Hay cuatro nuevos Cartuchos

La Policía ha realizado más de 800 capturas este año. Sin embargo, la Secretaría de Gobierno asegura que hay problemas “críticos” para las judicializaciones.

Que en Bogotá existe una gran ‘olla’, llamada el Bronx, de donde sale el 90% de la droga que se vende en la ciudad, no es un secreto para nadie. Que esa gran ‘olla’ es el mismo Cartucho, símbolo máximo de la degradación social, que por años funcionó a pocas cuadras de la Alcaldía, tampoco. Pero que el microtráfico de estupefacientes ha expandido sus tentáculos por la capital, de tal manera que ya no hay uno sino cuatro Cartuchos y al menos ocho ‘ollas’ en zonas residenciales, es una nueva y difícil realidad revelada por la propia Policía Metropolitana, la cual será discutida este mes en un debate de control político en el Concejo.

Según datos oficiales, la Policía ha identificado sectores de venta y consumo de estupefacientes, con la presencia de habitantes de la calle, llamados “cartuchitos” (ver infografía). Son ellos: la calle del Bronx; el sector de Abastos del barrio María Paz, en Kennedy; dos calles del barrio San Bernardo, en Santa Fe, y una calle del barrio Las Cruces.

Pero, además, están referenciados por las autoridades los sitios residenciales en donde se venden y consumen drogas. Se trata de zonas con gran presencia de establecimientos abiertos al público y población flotante. Están en las localidades de Usaquén, Chapinero, Suba, Barrios Unidos, Usme, Tunjuelito, Bosa y Kennedy.

Unos datos, obtenidos a través de un derecho de petición por el concejal Felipe Ríos —citante del debate en el Concejo—, que tienen en alerta a la Policía, que viene adelantando el Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes como estrategia para identificar los riesgos y los epicentros estructurales de violencia y criminalidad.

La lucha contra estas ‘ollas’ no resulta nada fácil. Así lo reconoció Enrique Flórez, subsecretario de Gobierno para asuntos de convivencia y seguridad, quien contó que la administración trabaja de la mano con la Policía en el Consejo Distrital de Estupefacientes. “Tenemos problemas críticos en el tema de la judicialización y las extinciones de dominio, porque son procesos demorados. También, a veces carecemos de personal suficiente para desmantelar estos sitios”. Y agrega un ejemplo: en Ciudad Bolívar hay unas 300 ‘ollas’ pequeñas y apenas seis unidades de Policía Judicial.

Por eso no sorprende que, a pesar de que en los últimos tres años la Policía ha realizado acciones continuas para controlar y desvertebrar estos sitios (ver los datos en la infografía), por ahora éstos continúan allí. En concepto del subsecretario de Gobierno, al problema de la venta hay que añadirle el del consumo de drogas que “viene en aumento. Por eso, otro de los retos es la prevención y atención al consumidor”.

El asunto será discutido este mes en el Concejo, en una fecha que aún no ha sido definida. Al debate de control político está citada la Secretaría de Gobierno e invitada la Policía Metropolitana.

Temas relacionados