14 Sep 2019 - 3:15 a. m.

¿Quién escucha a los niños venezolanos?

Melissa Rosales, psicóloga y creadora de Psicochamos, explica cómo la crisis en su país provocó severos cambios en la sociedad venezolana, particularmente en niños y ancianos, quienes han tenido que asumir roles para los que no estaban preparados.

Angélica Lagos Camargo

El 2019 es el año de la migración infantil, dicen expertos: de 1’400.000 venezolanos que han llegado a Colombia, según Unicef, al menos 327.000 son niños y niñas; desde 2015, cuando comenzó a crecer el flujo fronterizo, han nacido 24.000 infantes en territorio colombiano; un tercio de la población de Venezuela tiene menos de catorce años, muchos de los cuales son hijos de migrantes, que se quedaron en su país al cuidado de un familiar, los abuelos o un conocido y quienes ya comenzaron este año el camino para el reencuentro con sus padres.

Detrás de esas cifras hay miles de historias de separación, abandono y duelos no manejados. Porque, aunque todos hablan de la severa crisis migratoria venezolana, que afecta a toda la región, pocos se enfocan en los niños: en los que se quedan esperando a sus padres o aquellos que migran con ellos, exponiéndose al rechazo de las comunidades a las que llegan, cambios abruptos en su entorno y, en algunos casos, violencia y abusos físicos y mentales. Son la población migrante más vulnerable y, sin embargo, son escasos los datos sobre ellos.

Comparte: