Homero Simpson, la cara de la delincuencia en la calle del Bronx