Otra obra abandonada en Bogotá por una firma española

Se trata de una infraestructura por $3.476 millones que se le adjudicó a la constructora española Herreña Fronpeca, sucursal Colombia, que debía entregarla en junio de 2013, pero no cumplió.

Así dejó la firma española Herrera Fronpeca la UPA Los Libertadores. / Archivo

 La localidad de San Cristóbal ha sido una de las más violentas de la capital. Por ejemplo, entre 2013 y 2014 el índice de homicidios aumentó 86%. Por eso ediles y líderes comunales han solicitado en los últimos años más seguridad y puestos de salud. Atendiendo la petición, en octubre de 2012, la Secretaría de Salud contrató la construcción de una UPA (Unidad Primaria de Atención) en la zona Los Libertadores. La obra, por $3.476 millones, se le adjudicó a la constructora española Herreña Fronpeca, sucursal Colombia, que debía entregarla en junio de 2013, pero no cumplió. Tras cuatro prórrogas, finalmente el contratista la abandonó.

Rafael Chávez, coordinador de la mesa cabildante de Salud en la zona, radicó a finales del año pasado un derecho de petición para preguntar por los trabajos. La respuesta de la dirección de Infraestructura de la Secretaría fue: “Se realiza una evaluación del contrato para culminar el proceso liquidatario y obtener los insumos para la apropiación de recursos y fijar los tiempos para la culminación de la obra”. (Vea: Tres colegios nuevos, en veremos)

La edil Edith Parada sostuvo que esta es la segunda vez que la administración distrital incumple con obras importantes para la localidad. La primera fue una casa de justicia que había costado $3.208 millones. El Distrito la inauguró en septiembre de 2014, luego de cinco años de retrasos.

La Secretaría de Salud le respondió a este diario que en mayo de 2014 se declaró el incumplimiento de la constructora Herreña Fronpeca. Del valor del contrato, se ejecutaron $1.278 millones, es decir, el 36%. El contrato se liquidó en octubre de 2014. Ante esta situación, la Secretaría asignó $300 millones para realizar una evaluación de la construcción actual y su calidad. Según la entidad, la obra estaría terminada en 2016.

La situación es más grave de lo que parece. La Secretaría confirmó que la constructora Herreña Fronpeca también incumplió con obras de infraestructura hospitalaria en Kennedy y Antonio Nariño. La ampliación del hospital de Kennedy quedó en veremos, porque la firma la dejó desde 2012, esto sin contar que también abandonó la construcción de la torre Materno Infantil del Hospital Universitario de Neiva.

En el caso del hospital de Kennedy, la Secretaría ha trabajando este año en un estudio de suelo y en la revisión de diseños eléctricos, redes de voz y datos. Los que entregó Herreña Fronpeca, dice la Secretaría, “fueron aprobados en 2010, pero no corresponden a la norma”. Cuando termine el proceso se elaborarán nuevos pliegos. Ante los retrasos, la Secretaría realizó un convenio con el Hospital Occidente de Kennedy por $600 millones para ampliar el área de urgencias.

La insolvencia de la sociedad se confirmó en agosto de 2014, cuando la Superintendencia de Sociedades le negó la solicitud de liquidación judicial. El rechazo fue por no entregar estados financieros básicos ni adjuntar un inventario de pasivos y activos. Además, la firma no explicó por qué terminó en situación de insolvencia. Este diario intentó conocer la versión de la constructora, pero no fue posible contactarla.

Este es un nuevo caso de empresas españolas que han firmado contratos con la actual administración y los dejan inconclusos. El Espectador contó semanas atrás el caso de la firma Fagar, que dejó obras por casi $55.000 millones sin ejecutar, al que se suma esta nueva historia.

Temas relacionados