La aprobación del POT será fundamental

Planes de vivienda y renovación: la apuesta en Bogotá

Este año las Secretarías de Planeación y Hábitat tienen como meta la puesta en marcha de nuevos proyectos de habitabilidad como Lagos de Torca y el piloto de la Alameda Entreparques.

La junta directiva de la CAR deberá tomar pronto una decisión sobre el futuro de la Van der Hammen. / Cristian Garavito

El año comienza para el Distrito con un gran reto: la socialización y el debate en torno al nuevo Plan de Ordenamiento Territorial, que dará una hoja de ruta para los proyectos de renovación y ampliación de Bogotá para los próximos 12 años.

Su importancia radica en la ejecución de proyectos de gran envergadura, como la construcción del sendero de Las Mariposas; proyectos estratégicos de vivienda como Lagos de Torca, Ciudad Norte, Ciudad Río y Lagos de Tunjuelo, y renovaciones urbanas como las que se proyectan sobre las zonas como la primera línea del metro y el río Bogotá.

Gran parte de estos planes ya se encuentran en ejecución, a manos de las Secretarías de Hábitat y Planeación que, para este año, además del POT tienen como meta la puesta en marcha de proyectos como Lagos de Torca, que deberá estar en venta el primer semestre; la legalización de cerca de noventa barrios y los planes de recuperación del río Bogotá, que comprenden la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Tunjuelo-Canoas, un malecón y un parque lineal.

Planeación

La Secretaría de Planeación tiene como prioridad el POT. En los próximos tres meses, paralelo a la socialización del proyecto por cada UPZ, la junta directiva de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) deberá decidir si acepta o no las pretensiones del Distrito de recategorizar, realinderar y sustraer la reserva Thomas Van der Hammen, mientras en el resto de la ciudad se terminan de estructurar proyectos de vivienda como Lagos de Toca y Lagos del Tunjuelo.

En el primer caso, en el que se realizó un fideicomiso con los dueños de la tierra, se tiene previsto el inicio de las ventas de los planes de vivienda en los próximos meses. A la par, este año será vital para dejar en obra proyectos arteriales que comunicarán esta zona con el resto de la ciudad, como la extensión de la Avenida Boyacá hasta la 200 y las vías Arrayanes y Santa Bárbara.

En el segundo caso, la Secretaría de Planeación busca que quede aprobado el plan parcial. “Lagos del Tunjuelo tiene una trascendencia grandísima, porque va a articular el sur. Localidades como Tunjuelo, Ciudad Bolívar y Usme hoy parecen cuatro mundos distintos a pesar de lo cerca que están”, aseguró Andrés Ortiz, secretario de Planeación.

En cuanto a renovación urbana, la apuesta es el plan piloto de la Alameda Entreparques. Este funcionará, al igual que en Torca, bajo un fideicomiso que se utilizará para comprar los predios que impactará el proyecto, que involucraría cinco barrios. Asimismo, se invertirán $7.000 millones de regalías para los estudios del parque lineal y el malecón del río Bogotá.

Por último, el Distrito está interesado en promover en el Congreso el área metropolitana de Bogotá, que de acuerdo con Ortiz ya ha sido discutida con la Gobernación de Cundinamarca y los representantes a la Cámara. Aunque, para el gobernador Jorge Rey aún falta que se consolide la confianza y la cooperación de la capital con los municipios aledaños, todos coinciden en la necesidad de crearla.

Hábitat

La construcción de nuevas viviendas en la ciudad, en especial de interés prioritario y para víctimas y minorías, este sector busca completar este año la legalización de 192 barrios en la ciudad, de los cuales 57 ya fueron aprobados y setenta ya tienen expedientes de legalización radicados ante la Secretaría de Planeación.

Sumado a esto, se continuará con los componentes de mejoramiento, como la renovación de fachadas que este año se enfocará en nueve barrios, que se encuentran en zonas de influencia del Transmicable. La Caja de Vivienda Popular entregará 10.000 títulos de propiedad a quienes ocupan bienes fiscales y privados, y deberá terminar los reasentamientos de zonas en riesgo, como el que se adelanta en Caracolí.

El más grande proyecto lo tendrá el Acueducto con la construcción del sendero Mariposas, que unirá a Usme con Chía a través de los cerros orientales, así como dará inicio a la construcción de la planta elevadora y deberá adjudicar las obras para la construcción de la PTAR Canoas.

Por último, está el futuro del relleno de Doña Juana. Ya se decidió junto con la comunidad que no va a crecer, por lo que está en manos del operador y del Distrito realizar las adecuaciones necesarias para garantizar la ampliación de su vida útil.

Tanto Planeación como Hábitat deben culminar sus períodos con la ciudad en obra o por lo menos con la adjudicación de la renovación en lugares neurálgicos como el Bronx o San Bernardo, y programas de vivienda en marcha como el plan parcial Tres Quebradas.