Monseñor Andrés Tirado, el sacerdote de los poseídos por el Diablo