Publicidad
15 Jun 2021 - 3:27 p. m.

Hungría aprueba ley que prohíbe contenido LGBT en las escuelas

En la práctica, esto supondrá la prohibición de programas educativos o anuncios publicitarios que se solidaricen con minorías sexuales o de género. Además, la ley significa que solo las personas o instituciones inscritas en un registro oficial pueden llevar a cabo clases de educación sexual en las escuelas.

Redacción Mundo y agencias

Miles de personas protestaron el lunes por la noche en las calles de Budapest para denunciar esta “propaganda permanente” del gobierno contra la comunidad LGBT.
Miles de personas protestaron el lunes por la noche en las calles de Budapest para denunciar esta “propaganda permanente” del gobierno contra la comunidad LGBT.
Foto: GERGELY BESENYEI

Pese al rechazo de la oposición, el Parlamento húngaro aprobó este martes una polémica ley que, entre otras cosas, prohíbe hablar sobre homosexualidad en los programas escolares. La legislación fue aprobada por 157 votos contra uno, con la participación del partido gobernante Fidesz, del ultranacionalista Viktor Orbán.

Le puede interesar: Los “policías del arcoíris” al servicio de la diversidad

“Hay contenidos que los niños menores de cierta edad pueden malinterpretar y que pueden tener un efecto perjudicial en su desarrollo a una edad determinada, o que los niños simplemente no pueden procesar y que, por lo tanto, podrían confundir sus valores morales en desarrollo o su imagen de sí mismos o del mundo “, dijo un portavoz del gobierno húngaro, de acuerdo con The Guardian.

Esas medidas se incluyeron dentro de un proyecto de ley contra la pedofilia, en la que se prohíbe exponer a menores de 18 años a pornografía y a cualquier contenido que fomente el cambio de sexo y la homosexualidad. La ley, según los críticos, combina erróneamente la pedofilia con cuestiones LGBT.

En la práctica, esto supondrá la prohibición de programas educativos o anuncios publicitarios que se solidaricen con minorías sexuales o de género. Y es que Orbán, que se enfrenta a elecciones el próximo año, se ha vuelto cada vez más radical en la política social. En 2019, por ejemplo, una campaña publicitaria de Coca-Cola con parejas homosexuales y consignas contra la discriminación llevó a algunos miembros prominentes de Fidesz a pedir un boicot de los productos de la compañía, según informó The Guardian.

Con la implementación de esta ley solo las personas o instituciones inscritas en un registro oficial pueden llevar a cabo clases de educación sexual en las escuelas. “La pornografía y los contenidos que representen la sexualidad o promuevan la desviación de la identidad de género, el cambio de sexo o la homosexualidad no deben ser accesibles a menores de 18 años”, dice el texto consultado por la AFP.

Los partidos de la oposición de izquierda, entre ellos los socialistas, la formación Párbeszéd (Diálogo), la Coalición Democrática y los ecologistas del LMP, decidieron no participar en la votación, mientras que la formación opositora de derechas Jobbik respaldó la normativa. La semana pasada varias ONG criticaron el proyecto de ley, al asegurar que la legislación “no tiene precedentes en la Unión Europea (UE)” y pone en peligro la salud mental de los jóvenes LGTB+.

Le puede interesar: ¿Orgullo a la venta? El apoyo debe ser tangible y coherente

Organizaciones como la Asociación Háttér, de defensa de los derechos homosexuales, Amnistía Internacional o Budapest Pride recordaron que esta legislación es muy parecida a la que Rusia aprobó en 2013 sobre la “propaganda gay”, y que conllevó un aumento de la homofobia en ese país.

Oenegés de defensa de derechos humanos temen que esto implique la prohibición de libros o de series como “Friends” y de películas como “Briget Jones”, “Harry Potter” o “Billy Elliot”. Miles de personas protestaron el lunes por la noche en las calles de Budapest para denunciar esta “propaganda permanente” del gobierno contra la comunidad LGBT.

Desde que llegó al poder en 2010, el Gobierno de Orbán ha adoptado una serie de leyes que limitan los derechos LGTB+ y varios políticos han lanzado públicamente mensajes homófobos. Ya en la Constitución de 2011, aprobada en solitario por el partido de Orbán, se determinó que el matrimonio era la unión de un hombre y una mujer.

Le puede interesar: Concurso de “Miss Sudáfrica” se abre a transexuales, una pequeña revolución

El año pasado, un libro para niños titulado “El país de las maravillas es para todos”, que buscaba mostrar respeto hacia las minorías, fue descrito por el Gobierno como “propaganda homosexual” que debería prohibirse en las escuelas.

Con información de Efe y Afp*

Síguenos en Google Noticias