Publicidad
27 Dec 2021 - 8:06 p. m.

Sudáfrica vive una semana de duelo por la muerte de Desmond Tutu

Tras la muerte de Desmond Tutu, Sudáfrica vive una semana de encuentros organizados en honor a su legado. Por ejemplo, la diócesis de Pretoria y el Consejo de Iglesias de Sudáfrica organizarán un servicio conmemorativo en la capital. Esto, además del servicio íntimo pensado para su viuda, “Mama Leah”, la familia y amigos.
El funeral de Desmond Tutu tendrá lugar el 1 de enero en la catedral de San Jorge, en Ciudad del Cabo, donde a pesar de la lluvia continúan llegando sus conciudadanos para depositar una ofrenda floral.
El funeral de Desmond Tutu tendrá lugar el 1 de enero en la catedral de San Jorge, en Ciudad del Cabo, donde a pesar de la lluvia continúan llegando sus conciudadanos para depositar una ofrenda floral.
Foto: Rodger Bosch - Agencia AFP

Sudáfrica comenzó una semana de duelo por la muerte del arzobispo Desmond Tutu, símbolo de la lucha contra el apartheid, pero también un cálido y carismático comunicador, cuya partida deja huérfano al país. El premio Nobel de Paz, que murió de manera apacible a los 90 años, había desaparecido de la vida pública en los últimos meses, pero todos recuerdan la tenacidad y la franqueza con las que denunció las injusticias.

El presidente Cyril Ramaphosa visitó a la familia. “Era valiente, sincero y le queríamos por ello, porque daba voz a aquellos que no la tienen”, declaró el jefe de Estado a la prensa a la salida de la casa de Tutu, en Ciudad del Cabo.

Le puede interesar: Desmond Tutu, un faro moral para Sudáfrica

Su funeral tendrá lugar el 1 de enero en la catedral de San Jorge, en Ciudad del Cabo, su antigua parroquia, donde a pesar de la lluvia continúan llegando sus conciudadanos para depositar una ofrenda floral. El presidente sudafricano Cyril Ramaphosa tenía previsto visitar el lugar por la tarde, según fuentes oficiales. El cuerpo de Tutu reposará el viernes en una capilla ardiente de la catedral, antes de ser incinerado.

A raíz del COVID-19, la asistencia estará limitada a un centenar de personas, precisó la Iglesia Anglicana en una conferencia de prensa en la que alentó a los fieles a seguir la misa desde casa.

“Cuando éramos jóvenes militantes, si el arzobispo Tutu estaba presente, la policía o el ejército nunca nos disparaba. ¿Por qué? Realmente no lo sabemos. Pero nos servía de escudo”, tuiteó Panyaza Lesufi, responsable del Congreso Nacional Africano (ANC), el partido que enterró el apartheid y se mantiene en el poder en Sudáfrica.

El “Arch”, diminutivo de arzobispo en inglés con el que se lo conocía de manera afectuosa en su país, “es el último de una generación extraordinariamente sobresaliente de dirigentes africanos”, escribió la viuda de Nelson Mandela, Graça Machel, al saludar “la pérdida de un hermano”. Con el “coraje indescriptible” que tenía para luchar, “permanecía decidido y sin miedo, liderando las manifestaciones con su vestimenta clerical y su crucifijo como escudo”, describió.

Le sugerimos: El apartheid, el enemigo contra el que luchó Desmond Tutu

“Una vida llena de sentido”

La Iglesia anglicana anunció una semana de conmemoraciones. Hasta el viernes, las campanas de la catedral de San Jorge repicarán diez minutos a partir del mediodía para recordarlo. El arzobispo de Ciudad del Cabo ha pedido que, aquellos que lo deseen, “hagan una pausa en sus tareas” para pensar en Tutu.

El miércoles, la diócesis de Pretoria y el Consejo de Iglesias de Sudáfrica organizarán un servicio conmemorativo en la capital. El jueves por la noche está previsto un servicio íntimo para la viuda de Tutu, “Mama Leah”, la familia y amigos.

Entre tanto, los homenajes en su nombre siguen llegando desde todo el mundo, incluyendo aquellos de parte de jefes de Estado y autoridades religiosas. Por ejemplo, el papa Francisco destacó su papel en la “promoción de la igualdad racial y la reconciliación” y el Dalái Lama, viejo amigo de Tutu, elogió a “un gran hombre enteramente dedicado al servicio de sus hermanos y hermanas”.

Desmond Tutu adquirió su notoriedad en las horas más oscuras del apartheid, cuando encabezó marchas pacíficas contra la segregación y cuando abogó por sanciones contra el régimen de supremacía blanca de Pretoria. A diferencia de otros militantes de su época, sus hábitos lo salvaron de ser encarcelado y su lucha pacífica fue reconocida con el Premio Nobel de la Paz en 1984.

Tras la llegada de la democracia en 1994 y la elección de su amigo Nelson Mandela como presidente, Desmond Tutu, que dio a Sudáfrica el apelativo de “nación del Arcoíris”, presidió la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), creada con la esperanza de pasar la página del odio racial.

👀🌎📄 ¿Ya estás enterado de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias