6 Jun 2021 - 7:26 p. m.

Keiko Fujimori promete respetar resultados de las elecciones, “como debe ser”

La hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori le pidió a los peruanos seguir “el camino de la reconciliación” durante el desayuno familiar electoral.

Agencia AFP

Agencia AFP

La candidata derechista a la presidencia de Perú, Keiko Fujimori, dijo este domingo que respetará los resultados del balotaje presidencial en que enfrenta al izquierdista Pedro Castillo, y que los sondeos los ubican virtualmente empatados.

“Desde ahora puedo decir que sea cual sea el resultado, respetaré la voluntad popular como debe ser”, dijo la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori durante un desayuno familiar sobre las faldas de un cerro en una pobre barriada del distrito de San Juan de Lurigancho, al este de Lima.

Rodeada de simpatizantes y periodistas, la candidata de 46 años exhortó a los peruanos a seguir el camino de la unidad y reconciliación, tal como ocurrió en su familia, que tras años de peleas internas hoy se mostró unida a su hermano menor Kenji Fujimori.

“Unidad y reconciliación es lo que necesita este país”, dijo dirigiendo la mirada hacia el benjamín del clan, de 41 años.

“A partir del 6 de junio tenemos que trabajar en la unidad de todos los peruanos”, añadió mientras compartía el desayuno en una improvisada mesa rectangular con sus dos hijas adolescentes, su marido, dos de sus hermanos y una cuñada.

Fujimori pidió movilizarse a los peruanos en medio de una segunda ola de la pandemia que aún no da tregua y deja a diario unos 400 muertos, según el balance oficial.

Le recomendamos: Keiko Fujimori o Pedro Castillo: la encrucijada peruana

“No tengan miedo que vamos a combatir y derrotar esta pandemia. Les pido ir a votar sin miedo, vayan a las urnas a defender la democracia”, instó.

Fujimori nunca reconoció su derrota en el balotaje de 2016 que perdió por menos de 50.000 contra el derechista Pedro Pablo Kuzcysnki. Esa actitud, admitió hace pocas semanas, fue un error porque debilitó la democracia peruana y abrió una crisis que ha perdurado por cinco años.

El “desayuno familiar electoral” es desde hace 30 años una tradición en Perú y lo hace cada candidato antes de ir a votar. Es una ocasión para hacer propaganda y conseguir votos de última hora, mostrando sencillez, compartiendo alimentos y unidad en un país muy religioso que concede importancia a esos detalles.

El padre de la candidata fue uno de los impulsores de esta modalidad de desayuno que atrae la atención mediática.

Keiko votaría por la tarde en la escuela Precursores del distrito limeño de Surco.

Le puede interesar: Elecciones en Perú: la hora de la verdad entre Fujimori y Castillo

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X