Publicidad
20 Sep 2022 - 1:21 a. m.

Los helados Ben & Jerry’s, en medio del conflicto entre Israel y Palestina

Los fundadores de Ben & Jerry’s acusaron este domingo a Unilever de violar un acuerdo que se firmó hace 22 años, lo que, según dice la compañía, resulta en la venta de sus helados en Cisjordania ocupada.

Redacción Mundo y Afp

Ben & Jerry’s fue adquirida en 2000 por Unilever, con la condición de que la junta independiente del fabricante de helados pudiera tomar decisiones sobre su misión social.
Ben & Jerry’s fue adquirida en 2000 por Unilever, con la condición de que la junta independiente del fabricante de helados pudiera tomar decisiones sobre su misión social.
Foto: AFP - Agencia AFP

Ben Cohen y Jerry Greenfield, quienes fundaron la compañía en 1978 en Vermont, Estados Unidos, con el objetivo de “promover los derechos humanos y la dignidad”, dijeron que ya no podían permanecer de brazos cruzados después de que Unilever vendió su participación en el helado a un titular de licencia israelí.

🍧🍦 Un dato: Ben & Jerry’s fue adquirida en 2000 por Unilever, con la condición de que la junta independiente del fabricante de helados pudiera tomar decisiones sobre su misión social, un asunto que causó la disputa legal.

Le puede interesar: Funeral de Isabel II: así fue el último adiós a la reina en el Castillo de Windsor

“Ese acuerdo le dio autoridad sobre la misión social a la junta independiente de Ben & Jerry’s”, dijo Cohen en una entrevista con la cadena estadounidense MSNBC el domingo. “Unilever usurpó su autoridad y revirtió la decisión que se tomó y no podemos permitir que eso suceda”, agregó. Por su parte, Greenfield sostuvo que la decisión de no vender helados en los territorios palestinos ocupados “es coherente con los valores que la empresa ha tenido a lo largo de su historia: la lucha por los derechos humanos y la dignidad”.

¿Qué dice Unilever? Afirman que ellos conservan el derecho a tomar decisiones operativas para Ben & Jerry’s y que la venta no se podía deshacer porque se había cerrado de forma irrevocable.

¿Por dónde empezó el lío?

En julio del año pasado Ben & Jerrys anunció que podría dejar de vender sus helados en los territorios palestinos, que fueron tomados por el estado judío en 1967, diciendo que esto era “incompatible con sus valores”. Esa decisión fue saludada por los palestinos y considerada como una victoria de la campaña internacional de boicot (BDS) contra el Estado hebreo.

Le puede interesar: 19 de septiembre: los tres terremotos que marcaron México

A pesar del anuncio, el poseedor de la licencia, Avi Zinger, propietario de American Quality Products (AQP), siguió produciendo el helado en su fábrica de Tel Aviv y distribuyéndolo en las colonias israelíes, donde viven 700.000 personas en Cisjordania ocupada y en Jerusalén Este, yendo en contra de la decisión de la empresa.

En junio de este año, Unilever anunció haber vendido sus intereses comerciales en Israel a Avi Zinger. “Tras largos meses de negociaciones, hemos conseguido garantizar la producción y la venta de nuestros queridos helados en Israel y en Judea-Samaria (nombre dado a Cisjordania por Israel)”, sostuvo Zinger.

Le puede interesar: Protestas en Irán: ¿por qué las mujeres se están quitando el velo?

Ben & Jerry’s buscó impedir el trato con una orden judicial, sin embargo, un juez federal de Estados Unidos dictaminó que los argumentos de la compañía, que alegó que los clientes podrían confundirse en cuanto a los valores de la empresa, eran demasiado especulativos. “Ben & Jerry’s dijo a principios de este mes que planeaba enmendar su demanda que impugnaba la venta. Unilever debe responder antes del 1 de noviembre”, se lee en una publicación de The Guardian.

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Le invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias