16 Mar 2022 - 1:51 a. m.

Decenas de cadáveres se acumulan en Mikolaiv, Ucrania, por la invasión rusa

Decenas de cadáveres yacen en el suelo a las afueras de la morgue de Mikolaiv, Ucrania, por falta de espacio. Desde que la ciudad fue atacada por los rusos, miles de personas han huido y otros han fallecido en los bombardeos.

Nicolás Díaz Roldán

Periodista Bogotá
Publicidad

En el patio del instituto forense donde se encuentra la morgue de Mikolaiv, ciudad ucraniana a orillas del mar Negro, la nieve cae sobre los cadáveres envueltos en bolsas de plástico grises, a la espera de ser evacuados.

Decenas de cadáveres yacen en el suelo a las afueras de la morgue por falta de espacio. Desde que la ciudad ucraniana fue atacada por los rusos miles de personas han huido y otros han fallecido en los bombardeos.

“Nunca vi algo parecido. Pensábamos que lo peor que nos podía pasar aquí eran los accidentes de coche”, dice Vladimir, uno de los empleados de la morgue.

Entre los muertos están las víctimas de la guerra, civiles y soldados, pero también los que fallecieron por causas naturales.

Los médicos realizan autopsias en condiciones antihigiénicas. Para llegar a la cámara frigorífica donde se amontonan los cadáveres de las víctimas de un bombardeo que tuvo lugar unos días antes en Ochákiv, a unos kilómetros de Mikolaiv, hay que pasar por encima de varios cuerpos desnudos.

“Son tan jóvenes, más jóvenes que mi sobrino”, lamenta Vladimir. También hay un militar ruso al fondo del local, asegura. “Los mantenemos alejados”, señala.

Mikolaiv, a unos cientos de kilómetros al este de Odesa, en la costa del mar Negro, es escenario de combates y bombardeos desde hace varios días. Miles de civiles huyeron de Mikolaiv hacia Odesa, que aún no fue atacada.

No hay una cifra exacta de las personas que dejaron la ciudad, pero la AFP constató el martes hileras de coches que abandonan la ciudad.

“Desde el inicio de la guerra, recibimos 120 cuerpos, entre ellos 80 soldados y 30 civiles”, explica cansada Olga Dierugina, la directora del instituto forense. Entre las víctimas civiles, el más joven era un niño de tres años y el mayor un hombre de 70 años, precisa.

Algunos cuerpos son difíciles de identificar, sobre todo entre los 19 cuerpos que llegaron de Ochákiv hace dos días.

Los cuerpos de los soldados son enviados a su región de origen. “Todos son muy jóvenes, nacidos en 1990, en 2000...”, explica Dierugina.

En el instituto forense, 15 de sus colegas huyeron hacia el oeste mientras unos 60 siguen trabajando, 20 de ellos en la morgue.

“No puedo agradecerles lo suficiente”, dice la responsable. Según ella, la situación sigue bajo control en Mikolaiv, pero “nos dirigimos directamente a un desastre humanitario si esto continúa”, asegura.

Se cumplen casi tres semanas de la invasión rusa en Ucrania. Un total de 97 niños murieron desde que comenzó la invasión rusa al país el 24 de febrero, dijo el martes el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, al parlamento de Canadá, al tiempo que pidió a los aliados de Kiev que “aumenten su ayuda”.

Según el último balance de la ONU, registra 516 civiles muertos y 908 heridos en Ucrania aunque la cifra real es “considerablemente más alta”.

Además, varias ciudades del país se enfrentan a escasez de agua, alimentos e insumos médicos.

Recibe alertas desde Google News