20 Jun 2021 - 10:11 p. m.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, se reunirá con Joe Biden

Este es el primer encuentro en persona de ambos mandatarios desde que Estados Unidos anunció la retirada de sus tropas de Afganistán antes del 11 de septiembre.

AFP y EFE

Según un comunicado, la visita de Ghani, que estará acompañado por el presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional (HCNR), Abdullah Abdullah, pondrá en valor “la sólida colaboración entre Estados Unidos y Afganistán a medida que continúa la reducción militar”.
Según un comunicado, la visita de Ghani, que estará acompañado por el presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional (HCNR), Abdullah Abdullah, pondrá en valor “la sólida colaboración entre Estados Unidos y Afganistán a medida que continúa la reducción militar”.
Foto: WAKIL KOHSAR

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunirá con su homólogo afgano, Ashraf Ghani en la Casa Blanca el próximo viernes 25 de junio, en el primer encuentro en persona de ambos mandatarios desde que EE. UU. anunció que retirará sus tropas de Afganistán antes del 11 de septiembre.

Según un comunicado, la visita de Ghani, que estará acompañado por el presidente del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional (HCNR), Abdullah Abdullah, pondrá en valor “la sólida colaboración entre EE. UU. y Afganistán a medida que continúa la reducción militar”.

Le puede interesar: Así quedará Afganistán luego de la salida de las tropas estadounidenses

En su primera reunión, Biden buscará tranquilizar a Ghani sobre el apoyo de EE. UU. a Afganistán, incluida la asistencia diplomática, económica y humanitaria, dijo la Casa Blanca en un comunicado el domingo. “EE. UU. mantendrá un fuerte compromiso con el Gobierno de Afganistán para garantizar que el país nunca más vuelva a convertirse en un refugio seguro para los grupos terroristas que representan una amenaza para la nación estadounidense”, asegura el documento.

Biden confirmó el pasado 14 de abril de manera oficial la decisión de EE. UU. de retirar todas sus tropas de Afganistán antes del próximo 11 de septiembre, cuando se cumplirá el vigésimo aniversario de los ataques terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono y que desembocaron en la posterior invasión de Afganistán. Un día después del anuncio de Biden, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, aterrizó en Kabul en una visita sorpresa para reunirse con Ghani y Abdullah y abordar el repliegue militar.

Desde el anuncio, las operaciones de retirada se aceleraron y ya se completaron en más de un 50 %. Pero todavía hay puntos de tensión, sobre todo en lo que respecta a la suerte de unos 18.000 afganos que trabajaron con las fuerzas estadounidenses, algunos como intérpretes, que esperan obtener visados de inmigración a EE. UU. por miedo a represalias si los talibanes vuelven al poder en Kabul.

Le puede interesar: ¿Quiénes son los talibanes y qué tienen que ver con la paz en Afganistán?

El gobierno de Biden no considera necesario evacuar a ese personal en este momento y promueve la concesión de visados especiales, aunque el Pentágono lleva varias semanas indicando que está haciendo preparativos para una evacuación masiva.

La retirada ha desatado el temor de muchos en Afganistán de que pueda suponer el fracaso de las negociaciones de paz y el estallido de una nueva guerra civil. En este sentido, la nota insiste en que “EE. UU. continúa apoyando plenamente el proceso de paz en curso y alienta a todas las partes afganas a participar de manera significativa en las negociaciones para poner fin al conflicto”.

Organizaciones como Human Rights Watch han advertido de que la retirada de EE. UU. puede tener un impacto negativo en los avances de los derechos humanos en el país, especialmente para los sectores y comunidades más desprotegidos como las minorías, las mujeres y las niñas.

Le puede interesar: Biden sobre Afganistán: “Es momento de terminar la guerra más larga de Estados Unidos”

Por otra parte, los talibanes dijeron que la visita sería “inútil”, según informó el medio Al Jazeera. “Ellos (Ghani y Abdullah) hablarán con los funcionarios estadounidenses para preservar su poder e intereses personales”, dijo el portavoz talibán Zabihullah Mujahid. “No beneficiará a Afganistán”, agregó.

Recibe alertas desde Google News