El plan para recuperar el San Juan de Dios

Aún queda pendiente que lo apruebe el Ministerio de Cultura. El Distrito, sin embargo, puede avanzar en la llamada fase cero.

Al menos nueve años y $746.624 millones. Ese es el tiempo y el costo de la recuperación del complejo de edificios del Hospital San Juan de Dios. Son cifras que la Alcaldía ha ventilado este año en varios escenarios, pero que se hicieron oficiales el jueves pasado, cuando la Universidad Nacional le entregó al Distrito el informe final del Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP). Se trata de una hoja de ruta que deberá seguir la administración para cumplir su objetivo de recuperar la estructura para rehabilitar los servicios de salud como hospital de cuarto nivel.

El Distrito dio a conocer la noticia un día después de revelar el decreto que le permitirá expropiar los 24 edificios, un trámite que le permitirá quedarse con estos más rápido de lo esperado. A esto se llegó luego de que surgieron líos sobre la propiedad de los mismos, que enredaron su compra tal y como la Alcaldía la había planeado a comienzos del año.

La elaboración del PEMP duró año y medio y, como lo muestra el gráfico, está planeado para que lo ejecuten en cinco etapas (de la cero a la cuatro). Los pasos que ha dado la Alcaldía (poner a funcionar un jardín infantil y un laboratorio de Medicina Legal, así como la apertura de una central de urgencias programada para septiembre u octubre) corresponden a la fase cero. Seguir adelante con las demás dependerá del Ministerio de Cultura. La razón es que las demás fases corresponden a intervenciones estructurales, con fines de restauración, para las que se requiere un visto bueno del Ministerio, dado que el San Juan es patrimonio nacional.

Un concepto igual se tramitó primero, y fue positivo, para intervenir el Instituto Materno Infantil (IMI), que hace parte del complejo del San Juan. Sin embargo, sigue pendiente para el resto de edificios, así que su espera puede volver a ralentizar un proceso que, de todas formas, es previsible que herede el próximo alcalde.

La directora del Instituto Distrital de Patrimonio, María Eugenia Martínez, considera que aunque esperan la aprobación del PEMP, el solo hecho de dejarlo listo es un logro mayúsculo, particularmente por su nivel de detalle. “Despertar un elefante dormido es muy difícil”, ilustra. “Este no es cualquier trabajo”.

El documento contiene, en términos generales, las obras requeridas para la recuperación de los edificios, algunos de los cuales están en riesgo alto. Define, además, el uso que se les debe dar: docencia, investigación, cultural, salud, comunitario.

La pregunta obvia es: ¿quién asumirá la inversión? Es previsible que la administración Petro, que pagará $150.000 millones por el complejo una vez lo expropie, también comprometa recursos en el presupuesto de 2016, pero mantener la inyección de dinero dependerá de la voluntad política del próximo alcalde. El Distrito, sin embargo, no es el único responsable. En junio de 2012 el Tribunal Administrativo de Cundinamarca profirió un fallo en el que les ordenó a Alcaldía, Gobernación y Nación recuperar el Hospital. ¿Estarán todos dispuestos? Al menos el presidente Juan Manuel Santos, en su discurso en las instalaciones del San Juan el 11 de febrero pasado, dijo sobre este caso: “cuente, doctor Petro, conque el Gobierno Nacional lo va a seguir ayudando”.