14 Nov 2020 - 8:08 p. m.

Coronavirus en EE. UU, y Europa: ¿qué salió mal?

Más de 1,3 millones de personas han muerto en el mundo por el nuevo coronavirus, que no da tregua en Estados Unidos, en donde se registran récords de contagios; mientras que en Europa se sigue volviendo al confinamiento para salvar las fiestas de fin de año.

Redacción Mundo

Internacional

El número de contagios aumenta en todos los continentes, salvo en Oceanía. En América preocupa Estados Unidos, donde la situación es más alarmante: cerca de una de cada cinco muertes ha tenido lugar en este país, el más enlutado del mundo con 244.364 muertos de más de 10,7 millones de casos.

Con 284.000 nuevos casos diarios, Europa sigue siendo la región que registra la mayor progresión.

Estados Unidos: cambio de comportamiento

Los gobernadores y funcionarios de salud pública de los Estados Unidos están suplicando a los estadounidenses que cambien su comportamiento y se preparen para un largo invierno mientras el país rompe récord tras récord en casos de coronavirus y hospitalizaciones. La situación es grave, según reporta la prensa.

Ver más: Coronavirus en Europa, hay que salvar la Navidad

Más de mil estadounidenses están murieron todos los días a causa del coronavirus, un aumento del 50% en el último mes. Iowa, Minnesota, Nuevo México, Tennessee y Wisconsin han registrado más muertes en los últimos siete días que en cualquier otra semana de la pandemia, reporta The New York Times. Dos veces la semana pasada, se han reportado más de 1.400 muertes en un solo día, agrega el reporte del periódico.

“Se está poniendo mal y potencialmente va a empeorar mucho”, dijo Jennifer Nuzzo, epidemióloga y académica principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud. “Los meses venideros se ven bastante horribles”.

Este viernes se reportaron 181,100 casos nuevos en todo el país. Solo ocho días antes, EE. UU. había informado su primer día de 100.000 casos. Ahora, el promedio de siete días de nuevos casos diarios es de más de 140.000. De acuerdo con The New York Times, 16 estados también establecieron registros altísimos de casos este 14 de noviembre y 30 estados más sumaron más casos en la última semana. Varios funcionarios que se habían negado a tomar medida están haciéndolo ahora.

Nueva York

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, aseguró que la ciudad debe prepararse para un posible cierre de los colegios la semana que viene por la subida de los casos de COVID-19, mientras que el gobernador del estado, Andrew Cuomo, dijo que el problema son los restaurantes, bares y gimnasios.

“Esto no es algo que los padres quieran, pero tenemos que prepararnos para un cierre de las escuelas”, aseguró De Blasio en una entrevista con la emisora de radio local WNYC.

De Blasio pidió a los padres que tengan planes “alternativos” ante un posible cierre temporal de los colegios y el inicio de las clases solo en modo remoto.

Pese a todo, la ciudad de Nueva York y el resto de estado mantienen índices de contagio menores que en la mayor parte del resto del país y que en la mayoría de sus estados vecinos. “Nueva York está rodeado de un mar de covid-19”, aseguró Cuomo.

Europa: más restricciones

Las restricciones se siguen multiplicando en el Viejo Continente, como en Grecia que anunció el sábado el cierre de escuelas primarias y guarderías, o en Portugal donde el toque de queda entra en vigor.

Las autoridades de casi todos los países descartan la idea de suavizar las medidas impuestas.

Francia, uno de los epicentros de la segunda ola en Europa (932 muertos en las últimas 24 horas), constata también una desaceleración de contagios, pero aún es demasiado “frágil” para relajar las restricciones el 1 de diciembre, señaló el gobierno. Las unidades de cuidados intensivos están ocupadas a un 95% y el “pico” de esta ola no se ha alcanzado.

Ver más: La transmisión del coronavirus en Europa es alarmante, OMS

El primer ministro Jean Castex indicó que el gobierno trabaja en “reglas” para el país hasta la llegada de una vacuna, en una entrevista el sábado en el diario Le Monde.

En Italia, donde cerca de la mitad de los italianos están en confinamiento parcial, la situación se agrava. En la región de Nápoles, declarada “zona roja”, como la Toscana, los hospitales están desbordados: a veces se atiende a los pacientes directamente en sus vehículos o en las ambulancias.

Pese a las señales de una ralentización del virus en Alemania, la canciller Angela Merkel estimó que la epidemia va a “ocuparnos todo el invierno”.

Austria, uno de los países europeos que mejor había salido en la primavera pasada de la primera ola de la pandemia del coronavirus, se vio obligada este sábado a anunciar un estricto confinamiento ante la incesante subida de los contagios.

Las nuevas medidas, comunicadas por el gobierno conservador ecologista en Viena, entrarán en vigor el próximo martes y regirán hasta el 6 de diciembre próximo inclusive.

Ver más: Son más de 130 agentes del Servicio Secreto de EE. UU. en cuarentena por COVID-19

El objetivo, según dijo el canciller federal, el conservador Sebastian Kurz, en una rueda de prensa es lograr una “reducción sustancial” de los contagios, descongestionar los hospitales y salvar las fiestas navideñas para las familias y para el comercio.

Las otras regiones británicas -Escocia, Gales e Irlanda del Norte- mantienen diversas restricciones para contener la pandemia.

Polonia registró 548 víctimas mortales con o por el coronavirus en las últimas 24 horas, lo que supone el máximo número de fallecidos en un día en ese país desde el comienzo de la pandemia.

Comparte: