Municipios de Cundinamarca reciben agua cada 11 días

Anapoima, Anolaima, Apulo, Cachipay, El Colegio y Viotá, se han declarado en alerta naranja por el desabastecimiento.

La escasez de agua y el almacenamiento indebido del líquido se han convertido en dos de los problemas que más afectan a Cundinamarca en el inicio de año. Incendios forestales y varios casos de dengue y chikungunya, han sido las principales consecuencias de los problemas con el agua que se han presentado en el departamento.

La Mesa es el municipio más afectado por el Fenómeno de El Niño. Los habitantes de la mayoría de sectores de La Mesa aseguran que reciben agua, una vez cada once días, a través del acueducto; según los afectados, el líquido les llega en intervalos de entre 8 y 24 horas. En cuanto a las áreas rurales, el abastecimiento de agua es realizado a través de carrotanques.

Mercedes Rodríguez, alcaldesa del municipio, manifestó que han visto muy afectada su agricultura. Según la mandataria municipal, hay cultivos como el de mango que están teniendo bastantes problemas con su cosecha, por lo que advirtió que el panorama es preocupante.

“Estamos haciéndole una invitación a la comunidad en tres aspectos fundamentales: el uso racional del agua, la prevención de incendios y en el uso eficiente de la energía. Se prohibió el lavado de carros y se pidió a las personas que reutilicen el agua”, indicó Rodríguez en diálogo con Caracol Radio.

Por otra parte, el municipio de Apulo, también en Cundinamarca, fue declarado en alerta naranja ya que también registra escasez de agua, que se distribuye uno de cada cuatro días para cada sector del municipio. Gustavo García, alcalde de Apulo, dijo que febrero y marzo serán meses aún más difíciles, por lo que indicó las medidas de la Alcaldía para frenar el desabastecimiento del líquido.

“Se expidió un decreto prohibiendo las quemas controladas y la pólvora. El caudal de agua que recibimos se ha disminuido en la mayor parte del tramo”, aseguró García.

Anapoima, Cachipay, Anolaima, El Colegio y Viotá, son otros de los municipios de Cundinamarca que se encuentran en alerta naranja por el fuerte desabastecimiento que se presenta en el departamento desde hace varios meses.