12 Aug 2021 - 4:08 p. m.

Rosario Murillo a España: “Luce tan arrogante, jactanciosa y falsa”

Luego de una dura carta en la que Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega, acusara a España de injerencia, ese país llamó a consultas a su embajadora en Managua.
Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega, arremetió contra España. / Archivo
Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega, arremetió contra España. / Archivo

España llamó a consultas a su embajadora en Managua por las “graves e infundadas acusaciones” vertidas por el gobierno de Daniel Ortega, cuestionado internacionalmente por detener a opositores y rivales a menos de tres meses de elecciones.

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, “ha llamado a consultas a la embajadora de España en Managua, María del Mar Fernández-Palacios, tras la nota emitida por el gobierno nicaragüense en el que se vertían graves e infundadas acusaciones contra España y sus instituciones”, afirma un comunicado de cancillería.

El ministerio denuncia además “el recrudecimiento de la represión por parte del gobierno” de Daniel Ortega “contra actores políticos y sociales de la oposición, así como contra medios de comunicación independientes”.

Le puede interesar: Así es como Daniel Ortega y Rosario Murillo aíslan a Nicaragua del mundo

Ese retiro llegó después de que el gobierno nicaragüense denunciara la injerencia de España en sus asuntos recordando que “hace siglos que dejó de ser Colonia”, y replicándole a Madrid que un gobierno socialista, como el actual de Pedro Sánchez, practicó el “terrorismo de Estado” contra la organización armada vasca ETA.

Nicaragua reaccionó luego de que España lamentara la inhibición del bloque de oposición denominado Coalición Nacional (CXL), integrado por partidos y organizaciones de la sociedad civil, y urgió a Managua a dotarse de una autoridad electoral independiente, imparcial y no controlada por el partido de gobierno tras considerar que “solo un proceso electoral creíble” puede ofrecer una salida a la crisis social, política y económica que vive Nicaragua.

Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa del presidente Ortega condenó la “inadmisible intromisión” de España en sus asuntos internos y la acusó de carecer de “autoridad moral” ante “tanta falacia, encubrimiento, mentiras, delitos, crímenes de odio y lesa humanidad, que no confiesan, pero que todo el mundo conoce, y condena”. Y, además, replicó la decisión de España y también ordenó el retiro de su representante diplomático en Madrid.

Le puede interesar: Así se deshace Daniel Ortega de la oposición

En una nota dirigida al Ministerio de Exteriores español, la Cancillería de Nicaragua lamentó y condenó “la inadmisible intromisión del Gobierno del Reino de España en los asuntos internos que sólo corresponden a nuestro país y a nuestro pueblo”.

“El Gobierno de Daniel Ortega señaló que ha denunciado, y seguirá “denunciando, la cínica y continúa, intromisión, injerencia e intervención en nuestros asuntos internos, impropias de Gobiernos democráticos, impropias también de regímenes que incumplen continuamente con los derechos de sus pueblos a la autonomía o a procesos autonómicos de independencia”, agregó el comunicado.

Nueva carta de Murillo

En una nueva nota dirigida al Ministerio de Exteriores español, la Cancillería de Nicaragua indicó que “ratifica todo lo afirmado en nuestra comunicación oficial y formal del día de ayer, que en nombre de nuestro heroico y digno pueblo, hemos hecho llegar a ustedes”.

Le puede interesar: Nicaragua llama a consultas a su embajador en Colombia

“No nos corresponde analizar la profunda crisis política, democrática, económica y social que vive esa nada perfecta España, denunciada por todos los sectores de ese pueblo amigo. Sin embargo, en vista de su reiterada intromisión en asuntos nuestros, de inauditas pretensiones coloniales a 200 años de independencia, ratificamos y ampliamos lo dicho ayer”, continuó Managua.

El Gobierno de Daniel Ortega exigió “igualmente a ese Reino, cumplir con todas sus obligaciones en términos de Derechos Humanos y Democracia, en un marco legal no represivo, que garantice los procesos sociales, políticos, electorales y ciudadanos, en esa España que luce tan arrogante, jactanciosa y falsa”.

”El Gobierno de Nicaragua digna y soberana, a nombre de nuestro pueblo de honor y glorias, exige a España que cumpla con sus propios compromisos internacionales, sobre todo alrededor de tantos crímenes, ni reconocidos, ni investigados, y todavía sin justicia para las víctimas”, añadió.

En la nota, el Ejecutivo nicaragüense pidió a España cumplir, “igualmente, con los protocolos de Derechos Humanos, incluyendo asumir y resarcir por el tan denunciado terrorismo de Estado que les manchó para siempre; que garanticen la libre expresión y participación política de todos sus ciudadanos, conforme sus propias voluntades y creencias”.

Le puede interesar: Daniel Ortega y Rosario Murillo, sin fecha de vencimiento

“El día llegará en que sus rabiosas, ridículas, altisonantes y falaces voces, darán lugar a otras, fraternales, respetuosas, y verdaderas. Estamos seguros de que un mundo mejor es posible, y para eso trabajamos, y vamos”, concluyó.

España rechazó “de manera tajante” el contenido de la nota de la Cancillería nicaragüense y exigió al Estado de Nicaragua que “cumpla con los compromisos internacionales adquiridos en materia de Derechos Humanos y sus propios preceptos constitucionales, garantizando los derechos de todos sus ciudadanos y la libre participación política”.

La Unión Europea (UE), y España por su parte, así como Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido han criticado el hecho de que, desde mayo pasado, ya son 32 los líderes y candidatos de la oposición nicaragüense detenidos y acusados de traición a la patria, lo que les impedirá presentarse a las elecciones generales del próximo 7 de noviembre.

Ortega aspira a su quinto mandato presidencial, cuarto de forma consecutiva, y segundo con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Comparte: