12 Apr 2019 - 12:20 p. m.

¿Se puede bloquear la extradición de Julian Assange a EE. UU.?

Mientras el gobierno de Ecuador dice que no sabía que existía un pedido estadounidense de extradición contra el fundador de Wikileaks, en Londres cada vez más políticos piden no enviarlo a la justicia estadounidense, que lo requiere para juzgarlo por "conspiración para cometer intrusión informática".

- Redacción Internacional

Esta es la prisión cerca de Londres, donde permanece Julian Assange, fundador de Wikileaks.   / AFP
Esta es la prisión cerca de Londres, donde permanece Julian Assange, fundador de Wikileaks. / AFP

Tras su detención este jueves en Londres, luego de que Ecuador le retirara el asilo concedido en 2012, Julian Assange, fundador de WikiLeaks, quedó en manos de la justicia del Reino Unido, que lo mantiene en la prisión de Wandsworth, en las afueras de Londres. Según confirmó la primera ministra, Theresa May, la detención se produce conforme con el acuerdo de extradición con EE. UU. 

El Departamento de Justicia estadounidense anunció que pidió su extradición para juzgarlo por "conspiración para cometer intrusión informática" por haber ayudado a la exanalista de inteligencia Chelsea Manning a obtener una contraseña con la cual acceder a miles de documentos de defensa confidenciales, y luego divulgarlos.  

La acusación contra Assange por parte de la justicia estadounidense es grave y la pena prevista para este tipo de actos se eleva a cinco años de prisión. Sin embargo, el equipo legal del fundador de Wikileaks dice que podría ser condenado a cadena perpetua o incluso pena de muerte, por haber revelado más de 90.000 documentos clasificados relacionados con acciones militares estadounidenses en Afganistán y cerca de 400.000 documentos secretos sobre la guerra de Irak.

Ver más: Las razones de la detención de Assange

Ese mismo año comenzó a sacar, muy a conveniencia de los intereses del propio Assange, cerca de 250.000 cables diplomáticos provenientes del Departamento de Estado de EE. UU.

Todo indica que Assange permanecerá detenido por lo menos un año -otros expertos legales señalan que serán dos- en una celda británica, por saltarse las condiciones de su libertad provisional. El juez inglés Michael Snow lo declaró este jueves culpable por no haberse presentado ante la justicia hace seite años, cuando debía responder por unos delitos sexuales supuestamente cometidos en Suecia.

"Que no lo extraditen a EE. UU."

En paralelo, el periodista australiano deberá comparecerá de nuevo el 2 de mayo ante la Corte de Magistrados de Westminster (Londres), a través de videoconferencia desde la prisión, para iniciar el proceso sobre su extradición a Estados Unidos.

Pero cada vez más voces piden no enviarlo a EE. UU. El líder de la oposición laborista británico, Jeremy Corbyn, pidió que Assange, detenido el jueves en la embajada de Ecuador en Londres, no sea extraditado a Estados Unidos.

 

"El Gobierno británico debería oponerse a la extradición de Julian Assange a EE.UU. por revelar pruebas de las atrocidades en Irak y Afganistán", escribió Corbyn en su cuenta de Twitter.La petición de asilo a Ecuador se produjo al término de un largo proceso de extradición a Suecia en los tribunales británicos y dio comienzo a un caso difícil de solucionar, pues el Reino Unido se ha negado reiteradamente a facilitarle un salvoconducto que le permita poner rumbo al país latinoamericano.

La secretaria del Interior, Diane Abbott, incluso le pidió a Theresa May bloquear la extradición de Julian Assange a EE. UU. De acuerdo con el periódico The Guardian, la Secretaria le pidió a May que, "de la misma manera que intervino en el caso del pirata informático Gary McKinnon, haga lo mismo con Assange". 

 En 2012, como secretaria del Interior, May detuvo la extradición de McKinnon por motivos de derechos humanos después de que los médicos advirtieran que corría el riesgo de suicidio si lo enviaban a un juicio en los Estados Unidos. Abbott dijo que se deben usar motivos similares para bloquear la extradición de Assange.

Pero May está ahora atrapada en la turbulenta salida de su país de la Unión Europea, presionada por todos los frentes políticos, por la Unión Europea que ya le puso plazo a la salida del país y, además, por su "aliado" Donald Trump. El último es el más inestable de sus problemas, pues mientras que durante la campaña de 2016 felicitó a Wikileaks por filtrar información que afectó la campaña de Hillary Clinton, ayer dijo: "Yo no sé nada de Wikileaks".

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) recuerda en un comunicado de prensa que la acusación está relacionada por su interacción con la exsoldado Chelsea Manning, una exanalista de inteligencia del Ejército de EE.UU. declarada culpable bajo la ley de espionaje por filtrar información clasificada a Wikileaks.

Indica además el CPJ que, de acuerdo con la acusación, Assange ofreció ayuda a Chelsea para descifrar una contraseña para que tuviera acceso a información clasificada, lo que se remonta al 2010.

Manning filtró al portal WikiLeaks más de 700.000 documentos clasificados como secretos sobre las guerras de Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado.

Ver más: ¿Qué le espera a Julian Assange tras su detención en Londres?

El CPJ destaca que la acusación contra Assange no le culpa explícitamente de publicación, lo que alega tendría amplias implicaciones para la libertad de prensa, pero interpreta su interacción con Manning como parte de una conspiración criminal.

Ecuador no sabía sobre orden de extradición

En medio de la polémica sobre su extradición a Estados Unidos, el ministro de Exteriores de Ecuador, José Valencia, aseguró que Ecuador no sabía que existía esa orden cuando decidió quitarle el asilo y suspenderle la nacionalidad ecuatoriana, otorgada en 2017.

"Sobre si Ecuador conocía si había, o no, un pedido de extradición en contra del Sr. Assange una vez saliera de la Embajada, la respuesta es clara: ¡No!", dijo tajante el ministro en respuesta a una pregunta de Efe durante un encuentro este jueves con varios medios internacionales.

En la comparecencia con medios extranjeros, también participó la ministra del Interior, María Paula Romo, quien justificó la decisión después de haber verificado tres veces con Gran Bretaña que no sería extraditado "a un país en donde pudiera correr peligro su vida".

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.