utilizarlos en cualquier tipo de documento oficial, informó el gobierno canadiense. “Los nombres reflejan nuestra identidad, herencia y cultura. Sin embargo, a los niños indígenas robados por las escuelas residenciales les quitaron sus propios nombres”, dijo Marco Mendicino, ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía.

Le puede interesar: Hallan los restos de 215 niños en el lugar de un antiguo internado en Canadá

La medida se conoció luego de un anuncio que reactivó el doloroso debate sobre los internados de niños indígenas en Canadá, y que generó el rechazo de la comunidad internacional.

¿Qué pasó?

La comunidad indígena de Tk’emlúps te Secwépemc anunció el descubrimiento de 215 tumbas de niños cerca del internado Kamloops Native, a pocos kilómetros al sur del colegio Collines d’Or. Un experto descubrió los restos humanos utilizando un georradar en el lugar. “Algunos apenas tenían tres años”, dijo Rosanne Casimir, jefa de la comunidad.

¿Qué se sabe hasta ahora?

Según Casimir, su muerte, cuya causa y fecha se ignoran, nunca fue registrada por la dirección del internado, aunque su desaparición ya había sido mencionada en el pasado por miembros de esa comunidad. Se espera que los resultados preliminares de la investigación se publiquen en un informe en junio, dijo Casimir.

Le puede interesar: Una biblioteca arhuaca para la preservación de la memoria

La Kamloops Indian Residential School fue el más grande de los 139 internados establecidos a fines del siglo XIX para integrar a los pueblos indígenas de Canadá, con hasta 500 estudiantes registrados y asistiendo al mismo tiempo. El antiguo internado, gestionado por la Iglesia católica en nombre del gobierno canadiense, funcionó de 1890 a 1969 cuando Ottawa continuó su administración y lo cerró definitivamente una década después. Los documentos oficiales solo habían registrado 50 muertes en esa escuela.

¿Por qué es importante la restauración de sus nombres originales?

Al aislarlos de su cultura, estos establecimientos pretendían “civilizar” a los nativos inculcándoles valores europeos mediante una estricta educación religiosa y arduos trabajos manuales. “Durante demasiado tiempo, el legado colonial de Canadá ha impedido que se reconozcan las prácticas de nombres indígenas y las conexiones familiares de los pueblos”, dijo Marc Miller, ministro de Servicios Indígenas, en un comunicado.

Además, a los niños no se les permitía hablar en sus lenguas ni practicar sus tradiciones. Cuando visitaban a sus familias en las fiestas cristianas, algunos no pudieron comunicarse con sus seres queridos debido a la pérdida de su lengua. Esto sin contar que las escuelas eran un caldo de cultivo para enfermedades como la tuberculosis, la gripe y la neumonía. Los supervivientes también hablan de desnutrición y de una alimentación inadecuada. Los internados fueron escenario de brutales castigos, violaciones, abusos y torturas.

Le puede interesar: Indígenas y comunidades locales son clave para proteger la biodiversidad, revela estudio

“Estas escuelas tenían un índice notoriamente alto de abusos sexuales y físicos, enfermedades, desnutrición y negligencia que contribuyeron a la alta tasa de mortalidad”, dijo Tricia Logan, directora de investigación del Centro para la Historia y el Diálogo de los Internados para Indígenas de Vancouver, a la AFP.

Como resultado, murieron al menos 4.100 niños, según las últimas cifras actualizadas de un impactante informe publicado en 2015 por una Comisión de la Verdad y la Reconciliación, que concluyó que hubo un “genocidio cultural”. El número total de niños muertos podría incluso superar los 6.000, según la comisión.

¿Quiénes podrán utilizar sus nombres tradicionales?

TOdas las comunidades indígenas de Canadá. La medida no solo aplicará a los sobrevivientes de escuelas residenciales, sino también a aquellos que han dudado en usar sus nombres tradicionales en documentos oficiales, informó The Guardian.

Comparte: