Hubo mensajes de solidaridad y respaldo a la Policía

Colombia unida dijo basta y reclamó paz

Alrededor de 35.000 personas se congregaron en la Plaza de Bolívar para rechazar el terrorismo y mandar un mensaje de respaldo a la Policía, tres días después del atentado con carro bomba que estremeció la Escuela de Cadetes General Santander, dejando 21 muertos.

Los pañuelos blancos y los mensajes de afecto marcaron la movilización.

El atentado que el pasado jueves sacudió la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, dejando un saldo de 21 muertos y 87 heridos, sigue estremeciendo los corazones de los colombianos. Ello quedó en evidencia ayer, cuando miles de personas marcharon en las principales ciudades del país para rechazar lo ocurrido, expresar afecto y respaldo a la Policía, y reclamar paz. (VEA: Colombia marchó para exigir paz)

Solo en Bogotá se calcula que salieron a las calles al menos 35.000 personas, entre familias, niños, activistas, estudiantes, organizaciones, ciudadanos y algunos políticos, entre ellos el presidente Iván Duque y el alcalde Enrique Peñalosa. Los puntos de encuentro fueron el parque Nacional y el Centro de Memoria, desde donde partieron miles de manifestantes con destino a la Plaza de Bolívar.

Las diferencias y los desacuerdos quedaron de lado y las personas se unieron bajo un solo clamor: basta ya. Las consignas de los manifestantes —quienes vistieron de blanco y portaban pañuelos en homenaje a las víctimas— se centraron en un llamado a la paz, rechazo vehemente al terrorismo y, especialmente, respaldo y afecto con los policías. Por ello, era habitual que durante el recorrido hubiese abrazos y muestras de afecto a los uniformados que asistieron a la marcha, pero que también tuvieron la tarea de custodiarla.

Las lágrimas, el dolor colectivo y la pena fueron parte de la marcha. Hubo espacio para escenas conmovedoras, como cuando un grupo de policías rompió en llanto mientras eran aplaudidos y abrazados por decenas de ciudadanos. Para muchos, se llegó el momento de dejar atrás los odios y rencores, y trabajar unidos por un país mejor en el que prime la paz.(LEA:   Medellín marchó contra el terrorismo)

“Es satisfactorio porque cuando uno llega a un sitio de estos se da cuenta de que es una indignación general. A todos los ciudadanos les afecta, porque cualquiera pudo haber sido víctima. Quienes están tomando estás retaliaciones no piensan en nada, porque pudo haber sido una tragedia de enormes dimensiones”, aseguró William Suárez, un suboficial retirado del Ejército.

“No podemos seguir tolerando esta situación, porque caen justos e injustos. En Colombia no queremos guerras, pero queremos una paz verdadera. Estuve más de 30 años en la Armada y me ha tocado vivir el dolor de muchas familias, así que exigimos, queremos verdad y justicia”, indicó Giancarlo Arias.

Si bien la manifestación sirvió para condenar las actuaciones de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (Eln), también hubo quienes, sin dejar de repudiar lo ocurrido, insistían en el diálogo para lograr una salida negociada al conflicto. Durante la marcha también hubo voces para rechazar los asesinatos de líderes sociales.

“Como sociedad civil estamos unidos con la patria, por encima de los partidos, para enviar un mensaje al terrorismo: estamos unidos y nos levantaremos las veces que sean necesarias contra las acciones criminales. Es el momento de que se entienda que sin justicia no habrá paz”, manifestó Giancarlo Arias, uno de los marchantes.

“Vengo a la marcha porque considero que es importante salir por ideales y no por movimientos políticos o personas. Marchamos por el derecho a la vida digna y reconozco que el terrorismo está acorralando al mundo, pero hay que rechazar todo tipo de violencia. Queremos que la gente vibre por la vida”, dijo a su turno Verónica Ferrer, otra de las manifestantes.

Por su parte, Dioselina Barrios, quien marchó junto a su familia, expresó sus condolencias a los policías y pidió el cese de la violencia. “Es por los policías que estamos aquí. Pero también salimos a rechazar la violencia y la sangre, queremos paz y justicia en el país”. Mauricio Rodríguez, quien estuvo acompañado de su hija, concluyó: “No podemos distinguir muertos en este país. Tenemos que solidarizarnos y recapacitar sobre el rumbo de Colombia. Salimos a expresar que no hay muertos de primera ni de segunda”.

Desde la Catedral Primada de Colombia, donde hubo una eucaristía por las víctimas del carro bomba, el presidente Iván Duque expresó su pesar por la muerte de los jóvenes cadetes, a quienes agradeció su decisión de proteger a los colombianos y servirle al país. También rechazó el uso del terrorismo y la violencia.

“No nos doblegaremos jamás como sociedad ante el terrorismo. No solo porque desprecia la vida que nosotros valoramos, sino también porque es la peor forma de corrupción. Es la degradación moral, la degradación ética y la pérdida absoluta de todos los valores. Busca corroer los lazos que nos unen como sociedad e intimidarnos para que sacrifiquemos nuestra democracia y nuestra justicia”, precisó el primer mandatario.

835083

2019-01-20T21:00:00-05:00

article

2019-01-21T08:31:23-05:00

[email protected]

none

-Redacción Bogotá - [email protected]

Bogotá

Colombia unida dijo basta y reclamó paz

40

5599

5639