Podrían ser suspendidas hasta por 10 años

Por aparente negligencia, suspenden a dos directivas de la Secretaría de Salud de Bogotá

Claudia Prieto y Jeannette Pava, gerente y subgerente de la Sudred de Salud Sur respectivamente, no habrían suministrado los medicamentos indispensables para el correcto funcionamiento del Hospital El Tunal, hecho que habría derivado en la muerte de una mujer embarazada.

Archivo El Espectador

En mayo pasado, al parecer, por falta de insumos e irregularidades en su atención, falleció en el Hospital El Tunal Yuliana Rojas, una mujer de 34 años que sumaba 38 semanas de gestación. Este lunes, pasados cuatro meses de su fallecimiento, la Personería de Bogotá –en el marco de la investigación del caso– suspendió a dos directivas de la Sudred de Servicios de Salud Sur (sector responsable del centro hospitalario) por presunta negligencia en su atención.

(Contexto: Embarazada habría muerto por falta de medicamentos en hospital de Bogotá)

De acuerdo con el ente de control, la gerente de la Subred, Claudia Helena Prieto, así como la subgerente, Jeannette Pava Laguna, no suministraron de forma oportuna los medicamentos indispensables para el correcto funcionamiento del Hospital. En particular, la Personería las acusa de no tener al día los inventarios de farmacia, dado que –en el momento de la atención– no se contaba con el medicamento Sulfato de Magnesio, el cual requería la paciente y que no fue suministrado de forma oportuna, lo que habría causado su muerte.

“A las servidoras se les cuestiona su presunta falta de dirección y no estar atentas a la existencia de los medicamentos en la farmacia del Tunal, y en concreto el Sulfato de Magnesio, para procurar la integralidad del buen servicio a la paciente Yuliana Rojas (…) La grave situación está transcrita en el parte médico encontrado por la Personería: ‘Paciente que tiene indicación de sulfato de magnesio; sin embargo, no se ha administrado por no disponibilidad en la institución’”, aseguró el organismo.

En opinión de la Personería, la falta de ambas directivas es ‘gravísima’, en tanto se habría omitido o retardado sin justificación alguna el ejercicio de las funciones de su cargo, situación que permite que se origine un riesgo grave o un deterioro de la salud.

Con la suspensión de su cargo, el ente de control busca evitar que se pueda presentar una situación similar, “en el entendido que se pueda continuar con la carencia de medicamentos esenciales en la Unidad de Atención de Salud Tunal y en otras unidades, sumado a la falta de gestión en su resolución”, agregó la Personería.

A ambas funcionarias se les inició además un proceso verbal, formulación cargos y citación a audiencia pública el próximo 11 de octubre, para que rindan versión libre y descargos.

En su momento, la Secretaría de Salud de Bogotá respondió que la paciente ingresó a la unidad de urgencias de El Tunal el 03 de mayo, remitida de la Unidad de Servicios El Carmen “en buenas condiciones y con cifras de tensión arterial normales”. Ese mismo día, ya en el Hospital, le fue practicada una cesárea.

Sin embargo, la administración afirma que a la mujer sí le fue ordenado el medicamento requerido, “el cual siempre estuvo disponible en la canasta de código rojo del piso, tal y como consta en la nota de la historia clínica”. El Distrito sostiene que cinco días después de practicada la cesárea, la paciente presentó cuadro convulsivo, pérdida del conocimiento y paro cardiorespiratorio.

“Ante el desconocimiento de las causas probables de la muerte, se solicita realizar necropsia. Por protección a la privacidad de la historia clínica no se revelarán más datos de la paciente ni información de la atención prestada. Por lo tanto, el caso se encuentra en análisis por parte del Comité de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría Distrital de Salud. Una vez se determinen las causas y circunstancias del fallecimiento de la paciente, se tomarán las medidas a que haya lugar”, puntualizó la Secretaría.