Cerca de 400 menores de edad han sido capturados en Bogotá durante 2016

Según datos de la Policía Metropolitana de Bogotá, el 80% de menores de edad capturados son dejados en libertad.

Policía Nacional.

La Alcaldía de Bogotá continúa su plan de trabajo para buscar retornar la confianza de los ciudadanos en uno de los temas que más los ha preocupado: la seguridad, que es, a su vez, uno de los tres ejes sobre los que Enrique Peñalosa, alcalde Mayor de la capital, delineó sus prioridades para su plan de trabajo en estos cuatro años.

No es secreto que los menores de edad son los más utilizados por los delincuentes para que lleven a cabo su objetivo. Según cifras de la Policía Metropolitana de Bogotá, en lo que va corrido del 2016 han sido capturados aproximadamente 400 niños y preadolescentes por diferentes delitos, principalmente por hurto (53%), tráfico y porte de estupefacientes (22%), lesiones personales (8%), y delitos sexuales (6%).

La cifra preocupa a las autoridades, aduciendo que hay una mala interpretación de la Ley de Infancia y Adolescencia. Según datos de la entidad, el 80 % de menores de edad capturados en Bogotá, son dejados en libertad. Al no poder ser juzgados igual que un mayor de 18 años, cuando son capturados, los menores de edad son ingresados al Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes (SRPA).

Informes de la Policía y de la Secretaría de Gobierno de Bogotá indican que entre enero y noviembre de 2015 fueron capturados 6.042 jóvenes, de los cuales el 60 por ciento pertenecía a las localidades de Kennedy, Suba, San Cristóbal, Rafael Uribe Uribe, Bosa, Fontibón y Ciudad Bolívar.

La cifra fue dada a conocer tras la recaptura de tres menores de edad, que fueron señalados de haber hecho múltiples robos en el transporte público que transita por la localidad de Usme. Uno de los jóvenes pertenecientes a la banda ya tenía al menos 10 anotaciones por delitos similares.

Juliana Cortés, subdirectora de Responsabilidad Penal del ICBF, aseguró en diálogo con BluRadio que “la mayoría de estos adolescentes no ha tenido ni siquiera contacto con el sistema educativo o están en quinto de primaria; es una suma de causas que hacen que estos menores lleguen al Sistema de Responsabilidad Penal”. Según la funcionaria, el fenómeno de la delincuencia juvenil es consecuencia de situaciones difíciles en el entorno familiar, educativo y económico.