Tutela por la memoria de Sergio Urrego

Hoy se realiza el plantón para protestar por la discriminación que habría llevado a Sergio Urrego al suicidio.

Sergio Urrego, de 16 años, se suicidó el 4 de agosto. Aquí, junto a su abuela.  / Archivo personal de Instagram
Sergio Urrego, de 16 años, se suicidó el 4 de agosto. Aquí, junto a su abuela. / Archivo personal de Instagram

Hoy se hará una masiva protesta por Sergio Urrego, que se suicidó hace más de un mes luego de la discriminación homofóbica por parte de las directivas de su colegio de la que fue víctima. Ocho buses saldrán de Bogotá hacia el Gimnasio Castillo Campestre, en Tenjo, donde se hará un plantón; varios desde el centro, otros desde las instalaciones de Colombia Diversa y unos más desde Titán Plaza.

En ellos irán estudiantes de otros colegios, activistas LGBTI, padres de jóvenes del colegio, familiares y ciudadanos conmovidos por esta historia que el pasado domingo contó El Espectador. Estarán allí para sentar su inconformismo frente a esta muerte, sostendrán pancartas y cantarán y harán manifestaciones culturales. En el caso de los estudiantes, denunciarán otros manuales de convivencia que, escudados en la autonomía educativa, discriminan las expresiones homosexuales en todo el país.

Allí estarán también varios estudiantes del Gimnasio Castillo Campestre que encontrarán la forma de honrar la memoria de su compañero, aunque temen hacerlo, en especial los que cursan once grado y están a pocos meses de graduarse: “No me pueden reconocer; soy del colegio y las directivas nos amenazaron”, escribió una estudiante en redes sociales a propósito del plantón. Los padres de familia tampoco han sido ajenos al tema y en sus redes sociales y mensajes en la página web de la institución han pedido reuniones extraordinarias con la rectora para que explique qué pasó con Sergio Urrego. “¿Cuánto más pensaba ocultarse esta muerte? ¿Por qué nos enteramos de lo sucedido con Sergio por los medios de comunicación? ¿Qué clase de rectora tiene el colegio?”, son algunas de las preguntas que se repiten en cerca de 30 mensajes en el correo privado del colegio.

El jueves, Alba Reyes, la madre de Sergio Urrego, interpuso una tutela en el Tribunal Superior de Cundinamarca, como lo anticipó El Espectador, en la que pide proteger el buen nombre de su hijo. El documento, que este diario conoció en detalle, presentado con la asesoría jurídica de Colombia Diversa, hace once peticiones, entre ellas un “acto público de homenaje en el que se dignifiquen la vida, los derechos y la memoria de Sergio”. Al evento deberán asistir el gobernador de Cundinamarca, el fiscal general de la Nación, la secretaria de Educación de Cundinamarca, la ministra de Educación, los profesores y estudiantes del colegio, los amigos y familiares de Sergio, así como sus compañeros de la Unión Libertaria Estudiantil.

En la demanda también quieren pedirle al colegio el grado simbólico y póstumo de Sergio con presencia de familiares y amigos, y piden que el tribunal le ordene a la Secretaría de Educación de Cundinamarca que tome medidas. En especial para revisar el manual de convivencia y su respectiva aplicación y eventualmente adelantar investigaciones disciplinarias al personal directivo y los profesores que estuvieron vinculados con los hechos.

La solicitud de protección a Sergio va más allá, por eso también le pide al tribunal que le ordene al Ministerio de Educación que se vincule formalmente y decrete cuanto antes una medida para obligar a todas las instituciones educativas a implementar políticas de inclusión y respeto de la diversidad sexual.

En cuanto a lo penal, le pide a la Fiscalía que investigue el proceso que se le abrió a Sergio por presunto acoso sexual, en particular el posible impacto que tuvo para su vida, salud integral y dignidad. Esta tutela también es clave para identificar las presuntas responsabilidades de otras instituciones en la muerte de Sergio, tanto por acción u omisión. Es el caso de la Secretaria de Educación de Cundinamarca, que a estas alturas no ha contestado un derecho de petición radicado por Alba Reyes y Sergio Urrego denunciando la discriminación homofóbica y presuntos cobros arbitrarios por parte del colegio. Al igual que la Comisaria de Familia, que después de la muerte de Sergio insiste en investigar un caso de abandono familiar que sólo lesiona más la memoria del muchacho.

La tutela es clara en decir que la rectora Azucena Castillo acusó sin pruebas a Sergio de “acoso sexual” teniendo simplemente como fuente una foto de un beso con su compañero Danilo Pinzón. “Incluso promovió una acción ante la Comisaría de Familia contra mí, como madre, por supuesto abandono. Estas acusaciones tuvieron efectos inmediatos en el interior del colegio entre los compañeros de clase, entre los profesores e incluso entre el personal administrativo, en contra del derecho al buen nombre y a la intimidad. Además, es preciso señalar que dicha visita ante la Comisaría se presentó después de que nosotros presentamos la queja ante la Secretaría de Educación de Cundinamarca”, dice Reyes en la tutela.

Los señalamientos que les hicieron tanto a Sergio como a Danilo por su homosexualidad fueron tan desproporcionados, dice la tutela, que terminaron retirándose del colegio debido al matoneo y la vulneración de su buen nombre, la intimidad y el libre desarrollo de la personalidad. “Hasta el último día, nuestro hijo insistió en que nunca había acosado sexualmente a nadie y dejó todas las pruebas en su computador para proteger su buen nombre y su memoria, tal como mencionamos anteriormente en los hechos relatados y en los respectivos anexos”, señaló Reyes en el documento.

Otro de los puntos que revelan nuevas pistas de este episodio de discriminación es la presunta difamación en que seguiría incurriendo la rectora del colegio, no sólo por sus declaraciones en medios de comunicación, sino de acuerdo con otras informaciones de parte de estudiantes que han llegado al correo de Alba Reyes y de la Unión Libertaria Estudiantil. Una alumna dice:

“Les informo que el colegio sigue difamando el nombre de Sergio, siguen afirmando que era un manipulador (...) prácticamente hicieron entender que a los estudiantes de grado Décimo (sic) que la muerte de Sergio fue un beneficio para la sociedad y que ellos de NADA tenian la culpa, porque cuando sucedi (sic) el hecho Sergio ya estaba retirado de la institucin (sic) (...) a los estudiantes de grado once un documento amenazante para que no pudieran hablar sobre el tema”.
Hoy se realizará frente a este colegio el plantón para protestar por la muerte de Sergio y en Twitter se está moviendo la información con la etiqueta #yotambiénsoysergio. Un homenaje afectuoso para Sergio, cuya muerte ha indignado a cientos de personas en el país. Esto a pesar de que las directivas del colegio hayan cancelado las clases este viernes y prohibido, al parecer, a sus estudiantes participar en el evento. Las decisiones penales y administrativas quedarán ahora en manos del Tribunal Superior de Cundinamarca.

[email protected]

@Natal1aH

516200

2014-09-11T23:15:29-05:00

article

2014-09-12T08:46:33-05:00

none

Natalia Herrera Durán

Bogotá

Tutela por la memoria de Sergio Urrego

38

6939

6977

Temas relacionados