27 Apr 2020 - 1:58 p. m.

¿Hubo presión de China para modificar reporte sobre censura acerca de la pandemia?

La Unión Europea ha dicho que Pekín no intentó influir en los gobiernos europeos para que cambiaran su valoración sobre el manejo de su país en la pandemia. El gobierno alemán, en cambio, dijo que sí hubo intentos para influir sobre ellos.

Redacción EFE

Un funcionario del gobierno chino espera a la entrada de una escuela secundaria en Beijing para hacer la revisión de los estudiantes que ingresan.  / AFP
Un funcionario del gobierno chino espera a la entrada de una escuela secundaria en Beijing para hacer la revisión de los estudiantes que ingresan. / AFP

La Unión Europea rechazó este lunes cualquier presión extranjera para modificar su último informe sobre desinformación detectada en torno a la pandemia deL coronavirus, en el que apunta a Rusia y a China como origen de muchas noticias falsas o distorsionadas y manipulaciones.

"Rechazo y disputo absolutamente cualquier indicación o queja de que en nuestros informes estamos cediendo a ningún tipo de presión exterior", declaró el portavoz de Exteriores de la UE Peter Stano en la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea, sobre alegaciones de que los servicios comunitarios habían cedido a supuestas presiones de China para suavizar el informe.

Stano recordó que el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) tiene el mandato de liderar los esfuerzos por desbancar y desenmascarar desinformación.

"Quien dude de la transparencia de nuestro trabajo, que mire la página web 'euvsdisinfo.eu'", donde un grupo de trabajo específico del SEAE publica casos prácticos, teorías de la conspiración o tendencias en desinformación.

Sobre la COVID-19, el grupo ha publicado tres informes, el último hace tres días, en el que se analiza el periodo entre el 2 y el 22 de abril y que concluye que "fuentes oficiales y respaldadas por el Estado de varios gobiernos, incluidas Rusia y, en menor medida, China", están detrás de narrativas de conspiración y desinformación dirigidas a "amplias audiencias" de la UE y otros países.

El portavoz insistió en que hay "absoluta consistencia" a la hora de "resumir y describir las tendencias, las campañas, casos específicos y también a los actores implicados en los esfuerzos de desinformación".

"Invito a leer el informe sin sesgo, a leer las conclusiones, esos son los hechos. Creemos que los hechos que publicamos son la verdad", enfatizó.

Preguntado en concreto por si ha habido presión de la embajada china, Stano insistió en que "no hubo cambios ni varias versiones" del informe en cuestión. Explicó que, para elaborar ese tipo de informes, suelen seguirse dos caminos diferenciados. Por una parte, con "documentos internos" diseñados para propósitos y destinatarios diferentes, y, por otro, con "documentos destinados a la publicación", que siguen un "procedimiento editorial diferente al ir dirigidos a otras audiencias". Vea también: ¿China mintió?

"Uno no refleja necesariamente el otro", agregó, y recalcó en todo caso que "es ingenuo pensar que trabajando con fuentes abiertas, si omitimos algo vayamos a hacerlo desaparecer".

Pero en Alemania hay declaraciones diferentes. Según una respuesta del Ejecutivo de Angela Merkel a una pregunta parlamentaria, el régimen chino intentó influir en el Gobierno alemán para que valorase positivamente el manejo de la pandemia del coronavirus. 

El gabinete de Merkel tuvo conocimiento de "contactos de diplomáticos chinos con funcionarios alemanes con el propósito de lograr valoraciones positivas del manejo de la pandemia por parte de la República Popular China", precisa la respuesta, cuya autenticidad ha confirmado hoy el Ministerio alemán de Interior, después de que el dominical "Welt am Sonntag" informase al respecto. 

En contestación a una pregunta de la diputada verde Margarete Bause, se detalla que funcionarios del Ministerio del Interior fueron contactados por diplomáticos chinos con ese propósito, de lo cual se alertó al departamento de Exteriores. El Ejecutivo alemán, de acuerdo con la respuesta, no accedió a los deseos chinos. 

"Desde el punto de vista del Gobierno federal, la transparencia tiene un papel clave en la lucha contra la pandemia y eso lo dejamos claro ante la República Popular", agrega. 

Sin embargo, en la misma respuesta el gabinete destaca los esfuerzos chinos en la lucha contra el coronavirus y señala que, dentro de una relación estratégica, hay contactos permanentes con Pekín con respecto a varios asuntos, entre ellos la pandemia. 

Bause, en declaraciones a "Welt am Sonntag", criticó la actitud del Ejecutivo alemán ante China y dijo que la respuesta del Ministerio de Interior mostraba una vez más el temor de Berlín a pronunciarse críticamente hacia Pekin. 

"La diplomacia europea señala a China entre los países que promueven la desinformación y las teorías conspiratorias con respecto al coronavirus", recordó Bause. 

Le puede interesar: Misuri demanda a China por su respuesta a la pandemia 

Los países europeos daban estos lunes nuevos pasos hacia una prudente salida del confinamiento impuesto para frenar el coronavirus, que continúa manteniendo al mundo en vilo, el mismo día en que los alumnos de secundaria de las dos ciudades más grandes de China volvían a clase.

La pandemia dejó hasta ahora más 206.000 muertos y casi tres millones de contagios en el mundo, según un recuento de la AFP en base a datos oficiales.

La enfermedad comienza a parecer bajo control en los cuatro países europeos más afectados: Italia, España, Francia y el Reino Unido.

El primer ministro británico, Boris Johnson, que sufrió él mismo el virus, pero ya se recuperó, volvió este lunes al trabajo y pidió paciencia a sus conciudadanos.

"Si este virus fuera un asaltante, un agresor inesperado e invisible, y puedo decirles por experiencia propia que lo es, sería el momento en el que empezamos a luchar en el suelo (...) Pero también un momento de riesgo máximo", explicó.

El primer ministro dijo que la curva de la epidemia "empieza a invertirse" pero que los británicos tienen que seguir respetando las medidas de confinamiento.

Johnson prometió medidas "en los próximos días" aunque rechazó "desperdiciar los esfuerzos y los sacrificios del pueblo británico y arriesgarse a una segunda gran epidemia".

España, por su parte, anunció este lunes 331 nuevas muertes debido al virus, un repunte en su balance diario, lo que eleva a 23.521 el total de decesos por la pandemia.

Las autoridades afirman que el país ya logró doblegar la curva de contagios y comenzó a suavizar el domingo el férreo confinamiento vigente desde el 14 de marzo, permitiendo salir a los niños a realizar paseos o jugar en la calle durante una hora al día.

El confinamiento fue prorrogado hasta el 9 de mayo incluido y el martes, el gobierno de Pedro Sánchez presentará un plan de levantamiento progresivo de las restricciones.

Recibe alertas desde Google News