17 Dec 2019 - 3:42 p. m.

A pesar de protestas, gobierno francés sigue con la reforma de pensiones

Empleados ferroviarios, conductores de metro, médicos, profesores, funcionaros o abogados salieron a las calles de Francia este martes para pedir al presidente, Emmanuel Macron, que retire su polémica reforma del sistema de pensiones, pero el gobierno ya respondió que seguirá adelante, a pesar de las protestas.

AGENCIAS

Este martes se vive en Francia la tercera jornada de paro para rechazar la reforma pensional de Macron. / AFP
Este martes se vive en Francia la tercera jornada de paro para rechazar la reforma pensional de Macron. / AFP

El primer ministro francés, Édouard Philippe, reafirmó este martes la "total determinación" del gobierno para seguir adelante con la polémica reforma del sistema de pensiones que ha provocado desde hace dos semanas una huelga nacional del sistema de transportes. "Mi determinación, la del gobierno y la de la mayoría (parlamentaria) es total", dijo ante los diputados, justo en el mismo momento en que miles de personas protestaban en las calles de Francia para pedir el fin de esta reforma.

Este martes, los transportadores, en un nuevo desafío, salen a las calles de Francia  para que el gobierno retire su controvertida reforma del sistema de pensiones.

Ver más: Los puntos claves para entender polémica reforma pensional en Francia 

Miles de personas están en las calles de París y otras ciudades, pero el ejecutivo de Emmanuel Macron ya informó que no dará marcha atrás al proyecto que transformará el sistema de pensiones, un tema muy delicado en Francia.

París acogerá la manifestación principal que partirá pasado el mediodía desde la plaza de la República y también habrá protestas en ciudades como Marsella, Lille, Lyon o Toulouse.

Pero los sindicatos, que no quieren dar su brazo a torcer, estiman que el plan del gobierno, que busca fusionar los 42 regímenes de pensiones existentes en un sistema único y atrasar de dos años la edad de jubilación para recibir una pensión completa, es una "regresión" social.

Para el ejecutivo esta reforma no es solo "justa", ya que dará a los pensionistas los mismos derechos por cada euro ganado durante sus carreras, sino también "necesaria" para garantizar un equilibrio financiero del sistema de pensiones.

Tercera protesta en menos de dos semanas

Esta protesta nacional, la tercera en menos de dos semanas pero la primera convocada por la totalidad de las centrales del país, incluyendo la reformista CFDT, podría ser decisiva en este pulso con el gobierno que ya dura casi dos semanas.

La huelga de transportes comienza a hacer mella en los ciudadanos, quienes, para seguir con su vida normal recurren al teletrabajo, a las bicicletas y monopatines, a los automóviles compartidos o a calzarse unos buenos zapatos y caminar.

Ver más: El Espectador le explica: La huelga contra la reforma pensional que hace temblar a Francia

En París, este martes a primera hora de la mañana, la mitad de las 16 líneas de metro estaban totalmente cerradas, las otras ocho tenían servicios mínimos, y sólo un 30% de autobuses circulaba con dificultad en medio de interminables atascos.

Pese a que al inicio de esta movilización social una mayoría de franceses la apoyaba, en este momento un 55% de los ciudadanos estima "inaceptable" que la huelga se prolongue durante las fiestas de fin de año.

El lunes, el alto comisionado encargado de la polémica reforma, Jean-Paul Delevoye, conocido en Francia como "Monsieur Retraites" (Señor Pensiones), dimitió, envuelto en un escándalo por presunto "conflicto de intereses".

El funcionario no había declarado 13 cargos, algunos de ellos remunerados, que desempeñaba simultáneamente a su cargo en el gobierno, lo que está prohibido por la Constitución en Francia. "Un olvido", afirmó.

 

Recibe alertas desde Google News