Abuso de niña de tres años, el nuevo episodio de un crimen sin control