Cuatro capos de la salsa, entre las drogas y la adicción a la música