Publicidad
5 May 2021 - 6:25 p. m.

¿Qué dicen en el mundo de los hechos de violencia en Colombia durante el Paro Nacional?

Distintas voces mundiales siguen rechazando el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía de Colombia para controlar violentas protestas contra el gobierno; condenan también los actos de vandalismo.
Este 5 de mayo se registra una nueva jornada de marchas en varias ciudades de Colombia.
Este 5 de mayo se registra una nueva jornada de marchas en varias ciudades de Colombia.
Foto: Agencia EFE

A Naciones Unidas, la Unión Europea, el Departamento de Estado y otras organizaciones que ya se pronunciaron en contra de los abusos policiales y los hechos de vandalismo en varias ciudades de Colombia, se suman otras voces que piden respetar la protesta y les piden a los manifestantes ejercer sus derechos, pero sin violencia.

El colombiano Juan González, director para el hemisferio occidental del Departamento de Estado de EE. UU., aseguró en su cuentan de Twitter que “el derecho a la protesta pacífica es una libertad fundamental. La destrucción innecesaria no lo es. La violencia que pone en peligro vidas no lo es. Y la observancia adecuada de los estándares de uso de la fuerza NO es negociable”.

Otros colombianos en Estados Unidos también se pronunciaron. Jessica Ramos, la senadora estatal por Nueva York, de origen colombiano, aseguró en su cuenta de Twitter: “Despertar para ver graves violaciones de derechos humanos en Colombia, especialmente en Palmira y Cali, donde vive la familia de mi padre. El Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) está siendo acusado de matar al menos a 35 personas, 31 personas están desaparecidas, cientos detenidas y una mujer violada”.

Albio Sires, miembro de la Cámara de Representantes, emitió un comunicado en el que rechaza la violencia policial en Colombia.

“Como un incansable defensor de Colombia durante 15 años en el Congreso de EE. UU., mi corazón está dolido por los colombianos en estos tiempos. Colombia está batallando una nueva ola de la pandemia de coronavirus y como el resto del mundo se ha enfrentado a incontables obstáculos intentando obtener dosis de la vacuna. Las escenas en las calles de Cali deben ser un llamado a la acción a los políticos en EE. UU. y en la comunidad internacional”. Agregó que la gente “está cansada y molesta y sus voces deben ser escuchadas”.

Senadores de EE. UU. como Jim McGovern también mostraron su preocupación. “Estoy profundamente preocupado por la brutal respuesta de la Policía Nacional de Colombia (PNC) a las protestas pacíficas durante el fin de semana”.

Gregory Meeks, demócrata, quien preside la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes. En un mensaje en Twitter, Meeks expresa su preocupación por los hechos de violencia durante el paro nacional en Colombia y le pide al mandatario colombiano moderar la respuesta.

“Estoy muy preocupado por la brutal respuesta de la PNC y el ESMAD a las protestas en Colombia. Estoy particularmente alarmado por los acontecimientos en Cali y pido al presidente @IvanDuque reducir la violencia y dejar claro que el uso excesivo de la fuerza es imperdonable”.

Otras voces

la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su preocupación por la vulneración de derechos humanos en ciudades como Cali. “Expresamos nuestra solidaridad con aquellos que han perdido sus vidas, o han sido heridos, así como con sus familias”, manifestó.

Debido a las múltiples denuncias de presuntos abusos de autoridad y la decisión del presidente de llevar soldados a las calles en determinados lugares para apoyar a la policía, la Alta Comisionada solicitó actuar con apego a la ley y el principio de protección a los civiles. Asimismo, hizo un llamado a la calma.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones.

Juan Guaidó, en entrevista con la W, aseguró que es necesario evitar cualquier exceso con respecto a la demanda social, pero también el respeto hacia las instituciones.

Save the Children Colombia también expresó su preocupación e indignación por los actos violentos ocurridos en el país, en donde se ven involucrados y afectados niños, niñas y adolescentes junto con sus familias. De acuerdo con un comunicado emitido por esta organización, “Save the Children hace un llamado urgente al respeto y garantía de los derechos humanos, así como al derecho a la libre asociación, movilización y protesta, sin deslegitimar las múltiples demandas e inconformidades manifestadas por distintos grupos sociales. Los hechos de vandalismo y delincuencia deben ser individualizados con todas las garantías procesales de un Estado de derecho, Save the Children rechaza firmemente el uso de la fuerza como mecanismo para resolver las diferencias”.

“En estos momentos de crisis debemos velar por la integridad y vida de los adolescentes y los jóvenes manifestantes en todo Colombia. Unido a su derecho a participar y protestar está la responsabilidad de no hacer un uso desmedido de la fuerza en su contra. Mis pensamientos están con las familias de aquellos fallecidos y desaparecidos en los últimos días”, sostuvo María Paula Martínez, Directora Ejecutiva de la fundación.

“Estamos profundamente alarmados por los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Cali (...) la pasada noche, cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes que protestaban contra la reforma tributaria, matando e hiriendo a varias personas”, declaró en Ginebra Marta Hurtado, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA publicó un comunicado en el que expresó “su profunda preocupación por los casos de uso desproporcionado de la fuerza pública que se han registrado en el marco de las movilizaciones y protestas que desde el 28 de abril se adelantan en el país”.

Jalina Porter, portavoz adjunta del Departamento de Estado, expresó en un comunicado que EE. UU. “está sumamente entristecido por la pérdida de vidas durante las protestas en toda Colombia en los últimos días”. Señaló que “en todo el mundo, los ciudadanos en países democráticos tienen el incuestionable derecho a protestar pacíficamente. La violencia y el vandalismo son un abuso de ese derecho”.

Amnistía Internacional hizo un llamado a las autoridades “a garantizar el derecho del pueblo colombiano a manifestarse pacíficamente y recuerda al presidente Iván Duque que desplegar a las Fuerzas Armadas en el control de manifestaciones solo incrementa el riesgo de que se cometan más violaciones de derechos humanos y crímenes de derecho internacional”.

Síguenos en Google Noticias