Publicidad
1 Mar 2020 - 4:40 p. m.

Los colombianos otra vez están huyendo del país por la violencia

El número de connacionales que ha solicitado la condición de refugiado en el exterior ha aumentado de manera preocupante en los últimos años, según cifras de las Naciones Unidas y la Unión Europea. La violencia y la inseguridad son, de nuevo, las causas del éxodo.
Jesús Mesa

Jesús Mesa

Editor de Newsletters
Los colombianos otra vez están huyendo del país por la violencia

En una calle de Madrid, Juan Carlos recuerda con nostalgia su vida en Cali. Sus días transcurrían con normalidad. Trabajaba en una ONG, estudiaba de noche y bailaba los fines de semana. De vez en cuando se tomaba unas cervezas con sus amigos y ahorraba unos pesos para ver a la mechita en el Pascual.

“Tenía una vida normal”, recuerda en una charla telefónica. “Ahora que estoy fuera me toca empezar otra vez”, agrega

A Juan Carlos lo sacaron “corriendo” de Cali. Una tarde, después de llegar de su trabajo, recibió en la puerta de su casa un panfleto que lo declaraba “objetivo militar”, junto con otros miembros de su organización. Nunca supo quién envió la amenaza, pero lo que vino después fue un cúmulo de situaciones sospechosas, seguimientos y amenazas en redes sociales. “Vivía con miedo”, dice.

Contra su voluntad, siguiendo el consejo de su madre, Juan Carlos viajó a España sin tiquete de regreso. Al llegar a Madrid averiguó y solicitó ante el gobierno español el estatus de refugiado, que le fue concedido unos meses después. Desde entonces vive tranquilo, pero con la tristeza de no saber si podrá volver algún día.

El relato de Juan Carlos es uno de los cientos de miles que ha provocado la violencia en Colombia. No es nuevo, pues el país ha estado más de diez veces entre los primeros veinte países emisores de refugiados del mundo entre 1980 y 2019, según números de las Naciones Unidas. Y aunque se pensaba que con la firma del Acuerdo de Paz de 2016 habría un cambio positivo, el presente indica todo lo contrario.

Los colombianos están huyendo del país de nuevo. Y otra vez las causantes del éxodo son la violencia y la inseguridad. Solo el año pasado, al menos 29.000 colombianos solicitaron la condición de refugiados en España, según estadísticas oficiales de ese país. El número de solicitudes se triplicó en apenas un año, algo que muestra la delicada situación de orden público que se vive en la Colombia del posconflicto. La oficina de Acnur en España confirma que los colombianos que buscan refugio en el país alegan sobre todo persecución por motivos políticos y extorsión.

De acuerdo con las cifras más recientes de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), con corte a 2018, Colombia tiene cerca de 198.000 refugiados en el exterior. Sin embargo, dice Acnur que estos apenas son los números oficiales que les reportan los gobiernos. En otras palabras, la cifra de personas que están fuera de Colombia huyendo de la violencia podría ser mucho mayor. De hecho, hay organizaciones que hablan de al menos 400.000 exiliados.

Porque así como en España, los últimos reportes de la Unión Europea notaron un incremento llamativo en el número de solicitudes de refugiados colombianos en el último año. Según la UE, Colombia fue el quinto país que más peticiones de asilo presentó en los países de su territorio (32.340), solo detrás de lugares con graves crisis humanitarias como Siria, Afganistán, Venezuela e Irak. Países como España, Italia, Francia y Suecia fueron los preferidos por los colombianos para solicitar asilo.

Con respecto al caso colombiano, la Unión Europea no es muy optimista, pues piensan que “es probable que esta tendencia continúe, considerando que un tercio de todas las solicitudes se presentaron durante los últimos tres meses de 2019 y casi todas en un país de la UE”, reza el informe de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo.

Pero esta historia no es nueva. El conflicto que azota al país desde hace medio siglo ha generado 7,8 millones de desplazados internos (contabilizados a partir de 1985), un récord que ni siquiera Siria ha igualado.

“Pese a que hubo un avance después del proceso de paz, hay todavía mucha violencia, y estos datos están reflejados por el aumento de desplazados internos”, explica el representante de Acnur en Colombia, Jozef Merkx.

De hecho, desde la firma del Acuerdo de Paz, en noviembre de 2016, a febrero de 2020 se han registrado más de 800 asesinatos de líderes y lideresas sociales en Colombia, según cifras entregadas por Indepaz. Por su parte, Acnur registró alrededor de 53.000 nuevos desplazamientos en la primera parte de 2019, de ellos hay 39.000 asociados con conflictos violentos.

“El ambiente de polarización y la capacidad política de los partidarios de continuar la guerra sin dar espacio a las soluciones negociadas está facilitando la recomposición de muchas violencias y la persistencia de una crisis humanitaria en muchas regiones del país”, explica Camilo González Posso, director ejecutivo de Indepaz.

Los números tanto de Acnur como de España y la Unión Europea son contundentes y muestran una realidad que no se veía desde la década de los 2000, cuando miles de potenciales refugiados colombianos llegaban al exterior por oleadas huyendo de la violencia. Y mientras tanto, en los primeros días del 2020, la situación de derechos humanos en Colombia se sigue deteriorando, con emergencias humanitarias en la frontera con Venezuela, región del Catatumbo, el Putumayo, al sur en el límite con Ecuador, en la zona noroccidental de Antioquia, sur de Córdoba y Chocó, y en el norte del Cauca.

Síguenos en Google Noticias