23 Jul 2018 - 1:25 a. m.

Parlamento de Cuba aprueba reforma constitucional: 5 cosas que cambiarían

La Asamblea Nacional de Cuba aprobó este domingo el proyecto de nueva Constitución. El proyecto pasará ahora a discusión popular del 13 de agosto al 15 de noviembre. Por último se realizará un referendo nacional, antes de su aprobación final.

-Redacción Internacional

En las calles de La Habana se habla de la nueva Constitución que refleje la realidad económica, social y política en el país. / EFE
En las calles de La Habana se habla de la nueva Constitución que refleje la realidad económica, social y política en el país. / EFE

Los diputados cubanos aprobaron este domingo, tras dos días de discusión, los 224 artículos de la próxima Carta Magna, cuyo texto provisional modifica 113 artículos, añade 87 y elimina 11 respecto a la actual Constitución de 1976.

El nuevo texto constitucional fue aprobado por unanimidad en una sesión ordinaria de la Asamblea Nacional. El proyecto pasará ahora a discusión popular del 13 de agosto al 15 de noviembre. Por último se realizará un referendo nacional, antes de su aprobación final.

"Estamos frente a un proyecto que contribuirá, luego de la consulta popular y el referendo, a fortalecer la unidad de los cubanos en torno a la revolución", dijo el presidente Miguel Díaz-Canel, al clausurar la sesión parlamentaria de dos días.

El gobernante cubano llamó a una participación "activa y consciente" en esa consulta, que consideró un acto de la "mayor relevancia política" y "un reflejo más de que la revolución se sustenta en la más genuina democracia".

Esto apuntala las reformas aplicadas por Raúl Castro desde 2006, que legalizaron negocios al margen del Estado en ciertos sectores como la hostelería, el transporte y otros servicios, y a las que ha dado continuidad el presidente Miguel Díaz-Canel tras asumir el poder en abril de este año.

Más limitados son los cambios que la nueva Constitución impondrá en el ámbito político, donde se mantiene el "carácter socialista del sistema político y social" bajo el mando del Partido Comunista de Cuba (único legal) como "fuerza dirigente superior".

Estos son los 5 principales cambios que tendría la nueva Constitución cubana y que delinean el gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel, el primer jefe de Estado de Cuba nacido después de la Revolución de 1959 y que no pertenece al clan de los Castro.

Matrimonio homosexual

En el artículo 68 del anteproyecto constitucional se establece que ser permitiría sentar las bases para legalizar los matrimonios homosexuales.

La Constitución vigente (1976) define el matrimonio "como la unión concertada voluntariamente entre un hombre y una mujer", lo que impedía la aprobación de una modificación en el código de familia que legalizara las uniones entre personas del mismo sexo, ya que habría resultado inconstitucional.

Ver más: Cuba, ¿Sí al matrimonio homosexual y adiós al comunismo?

El secretario del Consejo de Estado de la isla, Homero Acosta, explicó hoy a los diputados que el concepto de matrimonio se modifica de forma que ahora "no especifica de qué sexo son las personas que lo conformarían".

"No dice que se trata del matrimonio igualitario, solo rompe con esa barrera de modo que en el futuro se podría incorporar", dijo Acosta en la televisión estatal, que trasmite con una hora de retraso los debates en el pleno de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), al que no tiene acceso la prensa extranjera.

"Con esta propuesta de regulación constitucional, Cuba se sitúa entre los países de vanguardia, en el reconocimiento y la garantía de los derechos humanos", expresó la diputada Mariela Castro, hija del expresidente Raúl Castro, una de las principales promotoras del reconocimiento de los derechos de la comunidad LGTBI en la isla.

¿Se acaba el comunismo? 

"¿Ha cambiado el modelo socialista cubano? No ha cambiado en sus principios. Los conceptos fundamentales de nuestro socialismo están ahí (...) El papel del Partido Comunista, de la economía estatal, de la propiedad socialista, está incólume. Pero sí se necesita hacer una transformación", dijo Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado, al explicar los cambios propuestos.

Ver más: Cuba elimina la palabra comunismo de su nueva Constitución

La Constitución de 1976, que será reformada, habla en su artículo 5 que el gobernante y único Partido Comunista de Cuba (PCC) "organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista". Sin embargo, en este nuevo proyecto, la parte referida a "sociedad comunista" será retirada.

"Claro que tenemos que hacer ajustes. Y ese es el resultado de este proyecto, porque la sociedad ha cambiado y la economía ha cambiado y eso tiene que tener un reflejo en la constitución", agregó Acosta, quien escoltaba al presidente cubano Miguel Díaz-Canel en la mesa desde donde se dirigía el debate.

Propiedad privada

La normativa reconoce al mercado, a la propiedad privada y a la inversión extranjera como parte de la economía del país, en vías de reforma hace casi una década.

"El reconocimiento a la propiedad privada es una apertura a la inversión extranjera pero fundamentalmente es una apertura ideológica en lo interno. Se trata de pensar la economía cubana como mixta, con posibles integraciones de los diferentes sectores estatal y privado", dijo a la AFP el analista político cubano Arturo López-Levy, profesor de la Universidad de Texas-Rio Grande Valley.

Las reformas económicas, que Raúl Castro inició en 2008, tienen como meta alcanzar un modelo de país "independiente, soberano, socialista, democrático, próspero y sostenible", según sus lineamientos.

Ver más: Castrismo sin los Castro

Actualmente, el trabajo privado, que en Cuba se conoce como "por cuenta propia", representa a 591.000 personas y al 13% de la economía del país. "No se puede desconocer el papel del mercado (...) La propiedad privada, como resultado de los ajustes de nuestro modelo económico y social, existe", agregó Acosta y explicó que esto puede dar paso al reconocimiento legal de la pequeña y mediana empresa. 

Todo ello, sin renunciar a la "capacidad regulatoria de dirección y control del Estado", detalló Acosta, quien admitió que esta inversión dará paso a la generación de riqueza. "No es la riqueza, que se vincula a la prosperidad, lo que hay que limitar, sino la concentración (de riqueza)", consideró. Por ello, las nuevas leyes permitirá a los ciudadanos tener como máximo una sola licencia para abrir un negocio.

Promoción inversión extranjera 

 La mala salud crónica de la economía cubana ha empeorado en los últimos dos años por la crisis en Venezuela, que ha recortado drásticamente los envíos de petróleo subsidiado, y el giro hostil de Washington hacia La Habana tras la llegada de Donald Trump, quien ha recrudecido el embargo que su país mantiene sobre Cuba.

En Cuba, el término "reformas" se refiere a las medidas aperturistas impulsadas por Raúl Castro (2008-2018) para atraer inversión extranjera e impulsar -aunque bajo un férreo control- el sector privado para aliviar las abultadas plantillas estatales.

Para el disidente de izquierda moderada Manuel Cuesta Morúa, el cambio de nomenclatura "indica cierto realismo, cierta adaptación a lo que está pasando en el mundo y en Cuba", aunque sin obviar que el Partido Comunista sigue siendo el único legal.  

Primer Ministro

La nueva Constitución instituirá la figura del presidente de la República -actualmente es presidente de los Consejos de Estado y de Ministros- y surgirá el cargo de primer ministro.

Ver más: Miguel Díaz-Canel, el hombre de la era posCastro

También limita la edad máxima para postular a la presidencia a 60 años, y deja sobre el papel que el mandato presidencial es de 5 años, con derecho a una reelección inmediata. Los antecesores de Díaz-Canel (58 años), Fidel y Raúl Castro, dejaron el poder ya octogenarios.

"En el contexto de la izquierda latinoamericana, la limitación del período presidencial tiene implicaciones pues cuando líderes radicales en Nicaragua, Venezuela, y Bolivia optan por la cuestionable reelección indefinida, y en China, el presidente Xi Jinping también trata de perpetuarse, Cuba aparece de vuelta de esa tendencia", consideró López-Levy.

También le puede interesar: "Nicaragua resiste: ¿Debe renunciar Daniel Ortega para evitar una guerra civil?"

La Asamblea Nacional de Cuba aprobó este domingo el proyecto de nueva Constitución. El proyecto pasará ahora a discusión popular del 13 de agosto al 15 de noviembre. Por último se realizará un referendo nacional, antes de su aprobación final.
Síguenos en Google Noticias