Publicidad
22 Apr 2022 - 2:00 a. m.

Lo bueno, lo malo y lo feo del fallo de La Haya

Pretensiones de Nicaragua sobre cómo medir su mar territorial fueron frustradas, pero Colombia solo ganó una de seis demandas estudiadas.
Fotografía cedida por la Presidencia de Colombia que muestra al mandatario Iván Duque (c), mientras da una declaración junto a integrantes de su equipo de Gobierno desde San Andrés (Colombia). Duque aseguró este jueves que su Gobierno no permitirá que Nicaragua limite los derechos de su país en el mar Caribe, ni los de la comunidad raizal del archipiélago de San Andrés y Providencia.
Fotografía cedida por la Presidencia de Colombia que muestra al mandatario Iván Duque (c), mientras da una declaración junto a integrantes de su equipo de Gobierno desde San Andrés (Colombia). Duque aseguró este jueves que su Gobierno no permitirá que Nicaragua limite los derechos de su país en el mar Caribe, ni los de la comunidad raizal del archipiélago de San Andrés y Providencia.
Foto: Presidencia de Colombia

Las interpretaciones dispares que ha suscitado el reciente fallo de La Haya en el caso de Nicaragua contra Colombia son muestra de lo complejo del caso, su desenlace y sus implicaciones. La Corte Internacional de Justicia (CIJ) estudió el incumplimiento por parte de Colombia, alegado por Nicaragua, en relación con el fallo de 2012 que declaró 75.000 kilómetros cuadrados como Zona Económica Especial (ZEE) nicaragüense; básicamente, si Colombia actuó de forma indebida en lugares en donde el país centroamericano ejerce soberanía. Al respecto, el tribunal determinó que Colombia violó derechos soberanos de Nicaragua a la luz de la decisión de hace 10 años, por ejemplo, al interferir con las actividades pesqueras nicaragüenses en su propia ZEE.

Para Rodolfo Cano, profesor de la Universidad Externado, el fallo fue más favorable para Nicaragua que para Colombia, y aunque este no gana, “Nicaragua tampoco, pues la CIJ desestima argumentos de ambos países, de ahí el sabor agridulce del fallo”. En efecto, por ejemplo, por la falta de pruebas por parte de Nicaragua, la Corte desestimó las acusaciones de violación del derecho internacional por parte de Colombia a través del supuesto otorgamiento de licencias de exploración de hidrocarburos en la ZEE en cuestión. Fabián Cárdenas, profesor de la Universidad Javeriana, lo ilustra señalando que Colombia ganó solo una de seis demandas que estudiaba la CIJ; se refiere al reclamo contra Nicaragua sobre las llamadas líneas de base recta que pretendía este país.

Síguenos en Google Noticias