Cinco expertos hablan de las posibles salidas para salvar el sistema

Renegociar: salida a la crisis del SITP

Las modificaciones en las rutas, según los expertos en movilidad, son medidas que no atacan los problemas de fondo. Para ellos, la única salida para evitar el colapso del sistema de transporte público es volver a estructurar los contratos, para que nadie pierda.

El Distrito anunció 24 cambios en las rutas del SITP. / Archivo El Espectador.

Los operadores del SITP están al límite. Así lo dieron a conocer hace un par de semanas, cuando denunciaron que cada día su hueco financiero es más grande. Según los socios de las empresas, sus deudas alcanzan los $4 billones, y mes a mes las pérdidas son multimillonarias. Por esta razón le han pedido al Distrito medidas urgentes para evitar el colapso general del sistema de transporte público de la ciudad. (LEA: Habrá cambios en 24 rutas del Sitp en Bogotá)

Sin desconocer la situación, Transmilenio ha insistido en que viene trabajando en la reorganización de rutas, con cambios de horarios, con extensiones o recortes de recorridos y con modificaciones de los trazados para mejorar el servicio. El fin de semana, por ejemplo, anunció cambios en 24 rutas. No obstante, las medidas no han logrado detener la caída. Algunos expertos señalan que, si bien ayudan de momento, no responden a los líos estructurales que se requieren para salvar el sistema. 

>>> LEA: 'Crisis del SITP ha provocado despidos de más de 200 empleados': Sindicatos

En esto coinciden cinco expertos en movilidad, para quienes es urgente que se empiecen a tomar decisiones de fondo con las que, en principio, se resuelva el déficit que hoy representa el SITP para la ciudad. Es urgente, además, que el Distrito diseñe tácticas para aliviar los estados financieros de los operadores del SITP, en vista de que las alzas en la tarifa no se tradujeron en una solución a la crisis financiera.

Los expertos también recomiendan tratar otros temas en la reestructuración del sistema, como la renegociación de los contratos, la conexión con los usuarios y la desaparición del esquema provisional, que evite que las empresas se acojan a la ley de quiebra, como anunciaron los operadores en caso de no existir una solución definitiva.

>>> LEA: 'Plan contra la crisis del SITP se tendría antes de diciembre': Transmilenio

“Replantear las rutas”: Fernando Rojas

Aunque el Distrito dice que es imposible renegociar los contratos, hay que tener en cuenta que la situación de los operadores es crítica y, en la medida en que siga empeorando, la ciudad gastará más para garantizar la estabilidad de las empresas. Se debe negociar replanteando la duración, las rutas y la remuneración, entre otros temas que suman a la crisis. El Distrito y los operadores no están en el mejor momento financiero. Los dos se necesitan. Es decir, que no se trata de ver quién se aprovecha, sino cómo encontrar una solución. Los operadores dicen que el Distrito les ha incumplido, pero ellos han incumplido en chatarrización, en contratación de los conductores y en mantenimiento de la flota. Se necesita que asuman parte de su responsabilidad para sacar adelante el SITP.

“Desaparecer buses viejos”: Ricardo Montezuma

 El problema más grave del SITP es que no existe, porque aún no está completo. Lo urgente es otorgar a las empresas existentes, que están más solventes y que tienen más capacidad técnica, las dos zonas que dejaron Egobús y Coobús, cuyo problema se debió resolver hace cinco años. En adelante, lo que se necesitará es una revisión de los contratos, poner en marcha todas las zonas y desaparecer los buses provisionales (porque el sistema no podrá funcionar si tiene un componente formal y otro informal). Las alternativas que le permitirán al Distrito generar ingresos y transferirle recursos al transporte público pueden ser las tarifas por estacionamiento en vías y cobros por congestión. Serviría, por lo menos, para cubrir una parte de los costos de operación.

“Tener en cuenta a los conductores”: Néstor Sáenz

La capacidad que tienen los operadores no es suficiente, por lo tanto, las frecuencias en horas pico tienen aglomeraciones y no prestan el mejor servicio. Temas como la vida útil de los vehículos, los accidentes y los conductores son parte de un problema estructural financiero que tiene raíces en la forma como se contrataron las empresas que tuvieron problemas de liquidez y no pudieron cumplir. Se requiere tener en cuenta a los conductores en cuanto a capacitación, carga laboral y formas de responder a la problemática diaria. También hay que tener una comunicación con los usuarios y estar pendientes de darles información sobre las necesidades en diferentes zonas. La ciudad está en mora.

“Ajustar las rentas”: Darío Hidalgo

Se necesitan acciones financieras, técnicas y ajustes de contratos. En lo financiero, el Distrito requiere fuentes sostenibles para cubrir el déficit, resultado de la diferencia entre costos contractuales e ingresos por tarifa. Hoy por cada pasajero que paga $2.000 el Distrito tiene que poner $800, que salen del presupuesto de la ciudad. La administración ha presentado al Concejo proyectos para obtener fuentes como el cobro por congestión y la contribución de estacionamientos, pero el cabildo las ha rechazado. Se puede buscar apoyo nacional para ajustar las rentas locales como la sobretasa a los combustibles o el impuesto de vehículos, hoy más asociado con el valor del carro o la moto, que con su impacto en congestión, recorrido diario y contaminación.

“Metro como columna vertebral”: Fernando Rey

Cambiar las rutas es un paño de agua tibia. Lo importante es consolidar un Sistema Integrado de Transporte Público con el metro como columna vertebral, y no con más troncales de Transmilenio. Aunque estas se necesitan, también hay que negociar con las empresas para evaluar si quedó mal estructurado y liquidar los contratos de los operadores en quiebra. Al firmar los contratos, los operadores están llamados a hacer un matrimonio indisoluble, así que las soluciones se toman entre ambos. Hay que revisar qué ha incumplido cada uno y así saber qué hay que cambiar de fondo en el sistema.