24 Aug 2021 - 10:30 p. m.

Ministro de Haití pide dispositivo especial de seguridad en celdas de colombianos

Después de que el único juez que aceptó asumir la investigación del asesinato de Jovenel Moïse renunciara, el magistrado Garry Orélien fue designado para estar al frente del expediente del crimen contra el presidente. Le piden no dejar “muy pronto” el caso.
Este es el momento en que la policía haitiana captura a otros dos presuntos implicados en el asesinato del presidente Jovenel Moïse.  / AFP
Este es el momento en que la policía haitiana captura a otros dos presuntos implicados en el asesinato del presidente Jovenel Moïse. / AFP
Foto: VALERIE BAERISWYL

En la investigación sobre el asesinato del presidente el 7 de julio en su domicilio, la policía haitiana ha informado sobre la detención de 44 personas, entre ellas 12 policías haitianos, 18 contratistas de seguridad colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano.

Sin embargo, la investigación poco ha avanzado para aclarar, quiénes estarían detrás del magnicidio, entre otras cosas, porque ha sido muy difícil encontrar un juez que se encargue del caso. El pasado 13 de agosto, el magistrado designado para dirigir la investigación judicial sobre el magnicidio abandonó el caso.

Le puede interesar: Renuncia juez designado para investigar magnicidio de Moïse

Ahora el peso del caso está sobre los hombros del juez de instrucción Garry Orélien, quien fue designado este martes. El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública (MJSP) aseguró que pondrá a disposición de Orélien, “todos los medios necesarios en el contexto de este caso y pidió la colaboración de todas las autoridades”.

De acuerdo con un informe del periódico haitiano Le Nouvelliste, una fuente del Ministerio de Justicia confirmó que Garry Orélien fue “designado para investigar el caso Jovenel Moïse”. Este hombre, según el diario, fue suplente de la fiscalía de Saint-Marc y luego de la Croix-des-Bouquets. Fue ascendido a juez y luego juez de instrucción en el tribunal de primera instancia de Puerto Príncipe en diciembre de 2020.

Le puede interesar: Un mes después del magnicidio en Haití, más preguntas que respuestas

Mathieu Chanlatte renunció por falta de medios, incluido un dispositivo de seguridad, resalta la prensa local. En un comunicado, el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública (MJSP) dijo estar presto a colaborar con el juez de instrucción. “Que esto quede claro: se hará todo lo posible para arrestar a cualquier persona involucrada en este crimen “, decía un tuit del ministro de Justicia, Rockefeller Vincent.

¿Ya está enterado de las últimas noticias en el mundo? Lo invitamos a ver las últimas noticias internacionales en El Espectador.

Le Nouvelliste llama la atención por una carta del 23 de agosto de Vincent dirigida a Léon Charles, director de la Policía de Haití, en la que le solicita “instalar un dispositivo de seguridad especial en las celdas que albergan a los colombianos y otras personas involucradas en este caso y detenidas en la prisión civil de Puerto Príncipe”. La medida, dice la comunicación, busca “reducir los riesgos al reducirlos al silencio!.

En otro tweet, Me Rockefeller Vincent le pide al comisionado del gobierno que sea más atento al manejar este caso.

Informe de la Red de DDHH

El periódico The Nouvelliste, por otra parte, publica una investigación de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH), que señala a los responsables de velar por la seguridad del presidente Jovenel Moïse como los culpables del asesinato.

“Desde los primeros disparos, Jovenel Moïse empezó a hacer llamadas. El Director General interino de la Policía Nacional de Haití (PNH), Léon Charles, el coordinador de seguridad de la Unidad General de Seguridad del Palacio Nacional (USGPN), el comisionado divisional Jean Laguel Civil así como el jefe de la USGPN, el Comisionado Dimitri Hérard, todos fueron contactados por Jovenel Moïse. Todos le prometieron enviarle refuerzos de inmediato. Sin embargo, los refuerzos nunca llegaron, porque los dos hombres, respectivamente coordinadores de la seguridad general del presidente y jefe oficial de la USGPN, habían concluido un pacto con los atacantes”, señala el informe citado por la prensa.

“Para implementar su macabro plan, los autores intelectuales y materiales de este asesinato pudieron contar con el apoyo del jefe de seguridad presidencial Jean Laguel Civil, quien se encargó de sobornar a los agentes asignados a la seguridad del presidente para permitir una entrada sin problemas del comando a la residencia de Jovenel Moïse”, revela la RNDDH.

Recibe alertas desde Google News