22 Jul 2021 - 7:19 p. m.

Francia impone un certificado de vacunación para entrar a lugares concurridos

A pesar del rechazo de algunos sectores, el anuncio del presidente Emmanuel Macron trajo una “avalancha de vacunaciones”.

Redacción Mundo

Internacional

El Gobierno francés puso en marcha un nuevo plan para incitar a su pueblo a vacunarse: exigir un certificado sanitario para poder ingresar a eventos culturales y deportivos en donde se concentren más de 50 personas.

  • Este nuevo documento debe acreditar la vacunación completa del titular o un resultado negativo en una prueba de COVID-19 tomada como mínimo 48 horas antes de la presentación al evento.
  • En cines y museos franceses ya era necesario presentar una prueba de COVID-19 con resultado negativo o una certificación de vacunación completa más un documento de identidad para poder ingresar.

Pero los eventos culturales y deportivos son apenas la primera etapa de una agenda más amplia que prepara el Gobierno para exigir la vacunación de todos. El Parlamento adoptaría esta semana medidas que harán que desde agosto los ciudadanos no puedan viajar en tren o avión si no están vacunados, así como tampoco podrán disfrutar de restaurantes y cafés.

Así las cosas, desde el miércoles 21 de julio hasta el 1° de agosto, el pasaporte sanitario será obligatorio para ir a las siguientes actividades:

  • Museos
  • Cines
  • Teatros
  • Gimasios
  • Piscinas
  • Parques de atracciones
  • Salas de espectáculos

Desde agosto, y si el Parlamento lo aprueba, el pasaporte sanitario se extendería a las siguientes actividades:

  • Restaurantes
  • Viajes en tren o avión
  • Centros comerciales
  • Residencias de ancianos

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, también comunicó que todo el personal sanitario deberá vacunarse obligatoriamente o enfrentarse a sanciones o la pérdida del trabajo de lo contrario.

Francia está viviendo un repunte de los casos de COVID-19. El 21 de julio se presentaron 21.539 casos nuevos, un número mucho más alto que los 2.664 presentados el 1° de julio.

Las críticas a esta iniciativa no han faltado. A pesar de la urgencia por motivar a la gente a que se vacune, muchos ciudadanos consideran que estas medidas “amenazan el modelo de sociedad”.

“Se trata de una ruptura histórica”, dijo el eurodiputado y filósofo François-Xavier Bellamy en Le Figaro, quien considera que este pasaporte augura decisiones más graves en el ámbito bioético.

La adopción de este pasaporte alimenta la teoría de algunos sectores que consideran que Macron está instalando una especie de “dictadura” con la que busca silenciar las protestas de los “Chalecos amarillos”, el movimiento surgido en 2018 que todavía le trae grandes problemas al mandatario.

Le recomendamos: Siete países de la Unión Europea comienzan a utilizar el pasaporte covid

“No me apetece entrar en un nuevo tipo de sociedad de control total y con prohibiciones de todo tipo. Quiero seguir viviendo como antes. No se sabe cómo puede acabar esto, puede acabar en una dictadura. Ya está empezando”, le dijo un hombre francés al diario El País.

A pesar del rechazo de algunos sectores, el anuncio de Macron trajo una “avalancha de vacunaciones”. En la última semana, 3.7 millones de franceses pidieron una cita para vacunarse, según la página Doctolab. La vacunación, cabe resaltar, es la mejor vía para terminar con la emergencia sanitaria, por lo que se necesita más pedagogía sobre esta y comunicación para combatir las teorías de conspiración y las noticias falsas.

Le recomendamos: Pasaporte COVID-19, ¿próximo documento para empacar en la maleta?

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete