¿Por qué se habla tanto de las porristas norcoreanas en los Olímpicos de Invierno?

Trajes idénticos, gestos milimétricamente calculados, coreografías perfectas y sonrisas intocables, así son las "Pom pom girls", quienes han abierto un debate sobre el régimen de Corea del Norte.

AFP

Desde su llegada a Corea del Sur, actual sede de los Juegos Olímpicos de Invierno 2018, un grupo de porristas norcoreanas se han robado la mirada de espectadores y medios de comunicación. Las 229 Pom pom girls, como se hacen llamar, han protagonizado cientos de fotografías y videos en los que sobresale su milimétrica coordinación y sus sonrisas inquebrantables.

Ellas visten uniformes idénticos con los colores de Corea del Norte mientras cantan y bailan sincronizadas apoyando a los atletas de su país en los diferentes encuentros deportivos del evento.

Le puede interesar: Con ruanas y sombreros, la delegación colombiana desfiló en PyeongChang

En algunas de sus coreografías, han danzado con la bandera de la unificación coreana en sus manos y han conseguido que un recinto entero hiciera “la ola” al son de una melodía que decía "Corea del Norte y Corea del Sur son solo una". Estos juegos se han caracterizado por pretender ser los "Juegos de la Paz" entre las dos Coreas, que no han firmado un armisticio después de la guerra de 1953. 

A pesar de la alegría que pueden proyectar con sus gestos las más de 200 animadoras que hacen parte del grupo de porristas, cientos de internautas se han cuestionado sobre la autenticidad de estos actos que, para muchos, no son más que un reflejo del estricto régimen de Kim Jong-un, líder norcoreano, y la falsa imagen que quiere proyectar al mundo.

Lea también: Canciones emblemáticas: un manual del K-pop para la temporada olímpica

Las apariciones de las Pom pom girls han sucitado críticas, aplausos e incluso chistes. 

 

 

Según le dijo a la AFP An Chan-Il, un desertor que ahora es investigador en el Instituto Mundial de Estudios de Corea del Norte, las animadoras son elegidas por el régimen según rigurosos criterios. Las integrantes del "Ejército de bellezas", como fue apodado por Corea del Sur, "deben superar los 163 centímetros de altura y proceder de buenas familias".

"Aquellas que tocan un instrumento proceden de una orquesta, y muchas otras son estudiantes de la elitista Universidad Kim Il-Sung", afirmó el norcoreano.