Investigan si proliferación de moscas en Doña Juana es por fincas que funcionan como porquerizas

CGR, operador a cargo del botadero, defendió las labores de fumigación que ha emprendido ante las denuncias de la comunidad que, con videos en mano, advirtió de un aumento significativo en la cantidad de vectores.

Cristian Garavito - El Espectador

Nuevamente se repitió la escena que agobia a los vecinos del relleno sanitario Doña Juana, en el sur de Bogotá: centenares de vectores (moscas) que se posan sobre casas, colegios y fincas de los barrios Mochuelo Alto y Bajo. “Estamos desesperados, las moscas se levantan como nubes”, reclamó uno de los líderes de la comunidad. Sin embargo, el operador del botadero defendió este miércoles los trabajos de fumigación emprendidos y aseguró que investiga si la proliferación obedece a fincas aledañas al relleno que funcionan como porquerizas.

(Lea: "Las moscas se levantan como nubes”: vecinos de Doña Juana denuncian aumento de insectos)

A través de un comunicado, en respuesta a los videos e imágenes divulgadas por los habitantes y en los que queda en evidencia el aumento significativo en la cantidad de vectores, el operador CGR manifiesta que “trabaja de manera continua” para evitar las incomodidades y sostiene que las labores de fumigación son realizadas cada tercer día por un equipo de 10 personas asistido por drones. 

"Nosotros como operador del relleno continuamos con las labores de fumigación con 10 personas internas dentro del botadero y una empresa externa que está contratada para llevar a cabo esta actividad cada tercer día, así mismo estamos acompañando la fumigación con dos drones", declaró Carlos Vega, director técnico del Relleno Sanitario Doña Juana.

"Redoblamos los trabajos en la zona de deslizamiento del 2015 y, en la zona de disposición actual, y también contratamos cinco personas para la aplicación de cal que ayuda a disminuir vectores y olores", agregó Vega, advirtiendo que en las zonas aledañas al relleno existen fincas que funcionan como porquerizas, por lo que se indaga –en cabeza de un biólogo entomológo– si las moscas que se están presentando fuera del relleno son debido a dichos negocios.

Desde el fin de semana se registra una gran proliferación de los insectos en barrios y veredas vecinas del relleno. Según denuncian los pobladores, hay moscas en las casas, colegios, fincas y caminos, que les han impedido incluso comer pues no hay lugar en el que puedan aislarse de las moscas. Están en ventanas, pisos, paredes.

No obstante, la denuncia va más allá: los líderes de los Mochuelos aseguran que el pasado sábado, en la noche, una parte del relleno que acoge al día más de 6.000 toneladas de basura se agrietó, dando origen al aumento de la plaga. Previamente, CGR se pronunció y rechazó que se haya generado deslizamiento alguno dentro del botadero.