Publicidad

¿Por qué Europa le teme a la Navidad?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a los europeos no celebrar las fiestas de diciembre fuera de la casa. Se teme un aumento de contagios en enero.

18 de diciembre de 2020 - 09:04 p. m.
Muchos alemanes siguen las recomendaciones del gobierno de quedarse en casa. / AFP
Muchos alemanes siguen las recomendaciones del gobierno de quedarse en casa. / AFP
Foto: EFE - FILIP SINGER

El contagio de coronavirus del presidente de Francia, Emmanuel Macron, fue la gota que rebosó la copa del miedo en Europa. Tan pronto se comunicó el diagnóstico, por lo menos cinco jefes de Estado y de gobierno europeos entraron en cuarentena, pues habían tenido contacto con el mandatario francés. Una pequeña muestra de lo que está pasando con los contagios en Europa, que la Organización Mundial de la Salud había catalogado como “un contagio imparable” hace unas semanas.

El contagio de coronavirus del presidente de Francia, Emmanuel Macron, fue la gota que rebosó la copa del miedo en Europa. Tan pronto se comunicó el diagnóstico, por lo menos cinco jefes de Estado y de gobierno europeos entraron en cuarentena, pues habían tenido contacto con el mandatario francés. Una pequeña muestra de lo que está pasando con los contagios en Europa, que la Organización Mundial de la Salud había catalogado como “un contagio imparable” hace unas semanas.

Hace dos días, la alerta fue aun más preocupante: la OMS advirtió sobre el alto riesgo de que Europa sufra una tercera ola de contagios de COVID-19 en las primeras semanas y meses del 2021, por lo que aconsejó a la población que, de cara a las fiestas de Navidad, utilicen mascarillas en las reuniones familiares. ”A pesar de algunos avances frágiles, la transmisión de COVID-19 en Europa sigue siendo generalizada e intensa. Existe un alto riesgo de un nuevo resurgimiento en las primeras semanas y meses del 2021, por lo que tendremos que trabajar juntos si queremos tener éxito en prevenirlo”.

Ver más: Navidad Europea en medio del coronavirus

Los países de la Unión Europea podrán empezar a vacunar el 27 de diciembre, y muchos lo harán ese mismo día, entre ellos España, pero para entonces ya se habrán producido las reuniones navideñas, que pueden disparar los contagios.

Alemania les pidió este viernes a sus ciudadanos restringir los contactos personales. El ministro de Sanidad, Jens Spahn, dijo que la población tiene que entender que se deberán reducir al máximo esos contactos en la esfera privada, después de conocerse que en las últimas 24 horas se registraron en el país 33.777 nuevos contagios con coronavirus y 813 muertos. Suecia, que hasta ahora, tenía el virus bajo control, dio un giro a su estrategia y, por primera vez, recomendó el uso del tapabocas en el transporte público. “Se acerca la Navidad [...] Quizás algunos encuentren excusas para considerar aceptable su invitación a un vino caliente o su velada de Navidad numerosa. Es erróneo y peligroso”, advirtió el primer ministro Stefan Löfven.

Francia, que comenzó este viernes las vacaciones navideñas, pidió restricciones para evitar el empeoramiento de la pandemia, que ya ha dejado en ese país 60.000 muertos. “El virus sigue circulando de forma relativamente importante”, advirtió Jean-François Delfoissy, presidente del comité científico que asesora al gobierno. Los medios franceses informaron que dos asociaciones (una de víctimas de coronavirus y otra de comerciantes afectados por los cierres) presentaron dos demandas judiciales contra el gobierno “por poner en peligro la vida de otros” en una cena celebrada el miércoles en el Elíseo a la que asistieron más de seis personas, la cifra máxima recomendada por el Ejecutivo.

En el Reino Unido la comunidad médica y científica ha alertado de que la relajación de las medidas durante las fiestas dispara el riesgo de infecciones y ha avisado de que la sanidad pública podría verse desbordada en enero. Pero, en conjunción con los ejecutivos autonómicos de Escocia, Irlanda del Norte y Gales, el gobierno autorizó varios días, del 22 al 28 de diciembre, de mayor flexibilidad de movimiento y contacto para que las familias puedan juntarse por Navidad. La OMS insiste: mejor quédese en casa y evite reunirse con la familia. Un consejo que podría darse en América Latina también, en donde el número de contagios también amenaza con subir.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar