Se instalaron en 50 puntos críticos

¡A portarse bien en las vías! Ahora habrá cámaras automáticas

Desde la próxima semana estarán en operación los dispositivos para detectar infracciones. Hacen parte de la estrategia del Distrito, que busca reducir al máximo la siniestralidad en las vías.

Aunque se anunciaron 50 puntos, se dejarán operando 30 y la infraestructura lista para ubicar otros 10, donde se rotarán las cámaras según los resultados obtenidos.Secretaría de Movilidad.

Si usted es de los conductores que acostumbra sacar su vehículo sin tener Seguro Obligatorio Contra Accidentes de Tránsito (SOAT), salir unos minutos antes de terminar el pico y placa o le gusta desafiar la suerte pasándose semáforos en rojo, debe saber que desde ahora tendrá muchos más ojos encima vigilando su comportamiento al volante. A las 34 cámaras para fotomultas que ya operan en la ciudad, se sumarán a partir de la próxima semana los nuevos dispositivos para detección automática de infracciones de tránsito.

Las “cámaras salvavidas”, como las bautizó el Distrito, son el último componente de una estrategia que desde 2017 adoptó el sector movilidad: la política sueca Visión Cero, cuyo objetivo es reducir al máximo las muertes en las vías y los conflictos entre los actores viales. Aunque desde hace unos meses se anunció la innovación tecnológica, e incluso en redes sociales circularon varios mensajes asegurando que ya estaban operando a escondidas, lo cierto es que apenas finalizó la etapa de adecuación de la infraestructura e instalación de las cámaras.

A partir del próximo martes, las cámaras instaladas en ambos sentidos de la Avenida Boyacá con calle 53 serán las primeras en detectar infracciones para, luego, expedir los comparendos correspondientes. En principio, en este punto las cámaras identificarán a los conductores que sobrepasen el límite de velocidad, teniendo en cuenta que la Av. Boyacá es uno de los corredores en los que la Secretaría de Movilidad estableció un límite máximo de 50 km/h.

Sin embargo, más allá de la velocidad (que ya es detectada por las cámaras instaladas por el Ministerio de Transporte y que son operadas desde el Centro de Gestión de Tránsito -CGT- de la Secretaría), las “cámaras salvavidas” podrán procesar de forma automática si un vehículo no cuenta con el SOAT, la revisión técnico-mecánica o está infringiendo el horario de pico y placa. Por supuesto, también registrarán otras infracciones como pasarse semáforos en rojo, hacer giros prohibidos o invadir cebras, carriles exclusivos para el transporte público o cruces escolares.

Una vez empiece a operar el primer punto, de forma paulatina se habilitarán los otros sitios donde funcionarán las nuevas cámaras. Si bien se anunciaron 50 puntos, Movilidad dejará operando 30 y la infraestructura lista para ubicar otros 10, donde se rotarán los dispositivos, según los resultados obtenidos. Así mismo, esta administración deja señalados 10 puntos en los que a futuro se podrá instalar nueva infraestructura.

Los puntos para poner en marcha esta estrategia fueron elegidos según un estudio de riesgos, que señaló las zonas y las avenidas donde ocurren más infracciones y accidentes. Según el secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, “son 50 puntos priorizados, en los corredores más críticos, por ser los de mayor accidentalidad. Las avenidas donde habrá más cámaras serán la Boyacá, la Autopista Norte, la NQS y la Ciudad de Cali”.

En la Boyacá, el corredor que tendrá más puntos de control (7), por ejemplo, se registraron 54 muertos en accidentes viales, entre 2014 y 2018; en la Autonorte, que tendrá cinco, se reportaron 27 fallecidos en el mismo periodo, y en la NQS, donde se instalarán tres, hubo 24 víctimas fatales. Para este ecosistema tecnológico, en el que el Distrito invirtió cerca de $41 mil millones, además de las 71 cámaras fijas y móviles, contará con una plataforma tecnológica que permite consultas en línea en el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT).

¿Cómo funcionarán?

Es normal que sobre el funcionamiento de estas cámaras exista escepticismo entre algunos conductores capitalinos. Esto, debido a que el sistema se estaba desarrollando en varias ciudades y carreteras nacionales, pero algunos municipios estaban abusando de su uso e, incluso, se conoció que en ocasiones ocultaban las cámaras para imponer multas masivas. Por ello, el Ministerio de Transporte tuvo que entrar a regular este mecanismo, lo que a su vez demoró un poco su inicio en la capital.

Para evitar la suspicacia, en Bogotá se tomó la decisión de no entregarle el sistema a un concesionario, sino que su operación será en conjunto con la Policía. Según Bocarejo, “en muchas ciudades el sistema de cámaras electrónicas se generó a través de concesiones, donde el operador genera un ingreso relacionado con la cantidad de comparendos que se imponen. En Bogotá se hizo diferente y se contrató la instalación. Las evidencias que se capturen con los videos se enviarán a la Policía que, como autoridad de tránsito, definirá si impone el comparendo o no”.

Es decir, a pesar de que los dispositivos son automáticos, a diferencia de las existentes que fueron instaladas por el Ministerio de Transporte, las evidencias también las evalúa un agente de tránsito, que tras analizar las imágenes decidirá si se impone o no el comparendo, que oscilará entre $414.100 y $828.100, según la infracción cometida. Los conductores sabrán cuando exista una cámara, pues habrá señales de tránsito 100 metros antes de su ubicación.

Si la autoridad de tránsito decide imponer el comparendo, después de tres días hábiles el conductor recibirá una notificación en el último domicilio registrado en el RUNT, por lo que Movilidad insistió a los conductores en la necesidad de tener actualizada la dirección de su vivienda. Algo importante sobre esta nueva herramienta de detección de infracciones es que si un conductor comete más de una infracción en menos de seis meses, su licencia de conducción será suspendida por reincidencia.

La puesta en operación de las “cámaras salvavidas” tiene el gran reto de reducir la accidentalidad y las infracciones en una ciudad con más de 2,4 millones de automóviles. Para completar esta tarea, el objetivo de Movilidad es dejar en operación el complemento de esta estrategia, que son los nuevos semáforos, los reductores de velocidad y la reducción de velocidad en las vías. Sin embargo, más allá del trabajo de las autoridades está la responsabilidad de los conductores que, desde ahora, tendrán más ojos vigilando su comportamiento en las calles, el cual que debe ser ejemplar.

887333

2019-10-22T22:33:57-05:00

article

2019-10-23T19:54:02-05:00

[email protected]

none

Felipe García Altamar - @FelipeAltamar ([email protected])

Bogotá

¡A portarse bien en las vías! Ahora habrá cámaras automáticas

66

7138

7204