Publicidad
14 Jul 2022 - 1:02 a. m.

La violencia y la escasez se toman un barrio de Puerto Príncipe, capital de Haití

Cité Soleil, un barrio de Puerto Príncipe, la capital haitiana, vive momentos de horror. En medio de la violencia de las pandillas, los habitantes no tienen agua, comida ni salud. Desde Médicos Sin Fronteras se levantó una alerta sobre la crisis humanitaria que atraviesa ese lado de la ciudad.
Los precios altos, la escasez de alimentos y de combustible y la violencia desenfrenada de las pandillas están acelerando el empeoramiento de la seguridad en la capital haitiana, Puerto Príncipe.
Los precios altos, la escasez de alimentos y de combustible y la violencia desenfrenada de las pandillas están acelerando el empeoramiento de la seguridad en la capital haitiana, Puerto Príncipe.
Foto: AFP - Richard Pierrin - Agencia AFP

Miles de personas en Puerto Príncipe, capital de Haití, están atrapadas entre la violencia y la falta de agua, de comida y de salud, según lo reportó Médicos Sin Fronteras. Además, la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos informó que “al menos 89 personas fueron asesinadas y otras 16 están desaparecidas”, tras el enfrentamiento de algunas pandillas en el barrio Cité Soleil.

Los roces entre dichos grupos ya llevan días y, en medio de ello, Mumuza Muhindo, director de la misión de Médicos Sin Fronteras, escribió: “Pedimos a todos los beligerantes que permitan la entrada de ayuda en Brooklyn (un barrio aislado de Cité Soleil) y hacemos un llamado a la comunidad humanitaria para que responda a las necesidades urgentes de la población de la zona y de otros vecindarios afectados por los enfrentamientos”.

Le sugerimos: Haití: entre el olvido, la impunidad y las ansias de huir

El jefe de la misión médica y humanitaria cuenta que en el camino de la entrada a Brooklyn se han encontrado con cadáveres descompuestos y quemados, probablemente de personas que quedaron en medio de los enfrentamientos y que fallecieron a causa de ello, o que intentaron huir y les dispararon. “Es un campo de batalla. No es posible estimar cuántas personas han muerto”, agregó.

Tres trabajadores sanitarios de Médicos Sin Fronteras que viven en Brooklyn han estado tratando a los heridos en una clínica privada, que es el único centro sanitario que sigue funcionando allí. El 10 de julio, la organización pudo evacuar a doce pacientes con necesidades de emergencia de la clínica, incluidas personas con heridas de bala, mujeres embarazadas y un niño con un problema de salud urgente. Los esfuerzos de evacuación continúan, pero muchos residentes no han podido salir del lugar.

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Le invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias