Otro paso para la Reserva Thomas Van der Hammen

El Distrito avanza en el proceso de compra de predios para recuperar el suelo y sembrar especies nativas en este ecosistema del norte de la ciudad. Sería el bosque urbano más grande de Latinoamérica.

Que un extenso terreno del extremo norte de Bogotá, denominado Reserva Forestal Thomas Van der Hammen, se convierta en el bosque urbano más grande de Latinoamérica, sólo será posible cuando el Distrito sea dueño de los predios y pueda recuperar el suelo sembrando especies nativas. El Distrito dio un nuevo paso en este sentido al expedir las normas que le permiten empezar el proceso de compra de los inmuebles ubicados en este sector, ubicado entre las localidades de Usaquén y Suba.

Por medio de resoluciones la Empresa de Acueducto de Bogotá y la Secretaría de Ambiente declararon como suelo de “utilidad pública” 1.228 hectáreas, de las 1.395 que conforman la reserva. Así que el Distrito tiene el camino legal para hacer las ofertas de compra a los propietarios, que deberían hacer la venta de forma obligatoria, luego de la firma de las resoluciones. En caso de que alguien se niegue, la administración podría acudir a la figura de expropiación, que se aplica en casos donde se declara un terreno como de “utilidad pública”.

Esta es una de las decisiones más trascendentales para la reserva Van der Hammen, con lo que esta administración muestra que el borde norte de la ciudad es prioridad. Así, Petro se anota un punto en su intención de evitar la expansión urbana sobre la Sabana de Bogotá, para contener la conurbación con Chía y Cota. Los ambientalistas han explicado que este camino permite conservar los acuíferos que hay en la zona, preservar unos de los mejores suelos del país, así como conectar ecológicamente los relictos de áreas naturales de la Sabana, con los cerros orientales, que también son reserva forestal.

Aunque sea otra batalla ganada, ahora el Distrito tiene un gran reto: avanzar en el proceso de compra. “Hay que hacer estudios técnicos y prediales para definir predio por predio su valor comercial. La ley es clara en reconocer lo que estaba en la preexistencia. Si los propietarios ahora se ponen a construir eso no se reconoce en el pago”, dijo a El Espectador la secretaria de Ambiente, Susana Muhamad. Hay que ver cuál será la reacción de los constructores que aún esperaban urbanizar esta zona propicia para condominios de estratos altos. Incluso, hay algunos vecinos que consideran la declaratoria de la reserva (hecha en 2011 por la CAR) como un perjuicio patrimonial sobre los inmuebles (porque ya no los podrán vender para construcciones) y por ello promovieron un par de procesos judiciales.

Muhamad agregó que la compra de predios también incluirá algunos del humedal Torca-Guaymaral, de tal forma que se pueda ampliar un poco y se consolide un corredor entre la reserva Thomas Van der Hammen y la del Bosque Oriental de Bogotá (cerros orientales). De las declaratorias de “suelo de utilidad pública” sólo se excluyeron algunos predios donde hoy están ubicados colegios, una clínica y algunos de comercio, preexistentes a la reserva, que suman (226 hectáreas).

¿De dónde saldrá la plata?

Hace unos meses la Red de Amigos de la Reserva Thomas Van der Hammen le contaron a este diario que había problemas para conseguir el dinero para adquirir los inmuebles de la zona. La estrategia del Distrito fue destinar $20.000 millones del presupuesto de la Empresa de Acueducto de Bogotá y $90.000 millones más de las utilidades de esta misma empresa (que serán girados al Fondo Distrital de la Gestión del Riesgo y administrados por la Secretaría de Ambiente), para iniciar las negociaciones.

Obtener este dinero fue un proceso complejo. El ambientalista Julio Carrizosa detalló en marzo de 2014 la “ofensiva” de quienes se oponen a la protección de estos suelos. Contó que habían sugerido lo peligroso que resultaba que el Acueducto y la CAR usaran esos dineros para enriquecer a alguien y que incluso se había propuesto usar la plata para otros fines.

Por ahora, el Distrito invita a los propietarios de la zona acercarse a la Secretaría para iniciar el proceso de negociación. La mayor prioridad estará en los predios donde los dueños hayan manifestado la voluntad de venta y existan condiciones claras de titularidad, linderos y los correspondientes avalúos comerciales.

571328

2015-07-08T17:16:18-05:00

article

2016-01-27T10:19:26-05:00

ee-admin

none

Verónica Téllez Oliveros

Bogotá

Otro paso para la Reserva Thomas Van der Hammen

47

194301

194348