16 Feb 2018 - 11:00 a. m.

Maduro, el invitado incómodo a las citas regionales

El presidente venezolano retó al gobierno peruano y dijo que asistirá a la Cumbre de las Américas que se realizará en Lima en abril. Desde Chile le piden que se abstenga de asistir a la posesión de Sebastián Piñera.

redacción internacional

Nicolás Maduro / AFP
Nicolás Maduro / AFP

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, es desde ya protagonista de la próxima Cumbre de las Américas de Lima, que se realizará entre el 13 y 14 de abril en Lima, por cuenta de la negativa de Perú a que participe del encuentro. Dos días después de que el gobierno de Pedro Pablo Kuscynszky retirara la invitación al mandatario venezolano, Maduro amenazó con asistir “así llueva o relampaguee”.

"¿Me tienen miedo? ¿No me quieren ver en Lima? Me van a ver, porque llueva, truene o relempaguee, por aire, tierra o mar llegaré a la Cumbre de las Américas”, dijo Maduro a través de una fuerte alocución presidencial, en la que cuestionó la decisión de Perú de retirarle la invitación a la cita que reunirá a más de 35 jefes de estado del continente.

Las respuestas a las fuertes declaraciones de Maduro no se hicieron esperar por parte del gobierno peruano. Horas después de que el mandatario venezolano terminará su intervención, la jefa del gabinete peruano, Mercedez Aráoz, recordó que sin invitación “ningún jefe de estado” podrá asistir a la Cumbre.

Ver más: Maduro no puede llegar a Perú "sin una invitación", dice gobierno peruano

“Un jefe de Estado no llega a un país sin una invitación, entonces él (Maduro) no puede llegar a pisar suelo peruano sin una invitación", afirmó Aráoz en rueda de prensa. "Ni el suelo peruano, ni el mar peruano, ni el aire peruano puede ser invadido por una fuerza extranjera", añadió, subrayando que esta postura es compartida por el Grupo de Lima.

El nuevo choque entre el Grupo de Lima, compuesto por 14 países de la región, y el gobierno venezolano se da luego de que Maduro adelantara las elecciones presidenciales que inicialmente estaban programadas para diciembre. De acuerdo con el Grupo, los comicios que se ahora se celebrarán en abril, no tendrán las garantías suficientes para demostrar su transparencia.  

Sin embargo, tal parece que Maduro, al menos por lo que sugieren sus palabras, hará caso omiso a las declaraciones del gobierno de Perú. De hecho, el mandatario justificaría su presencia a la Cumbre por la invitación que recibió por parte del mismísimo presidente peruano.

Puede leer: El chavismo y sus delirios de invasión desde Colombia

"Llegó esta carta de Pedro Pablo Kuczynski invitándome a la Cumbre de las Américas. Pónganse de acuerdo, ellos quieren repetir con Venezuela el maltrato que le dieron a nuestra hermana Cuba. Pónganse de acuerdo, los tenemos locos", aseveró, mostrando el documento desde el atril a los periodistas.

Esta situación entre Maduro y la comunidad internacional recuerda un particular episodio ocurrido en 2016, cuando la entonces canciller venezolana, Delcy Rodríguez, ingresó por la fuerza a una reunión del Mercosur semanas después de que Venezuela fuese suspendida de dicho organismo.

Y aunque varios analistas han puesto en duda que Maduro materialice sus amenazas de asistir sin invitación a la Cumbre, el diputado peruano Jorge del Castillo ha dicho  que en el caso de que el presidente venezolano asista se enfrentará a una manifestación de rechazo el 12 de abril, un día antes de que comience el encuentro.

Ver más: Venezuela en la agenda electoral colombiana

Según publicó en su cuenta de Twitter el que fuera jefe de gobierno del presidente Alan García (2006-2010), el pedido para organizar la movilización cuenta con las firmas de representantes de al menos 5 partidos con representación parlamentaria, tanto oficialistas como opositores.

Lo cierto es que a dos meses de que comience la Cumbre de las Américas, la presencia de Maduro ha comenzado a medir el pulso en la comunidad latinoamericana. La cita diplomática se llevará a cabo diez días antes de las elecciones presidenciales en Venezuela y se espera que la crisis que se vive en ese país marque la agenda de la reunión. La decisión de retirarle la invitación es apoyada por el denominado Grupo de Lima, promovido por el gobierno peruano,  y se tomó con base en la declaración de Quebec de 2001 "que señala que la ruptura de la democracia constituye un obstáculo insuperable para la participación de un Estado en la Cumbre de las Américas", afirmó el martes la ministra de Exteriores del Perú, Cayetana Aljovín.

A Maduro tampoco lo quieren en Chile. El Partido Demócrata Cristiano (PDC) de Chile pidió al presidente venezolano "abstenerse de participar" en la investidura de Sebastián Piñera como mandatario de Chile, el próximo 11 de marzo, después de que el Gobierno de Michelle Bachelet ratificara la invitación.

"Hacemos una invitación al presidente Nicolás Maduro a abstenerse de participar en el cambio de mando Presidencial de nuestro país. Los democratacristianos debemos mirar y construir con esperanza el corto, mediano y largo plazo de Chile y América Latina", señala una declaración en la página web del partido.

Recibe alertas desde Google News