10 Dec 2018 - 12:48 p. m.

Así avanza la primera jornada por el Pacto Mundial migratorio de la ONU

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de la ONU fue aprobado hoy en la cumbre que se celebra en Marruecos entre llamamientos a una cooperación multilateral para afrontar un fenómeno de dimensión global.

- EFE

Ministro marroquí de Relaciones Exteriores, Nasser Bourita; Secretario General de la ONU, Antonio Guterres (2-L), Secretario General para la migración Internacional, Louise Arbour; Presidenta de la Asamblea General, Maria Fernanda Espinosa, se reunen en Marruecos.  / AFP
Ministro marroquí de Relaciones Exteriores, Nasser Bourita; Secretario General de la ONU, Antonio Guterres (2-L), Secretario General para la migración Internacional, Louise Arbour; Presidenta de la Asamblea General, Maria Fernanda Espinosa, se reunen en Marruecos. / AFP
Foto: FADEL SENNA

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de Naciones Unidas (ONU) ha sido aprobado hoy por más de 150 países que asisten a la conferencia intergubernamental de la ONU organizada en la ciudad marroquí de Marrakech.

La aprobación fue por aclamación durante la sesión plenaria presidida por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres; la presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, y Naser Burita, el ministro de Exteriores de Marruecos, país anfitrión de la conferencia.

Durante su intervención, Guterres lanzó un mensaje a los países que se han negado a firmar el pacto o que han expresado sus reservas sobre el texto o han pedido tiempo, afirmando que "no es un tratado" y que "no es jurídicamente vinculante" y dejando la puerta abierta a que se sumen más adelante.

(Puede leer: ¿Por qué es importante el pacto mundial sobre la migración?)

A juicio de la presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, el fenómeno migratorio debe regularse a través de un marco global de cooperación que permita al mismo tiempo luchar contra las mafias que tienen ahora el protagonismo de todos los flujos irregulares de emigración.

"Es un momento histórico porque damos un rostro humano a la emigración", precisó Espinosa, quien añadió que los Estados, "por más poderosos que sea, no pueden enfrentar el reto migratorio solos".

Los intervinientes en la conferencia insistieron en el carácter "no jurídicamente vinculante" del pacto, compuesto de 23 objetivos generales y que fue consensuado por los miembros de la Asamblea General de la ONU en junio pasado tras 18 meses de negociaciones.

El pacto, que despertó las reticencias de varios países desde el primer momento de su elaboración, fue aprobado hoy por aclamación entre tímidos aplausos y sin gran entusiasmo por parte de los asistentes.

(Le recomendamos: ONU inicia negociación para un pacto mundial sobre la migración)

Países sobre todo receptores de emigrantes, como Australia, Italia, Israel y un numeroso grupo de los centroeuropeos, además de latinoamericanos como la República Dominicana o Chile, se han retirado del pacto en las pasadas semanas y hasta ayer o han pedido más tiempo para estudiarlo, mientras que Estados Unidos se opuso desde el principio.

Frente a esa postura, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, apuntó que el documento es un marco de cooperación que "reafirma el principio de la soberanía" de los Estados.

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular garantiza "el derecho soberano de los Estados a determinar sus política de migración y su prerrogativa para gobernar la migración dentro de su jurisdicción, en conformidad con el derecho internacional", dijo Guterres.

"Las ayudas que los emigrantes transfieren a sus países de origen representan el triple del monto de ayuda pública al desarrollo, pese a que es en sus nuevas comunidades donde los migrantes gastan el 85 % de lo que ganan", aseveró.

(Ver más: ¿Por qué se retiró EE.UU. del Pacto Mundial de la ONU sobre migración y refugiados?)

Para ilustrar esta necesidad, Guterres recordó que su madre, que tiene más de 90 años, necesita personas que la asistan de forma continua y que en la mayoría de las ocasiones ofrecen personas migrantes en Portugal.

El presidente panameño insistió en el enfoque humano para gestionar este fenómeno y recordó que este año un niño de 7 años hijo de una emigrante africana perdió a su madre en las selvas entre Colombia y Panamá y su país le ofreció asilo bautizándole con el nombre de "Juan" (en homenaje al presidente) y con el apellido de "África". 

Recibe alertas desde Google News