Publicidad
16 May 2022 - 8:57 p. m.

Turquía se opone a la ampliación de la OTAN, mientras sigue la guerra en Ucrania

Los ataques en el este de Ucrania han aumentado, mientras que en Mariúpol, el Ministerio de Defensa ruso anunció una tregua en la acería de Azovstal, aunque se cree que las fuerzas ucranianas no la aceptarán. Entretanto, Turquía se opone al ingreso de Suecia a la OTAN.
Natalia Zarytska, esposa de un combatiente de Azov, habló durante una conferencia de prensa en Estambul, a la que asistió para pedirle al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que apoye el rescate de soldados y civiles en Mariúpol.
Natalia Zarytska, esposa de un combatiente de Azov, habló durante una conferencia de prensa en Estambul, a la que asistió para pedirle al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que apoye el rescate de soldados y civiles en Mariúpol.
Foto: SEDAT SUNA

La ofensiva rusa en el este de Ucrania se intensificó el lunes y dejó diez muertos, en una jornada en que Rusia advirtió que reaccionará si hay despliegue de “infraestructuras militares” de la OTAN en Suecia y Finlandia, que aspiran entrar a ese pacto. Entretanto, en Bruselas, los países de la Unión Europa siguen negociando para imponer un embargo sobre el petróleo ruso ante la negativa de Hungría, que afirma que esta medida implicaría duras consecuencias económicas.

En Severodonetsk, convertida en la capital regional desde que las fuerzas separatistas respaldadas por Moscú tomaron el control de una parte del Donbás en 2014, al menos diez personas murieron en un bombardeo ruso, anunció el gobernador Serguéi Gaidai. Esta ciudad del este está casi totalmente cercada por las tropas rusas y en un mensaje anterior Gaidai anunció ataques de artillería contra Severodonetsk y Lyssychank, que provocaron incendios en zonas residenciales.

Le sugerimos: ¿Qué nos dice el discurso de Putin sobre el futuro de la guerra en Ucrania?

A pesar de los reiterados llamados de las autoridades ucranianas para que se evacue Lysychansk, separada de Severodonetsk por el río Siversky Donets y bombardeada regularmente, más de 20.000 civiles, de una población de 100.000 antes de la guerra, siguen allí. “Creo que la gente no entiende del todo la situación”, dijo Viktor Levchenko, un policía que intenta convencerlos de que evacuen. “Tenemos que esquivar los bombardeos y atravesar zonas muy peligrosas para llegar hasta ellos, alimentarlos e intentar evacuarlos”.

El traslado de las fuerzas rusas al Donbás habría ayudado a las tropas ucranianas a retomar la zona al norte de Járkov, la segunda ciudad del país. El ministerio ucraniano de Defensa celebró que sus tropas pudieron “seguir expulsando a los rusos” de la región y publicó un video en Facebook donde se ve a soldados ucranianos, frente a un puesto fronterizo, pintado con los colores amarillo y azul, que corresponden a la bandera de Ucrania.

En Mariúpol, en el sur del Donbás, el Ministerio de Defensa ruso anunció que se instauró una tregua en la acería de Azovstal, último bastión de resistencia ucraniana en la ciudad, para evacuar a los soldados ucranianos heridos, que según Kiev se elevarían a 600. Sin embargo, Moscú quiere trasladarlos a hospitales ubicados en territorio controlado por las tropas rusas y prorrusas, lo que los ucranianos probablemente rechazarán.

“No es una amenaza inmediata”

Por otra parte, la invasión a Ucrania, lanzada el 24 de febrero, ha empujado a Finlandia y Suecia, dos países que nunca se habían unido a la Alianza, ni siquiera en plena Guerra Fría, a acercarse a la OTAN.

El presidente ruso, Vladimir Putin, estimó que la adhesión de estos dos países europeos a la Alianza del Atlántico Norte no sería “una amenaza inmediata”, pero advirtió que Rusia reaccionaría en caso de despliegues de “infraestructuras militares”.

Le puede interesar: Putin: 10 años en retrospectiva

Moscú justificó, entre otras razones, su ofensiva contra Ucrania por su acercamiento a la OTAN y su apoyo político, diplomático y militar al gobierno ucraniano. El gobierno ruso quería, así, alejar a los occidentales de sus fronteras. Con la probable entrada de Finlandia a la OTAN, Rusia compartiría con la Alianza Atlántica 1.300 kilómetros más de frontera.

Días después de que el gobierno finlandés anunciara su candidatura, Suecia hizo pública su decisión de solicitar su adhesión a la OTAN. El secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, dijo confiar en que se encuentre un compromiso con Turquía, que se pronunció en contra de la adhesión de Suecia y Finlandia. Sin embargo, el  presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, confirmó la oposición de Ankara.

“No diremos ‘sí’ a aquellos [países] que aplican sanciones a Turquía para entrar en la organización de seguridad OTAN”, dijo Erdogan. Cabe recordar que Suecia suspendió en 2019 la venta de armas a Turquía por la operación militar en Siria.

En referencia a las intenciones de las delegaciones sueca y finlandesa de reunirse con funcionarios turcos, Erdogan afirmó: “Dicen que vendrán a Turquía el lunes. ¿Vendrán a persuadirnos? Que nos disculpen, pero que no se molesten”.

Una factura de 15.000 y 18.000 millones de euros

En Bruselas, el canciller ucraniano, Dmytro Kuleba, lamentó, tras una reunión con sus homólogos europeos, la negativa de Hungría a imponer un embargo al petróleo ruso. “No es una exageración decir que hay un único país que bloquea la introducción del embargo de petróleo”, dijo Kuleba.

Le sugerimos: La familia Marcos, camino a retomar el poder en Filipinas

El canciller húngaro, Peter Szijjarto, dijo a la prensa que para su país el costo de adaptar la infraestructura para prescindir del petróleo ruso ascendería a entre 15.000 y 18.000 millones de euros, entre 16.000 y 19.000 millones de dólares.

Ahora bien, las sanciones han empujado a varias empresas extranjeras a abandonar Rusia. Por ejemplo, Renault vendió sus activos en Rusia al gobierno de ese país, mientras que McDonald’s anunció su retiro total.

Además, la Comisión Europea recortó drásticamente su previsión de crecimiento económico para la eurozona este año, de 4,0 % a 2,7 %, al tiempo que elevó su expectativa de inflación a 6,1 %, a raíz del impacto de la guerra en Ucrania. De acuerdo con la Comisión, el “principal golpe” al desempeño económico “proviene de los precios de las materias primas energéticas”.

👀🌎📄 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias